IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una mujer de Alabama que se unió al grupo terrorista ISIS pierde la apelación para volver a EE.UU.

La Corte Suprema se negó a considerar la demanda de reingreso a EE.UU. de Hoda Muthana y su hijo de 4 años, que se encuentran en un campo de refugiados en Siria.

Por The Associated Press

BIRMINGHAM, Alabama — Los abogados de una mujer que abandonó su hogar en Alabama para unirse al grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) seguirán luchando por ella y su hijo pequeño a pesar de que la Corte Suprema se negó a considerar su demanda de reingreso a Estados Unidos, según comunicó uno de sus abogados el miércoles.

Hoda Muthana y su niño de 4 años, que es hijo de un hombre al que conoció mientras ella estaba con el grupo extremista, han estado viviendo en un campo de refugiados sirios casi desde que nació el niño, y ahora no está claro qué pasos seguirán para argumentar su reingreso en Estados Unidos, dijo Christina Jump, representante de la familia de Muthana.

[Estados Unidos mata en un ataque con dron a dos combatientes de ISIS de “alto perfil” que planeaban nuevos ataques en Afganistán]

Sin embargo, Jump, que trabaja con el Centro de Derecho Constitucional para Musulmanes en América, señaló que los abogados están evaluando opciones.


“Tenemos la intención de apoyar a Hoda y a su hijo y sus derechos a la ciudadanía. Tenemos la intención de seguir trabajando en su nombre”, afirmó.

La Corte Suprema se negó el lunes a escuchar la apelación de una demanda presentada por los familiares en nombre de Muthana, que nació en Nueva Jersey y huyó de su casa en los suburbios de Birmingham en 2014 para unirse al Estado Islámico, aparentemente después de radicalizarse a través de internet.


Fotografía sin fecha proporcionada por el abogado Hassan Shably en la que aparece Hoda Muthana, quien nació en Nueva Jersey en 1994 y creció en Alabama.Hoda Muthana / AP

Más tarde decidió que quería volver a Estados Unidos, pero el Gobierno determinó que no era ciudadana estadounidense y revocó su pasaporte mientras estaba en el extranjero, bloqueando su regreso. La Administración citó el estatus de su padre como diplomático de Yemen en el momento de que ella nació en 1994.

Aunque la Corte Suprema se negó a considerar la posibilidad de anular las sentencias de los tribunales inferiores que decían que se podía mantener a Muthana fuera del país, Camp dijo que sigue creyendo que “el Departamento de Estado no tiene autoridad para revocar la ciudadanía de la forma en que se hizo con la señora Muthana”.

[Jueces conservadores de la Corte Suprema se muestran escépticos sobre los mandatos de vacunación de Biden y los requisitos de la mascarilla]

Tanto los familiares como los abogados tienen dificultades para mantener un contacto regular con Muthana porque no se le permite tener su propio teléfono móvil en el campamento donde vive y el servicio de internet es irregular, según la abogada.

Muthana ha renunciado al ISIS y tanto ella como su hijo han sido amenazados por su postura, según Camp. El padre del niño está muerto.

La decisión de revocar su pasaporte se tomó bajo el mandato del expresidente Barack Obama. El caso ganó mucha atención porque el expresidente Donald Trump tuiteó al respecto, diciendo que había ordenado a la secretaria de Estado que no le permitiera regresar al país.