Dinamarca sacrifica millones de visones y prohíbe nuevas crías para evitar la propagación de una mutación del coronavirus

El Gobierno de ese país presentó este martes un proyecto de ley para sacrificar también visones que están sanos, ante el riesgo de que la mutación se propague y ponga en riesgo la efectividad de las vacunas que se están desarrollando.

Millones de visones han sido sacrificados en Dinamarca después de que se descubriera una mutación del coronavirus, que además ha puesto a 288,000 personas en cuarentena en la zona norte de ese país.

El Gobierno danés prohibió además la cría de nuevos visones hasta fines de 2021 y presentó este martes una propuesta de ley que le permita sacrificar también a visones que no se han contagiado, que en total podrían llegar a unos 17 millones.

La primera ministra de ese país, Mette Frederiksen, dijo que la mutación "puede representar un riesgo para la efectividad de una futura vacuna".

"Tenemos una gran responsabilidad hacia nuestra propia población, pero con la mutación que ahora se ha encontrado, tenemos una responsabilidad aún mayor hacia el resto del mundo también", afirmó.

[Un tigre de zoo es el primer animal diagnosticado con coronavirus en EE.UU. ¿Deberíamos preocuparnos por las mascotas?]

El ministro de Relaciones Exteriores danés, Jeppe Kofod, informó hace una semana que el Gobierno pretendia sacrificar a todos los visones, aunque no estuvieran contagiados. "Preferimos dar este paso exagerado a dar un paso pequeño en nuestra lucha contra el COVID-19", dijo.

Sin embargo, la decisión enfrentó el rechazo de la oposición en ese país, así como la de algunos de los 300 criaderos de visones, cuyas pieles son vendidas al resto de Europa.

Se calcula que la decisión del Gobierno tendrá un costo de más de 800 millones de dólares para ese país. La asociación industrial de criadores de visones daneses dijo que la decisión del gobierno equivalía a una sentencia de muerte para la industria de las pieles.

[Serpientes, cocodrilos y roedores: por qué China permite la venta de animales salvajes que transmiten virus]

La mutación fue detectada en 216 criaderos y en una docena de personas que adquirieron el virus por contacto con los visones. La mitad de los 783 casos de personas con COVID-19 en el norte de Dinamarca se relacionan con estos animales, según dijo el ministro de Salud, Magnus Heunicke.

El Gobierno ordenó la cuarentena para 288,000 personas en el norte del país, donde se concentran los criaderos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está monitoreando la mutación. Aunque la consideran “preocupante”, aún hay pocos antecedentes para establecer si existe un alto riesgo para los humanos o sobre el impacto que tendrá en las vacunas que se están desarrollando.

Un criador de visones sostiene un ejemplar en su granja en Gjoel, Dinamarca.AP

"La evidencia que tenemos no sugiere que esta variante (del virus) se comporte de manera diferente al virus que conocemos… es todavía el mismo virus", opina el doctor Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la OMS.

[Investigadores de China identifican al pangolín como el animal clave en la transmisión del coronavirus]

Tyra Krause, especialista en salud pública del Instituto Estatal de Sueros de Dinamarca, donde se identificó la cepa mutada, dijo que aunque se necesitan más investigaciones, los primeros resultados de laboratorio encontraron que "esta variante mostraba menos sensibilidad" a los anticuerpos, lo que podría incidir en una vacuna “menos efectiva".

En Estados Unidos también se han detectado contagios en visones. Hasta octubre pasado, unos 10,000 de estos animales habían muerto en granjas en Utah infectadas con el coronavirus, según dijo el veterinario Dean Taylor a NBC News.

Los criaderos afectados fueron puestos en cuarentena y la propagación en esos lugares está siendo investigada.

Con información de NBC News, AP y Reuters