IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cuáles son las causas de la ola de calor en el Oeste y qué pasará en verano

Lo que está sucediendo ahora “podría ser la punta del iceberg”, explica un experto. Hace 500 años que no se dan condiciones similares, pero ¿por qué ahora?

Por Anita Snow - The Associated Press

Gran parte del Oeste de Estados Unidos está siendo azotado esta semana por un calor sofocante como resultado de la combinación de una cubierta de altas presiones y la peor sequía de la historia moderna, que ha provocado temperaturas de tres dígitos, superando récords incluso antes del comienzo oficial de la temporada de verano.

Esta semana se registraron a diario temperaturas máximas récord en partes de Arizona, California, Nuevo México, Montana, Wyoming y Utah.

Phoenix, que presenta condiciones abrasadoras con uno de los climas más cálidos del Oeste, alcanzó los 118 grados Fahrenheit este jueves y se espera que el mercurio llegue a los 116 grados este viernes y sábado.

[La ola de calor sigue rompiendo récords: tocar la manija del auto puede provocar quemaduras de tercer grado]

"Hoy [viernes] deberían continuar las peligrosas temperaturas récord en las zonas desérticas con máximas muy por encima de lo normal”, indicó el Servicio Meteorológico Nacional en Phoenix, Arizona, a través de la red social Facebook, que sugirió además a la población que era “un muy buen día para quedarse en casa”.

¿Por qué hace tanto calor en el Oeste?

El calor proviene de un sistema de altas presiones en el oeste, una hebilla en la estrecha corriente de vientos se desplazan a lo largo de Estados Unidos y sobre un terreno vasto que experimenta una sequía histórica, señaló Marvin Percha, meteorólogo de la Servicio Nacional en Phoenix.

Un trabajador de la construcción repara el techo de una casa en Phoenix, Arizona, donde se han registrado  altas temperaturas. AP

Tanto Percha como otros científicos aseveran que la ola de calor es inusual porque llegó antes de lo normal y se está quedando más tiempo que otros años.

"En junio de 2020 las cosas parecían bastante normales", señaló Park Williams, científico especializado en clima e incendios de la Universidad de California en Los Ángeles. "Las olas de calor récord se produjeron en agosto y septiembre", agregó. 

Así, lo que está sucediendo ahora “podría ser la punta del iceberg”, agregó Williams, en referencia a lo que se espera para verano. 

¿Qué papel juega la sequía y el cambio climático?

Algunos científicos se refieren a estas dos décadas de sequías como la “megasequía” que absorbe la humedad del suelo de gran parte del Oeste de Estados Unidos. Los investigadores de un estudio publicado el año pasado en la revista Science señalaron que el cambio climático provocado por el hombre, vinculado a la emisión de gases de efecto invernadero, puede ser responsable de aproximadamente la mitad de la sequía histórica.

[Texas pide limitar el consumo eléctrico ante el riesgo de apagones por la ola de calor extremo]

Los científicos que analizaron el período de sequía que comenzó en el año 2000 observaron una zona comprendida en nueve estados, desde Oregón y Wyoming hasta California y Nuevo México, pero encontraron otro periodo que logró superarlo por un pequeño margen.

Se trata de una sequía que inició en 1575, una década después de la fundación de St. Augustine, en Florida, y antes de que los peregrinos desembarcaran en Plymouth Rock en 1620.

El clima cálido se puede vincular a la condición de sequía que reseca el paisaje. Normalmente, parte del calor emanado por el sol evapora la humedad del suelo, pero los científicos creen que el suelo del Oeste estadounidense es tan árido que esa energía hace que el aire sea aún más cálido.

"Cuando el suelo está húmedo, las olas de calor no son tan peligrosas", indicó Williams, quien ha calculado que el suelo ubicado justo en la mitad de la zona occidental del país es el más árido desde 1895. "Si está seco, estamos bajo riesgo extremo", agregó.

¿Qué tienen que ver los incendios forestales en todo esto?

Los científicos afirman que los incendios forestales registrados en los últimos días han sido alimentados por el calor excesivo en la región. El cambio climático contribuye a las condiciones de sequía y aumenta la probabilidad de que los árboles y arbustos se incendien.

[EE.UU. es probablemente el lugar más caluroso del planeta. Las altas temperaturas afectan a más de 110 millones de personas]

Esta semana se registraron al menos 14 incendios en Montana y Wyoming como resultado de altas temperaturas récord. Los bomberos también tuvieron que combatir fuegos en Arizona y Nuevo México.

"En cuanto a incendios, lo que podría pasar este año ciertamente es mucho más severo de lo que hemos visto en el pasado", dijo este jueves Gina Palma, meteoróloga especializada en incendios del Departamento de Agricultura.  

Palma agrego que los riesgos asociados a la sequía eran especialmente pronunciados en elevaciones más altas en gran parte del Oeste, desde las Montañas Rocosas hasta el Suroeste y partes de California.

"Veremos un comportamiento de incendios muy extremo bajo ciertas condiciones que normalmente no veríamos en junio", declaró.

¿Se trata de una nueva normalidad?

De acuerdo con Kristie L. Ebi, profesora en el Centro para la Salud y el Medio Ambiente Mundial en la Universidad de Washington en Seattle, un número creciente de estudios científicos concluyen en que las olas de calor en algunos casos pueden atribuirse directamente al cambio climático.

Eso significa que la zona del oeste del país y el resto del mundo pueden experimentar olas de calor más extremas en el futuro a menos que se tomen medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, según Ebi y otros científicos.

[Planeta Tierra: Proyectos de arte impulsan la educación ecológica en América Latina]

Un estudio efectuado el mes pasado en 200 ciudades atribuyó más de 1,100 muertes anuales al calor causado por el cambio climático, lo que representa aproximadamente el 35% de todos los fallecimientos por calor en el país.

En Phoenix se registran como promedio anual 23 muertes por calor provocadas por el clima. En Los Ángeles la cifra es de 21 mientras que en Tucson ocurren 13 muertes, según el estudio.

"El cambio climático nos está perjudicando en este momento. Es un problema futuro, pero también es un problema actual", recalcó Ebi.