IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El voto de los jóvenes latinos fue clave en 2020. Pero lo que sigue no será fácil

La participación electoral de los hispanos menores de 30 años se disparó en comparación a elecciones previas, y queda aún una batalla clave por luchar.

Por Nicole Acevedo - NBC News

Los esfuerzos de organizadores jóvenes y latinos para movilizar a más votantes rindieron frutos este noviembre; el poderío de los electores de ascendencia hispana quedó claro en los comicios de 2020.

“La impresión es que los jóvenes en general, y específicamente los latinos, mostraron su fuerza”, dijo Stella Rouse, politóloga y directora del Centro para la Democracia y el Civismo en la Universidad de Maryland.

De más de 8.6 millones de estadounidenses latinos que votaron de manera anticipada, 2.4 millones fueron primerizos o apenas se habían registrado, la mayoría jóvenes, agregó Rouse.

“Y hay buenas perspectivas de que la mayoría de esas personas que votaron por primera vez seguirán votando” en el futuro, dijo Rouse.

La clave para ello es que se siga buscando impulsar a esos electores con un acercamiento constante.

Sophia HIdalgo, cubana-estadounidense que votó por primera vez estas elecciones, en un mitin de Joe Biden en Miramar, Florida, el 13 de octubre de 2020.AFP vía Getty Images

Datos de las encuestas en boca de urna hechas por NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, el día de la elección y durante la votación anticipada, indican que el 13% de quienes votaron este 2020 lo hicieron por primera vez, en contraste a un 10% de votantes primerizos en 2016. Uno de cada 10 nuevos votantes este año tenía entre 18 y 24.

Además, la información preliminar de análisis sobre el 3 de noviembre muestra que los jóvenes en particular tuvieron mucha mayor participación que hace cuatro años, según el grupo Center for Information and Research on Civil Learning and Engagement (CIRCLE, por sus siglas en inglés), que estudia la movilización política de estadounidenses jóvenes.

[Los latinos en el sur de Texas que buscaban una victoria de Trump y le ayudaron a ganar ese estado]

Entre 52% y 55% de todos los jóvenes (menores de 30) elegibles para votar este año sufragaron en la elección presidencial, según los estimados. Y ya que quede completamente formalizado el conteo, CIRCLE estima que la participación de los jóvenes pudiera quedar entre el 53% y el 56%, mucho más que el rango de entre el 45% y el 48% registrado en 2016.

Las personas de ascendencia latina o hispana representan el mayor porcentaje de votantes de “minorías”: en total 32 millones de latinos suman un 13% del electorado. Pero es especialmente notable que en su mayoría son jóvenes: el 40% de latinos elegibles para votar tienen entre 18 y 35 años, de acuerdo con datos del censo.

Es el grupo racial o étnico más joven de todo el país, con una edad promedio de 30 años, según el Centro de Investigaciones Pew. Por cada año de las siguientes dos décadas está previsto que un millón de personas de ascendencia latina cumpla 18 años, por lo que es imposible pensar en el llamado voto latino sin entender cómo se cruza con el voto joven.

“Conforme vemos que aumenta la participación electoral de gente joven vemos que aumenta mucho también la de gente joven que es latina”, señaló la politóloga Rouse.

‘Nuestra gente estaba motivada’

Por lo menos el 69% de los electores latinos menores de 30 años respaldaron al presidente electo, Joe Biden, según las encuestas a boca de urna de NBC News.

[Aumentan los crímenes de odio contra latinos en Estados Unidos]

Un evento del grupo Mi Familia Vota, que busca incentivar a personas latinas a ir a las urnas, en Phoenix, Arizona, el 1 de noviembre de 2020.Reuters /

Maegan Llerena, de 27 años y la directora en Pennsylvania de Make the Road Action, dijo que ha estado en contacto con votantes para incentivarlos a participar desde que Donald Trump ganó ese estado en 2016 por unos 44,000 votos sobre la demócrata Hillary Clinton.

Make the Road Action Pennsylvania es parte de la organización comunitaria, progresista y dirigida por personas migrantes más grande de Estados Unidos. Este año hizo 2.2 millones de llamadas y mandó más de un millón de mensajes de texto a votantes latinos, junto con otras campañas de movilización política.

“No debe ignorarse: los votantes negros y latinx son quienes determinaron esta victoria. Sabíamos que el camino a ganar el Colegio Electoral pasaba por Pennsylvania y por tanto que el paso hacia la presidencia dependía de las comunidades” negras, latinas, asiáticas e indígenas, indicó Llerena.

“En una pandemia que ha matado e infectado desproporcionadamente a comunidades latinx y negras, nuestras vidas estaban en juego y nuestra gente estaba motivada”, agregó.

En Florida, la campaña de Trump dedicó mucho tiempo a incentivar a los latinos del estado para votar. Aunque la mayoría del voto hispano ahí fue para Biden, el respaldo que sí obtuvo Trump de los latinos en el estado lo ayudó a ganar ahí, según Marlon González, quien trabajó para promocionar a Trump en Orlando.

Tania Unzueta es la directora política de Mijente, un movimiento nacional latino que surgió de una campaña masiva antideportaciones de 2015. Unzueta trabajó para animar a los votantes latinos jóvenes en Arizona y en Georgia donde, según el grupo CIRCLE, “las juventudes negras y latinas fueron quienes lograron que Biden pudiera tener ventaja”.

En ambos estados, históricamente republicanos, ganó el demócrata por un margen algo apretado.

[Así es como el estado que más perseguía a los migrantes se convirtió en su mayor defensor]

Unzueta opina que el crédito de ese giro le corresponde a jóvenes que incentivaron el voto latino a favor de Biden tras crecer en Arizona con el peso de la ley antimigrante SB1070 y de otras medidas del antes alguacil, el polémico Joe Arpaio.

“Algunos de nuestros voluntarios eran personas cuyos padres fueron afectados por las redadas de Joe Arpaio hace 10 años”, indicó Unzueta.

Las próximas contiendas

Algo similar a lo visto en Arizona sucedió en Georgia, donde muchos jóvenes que son hijos de migrantes (sobre todo agricultores o que trabajan en plantas de alimentos) son los primeros de su familia que pueden votar en Estados Unidos.

Esos jóvenes también son quienes salieron a tocar puertas para incentivar el apoyo a los demócratas y para registrar a nuevos votantes, según Unzueta.

[Cómo estas dos mujeres negras fueron clave para el triunfo de Biden y el giro demócrata de Georgia]

La politóloga Rouse señaló que en Georgia “ha habido una enorme movilización con el voto negro dados los esfuerzos de Stacey Abrams y tras la muerte del congresista John Lewis, pero los esfuerzos no se centraron solamente en el voto de personas negras sino también en movilizar a votantes latinos que son cada vez más numerosos en el sur estadounidense”.

Y el que esos electores estuvieran tan motivados el 3 de diciembre pudiera terminar definiendo también las próximas segundas vueltas para elegir a los dos senadores por Georgia. El resultado de esas elecciones determinará cuál partido estará en control del Senado. 

Los latinos "seguirán siendo parte de la historia de Georgia como un estado que ahora es muy reñido", opinó Rouse.

Unzeta dijo que su grupo, Mijente, ya está realizando eventos de movilización de votantes antes del balotaje en Georgia, el 5 de enero.

Y para Rouse lo más importante será que las organizaciones, grupos y políticos que animaron a los electores latinos sigan acercándose a estos.

"Cada grupo que sea movilizado va a hacer la diferencia", indicó.