IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Estados Unidos mata en un ataque con dron a dos combatientes de ISIS de "alto perfil" que planeaban nuevos ataques en Afganistán

Uno de los presuntos terroristas murió a consecuencia del bombardeo y, según el Pentágono, no hubo víctimas civiles. Biden había prometido “cazar y hacer pagar” a los responsables del atentado que causó este jueves casi 200 muertos en Afganistán

El Ejército estadounidense contraatacó al autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) este viernes por la noche, con un bombardeo dirigido a dos miembros de "alto perfil" de este grupo terrorista internacional con sede en Afganistán.

El Comando Central dijo que se cree estuvieron involucrados en la planificación de los ataques en el aeropuerto de Kabul. 

La respuesta se produjo menos de 48 horas después de que un devastador atentado suicida que se adjudicó este grupo matara a casi 200 personas en el aeropuerto de Kabul, incluidos 13 militares estadounidenses. Un atacante detonó un cinturón explosivo en la puerta del aeropuerto.

Según un portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby, por el momento no se han reportado víctimas civiles. 

Dos funcionarios de defensa familiarizados con el ataque le dijeron a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, dijeron que además se piensa que estos miembros de ISIS estaban involucrados en la planificación de futuros ataques.

El bombardeo tuvo lugar en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán, donde ISIS tenía una gran presencia hace varios años antes de ser expulsado en gran parte por el ejército afgano y los talibanes.

Kirby añadió que ni el Congreso ni el Talibán fueron notificados del bombardeo.

El Gobierno no dio detalles de las identidades de los objetivos del ataque, solo dijeron que uno era "un planificador y el otro un facilitador". Añadieron que viajaban en un vehículo en el momento del ataque en un área aislada y que el ataque fue llevado a cabo por un dron MQ-9 Reaper con municiones seleccionadas por su precisión para minimizar las muertes de civiles.

El ataque aéreo se produce tras la promesa que el presidente, Joe Biden, hizo a la nación este jueves, cuando dijo que los perpetradores del ataque no podrían esconderse.

“Los perseguiremos y los haremos pagar”, aseguró. Los líderes del Pentágono afirmaron este viernes en rueda de prensa que estaban preparados para cualquier represalia que ordenara el presidente.

Uno de los aviones de las Fuerzas Armadas españolas, que ha transportado a los militares y personal de la Embajada que permanecía en Afganistán y que ha llegado a Dubái procedente de Kabul, el 27 de agosto de 2021.EFE / Ministerio de Defensa

"Tenemos opciones allí en este momento", dijo el general mayor Hank Taylor, del Estado Mayor Conjunto del Pentágono.

El ataque en el aeropuerto de Kabul fue uno de los actos terroristas más devastadores de los últimos 20 años en que Estados Unidos ha liderado la ocupación de Afganistán.

El Pentágono y la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, advirtieron este viernes que aún hay riesgo de nuevos ataques por parte del Estado Islámico Khorasan o ISIS-K (por sus siglás en inglés), la rama afgana de la organización extremista.

La embajada estadounidense en Kabul pidió a todos los ciudadanos el viernes por la tarde que se mantengan alejados del aeropuerto y sus puntos de acceso, pues hay alertas de otro posible atentado.