IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Ahora es el turno de Jeff Bezos de hacer historia con su vuelo al espacio

Todo está listo para que el lanzamiento del cohete Blue Origin se lleve a cabo este martes: será el primer vuelo espacial con una tripulación civil que abandonará la atmósfera terrestre sin un piloto.

Por Denise Chow – NBC News

Hace poco más de una semana, Richard Branson viajó al borde del espacio. Esta semana el también multimillonario Jeff Bezos está listo para efectuar un viaje similar y de alto riesgo a bordo de su propio cohete.

Bezos intentará la proeza espacial el próximo martes 20 de julio en un cohete y una cápsula diseñados por Blue Origin, la empresa espacial privada fundada por el creador de Amazon. Será el primer lanzamiento tripulado del cohete New Shepard de Blue Origin y, de no haber contratiempos, Bezos hará historia al participar en el primer vuelo suborbital sin piloto con una tripulación civil.

La expedición podría establecer otros hitos importantes, a juzgar por los tripulantes que acompañarán a Bezos: el de mayor edad y el más joven en llegar al espacio.

Wally Funk, de 82 años, es una expiloto de pruebas y una de las primeras mujeres en participar de la misión espacial Mercury 13 en la década de los años 60, cuyo objetivo era demostrar que las mujeres podían cumplir con los estándares de la NASA para formar parte del grupo de astronautas.

[El multimillonario Richard Branson cumple su sueño y llega al espacio en su propio avión]

Por otro lado, el adolescente holandés Oliver Daemen podría convertirse a sus 18 años en el astronauta más joven de la historia. El equipo de cuatro personas incluye a Mark Bezos, hermano de Jeff.

“Desde que tenía 5 años soñaba con viajar al espacio”, escribió Bezos el pasado 7 de junio en su cuenta personal de la red social Instagram, cuando anunció el viaje. “El 20 de julio haré ese viaje con mi hermano. La más grande de las aventuras, con mi mejor amigo”.

El nuevo cohete New Shepard despegará desde el desierto del oeste de Texas, al sureste de El Paso. Como se trata de un vuelo suborbital, la cápsula no entrará en órbita alrededor de la Tierra, sino que alcanzará el borde del espacio, a una altitud de alrededor de 65 millas, donde los tripulantes experimentarán falta de gravedad por varios minutos.   

Foto del lanzamiento del cohete New Shepard en un vuelo de prueba sin tripulación en 2019. Cortesía Blue Origin

Luego, la cápsula descenderá con un juego de paracaídas y aterrizará en el desierto texano. Se espera que todo el viaje dure aproximadamente 10 minutos.

El lanzamiento significa un paso importante para Blue Origin, que apuesta por el futuro de los costosos viajes al espacio. La compañía aeroespacial espera iniciar una serie de vuelos operativos con tripulantes de pago en un futuro cercano, y aunque no ha anunciado el precio de los boletos individuales, se espera que rodeen los varios cientos de miles de dólares.

El intento de Bezos por llegar al espacio se produce después del viaje de Branson el 11 de julio a bordo de un vehículo desarrollado por su compañía privada, Virgin Galactic. Pero a diferencia del avión espacial Unity de Virgin Galactic, el cohete y la cápsula New Shepard vuelan de forma autónoma, sin pilotos a bordo.

[Un hombre de 18 años acompañará a Jeff Bezos al espacio y se convertirá en el astronauta más joven en la historia]

La cápsula de la nave Blue Origin también está diseñada para alcanzar una altitud mayor que el vehículo de Virgin Galactic. El borde del espacio a menudo está definido por la llamada línea de Kármán (límite entre atmósfera y espacio exterior), a una altitud estimada de 100 kilómetros sobre el nivel del mar.

Jeff Bezos en la sala de comunicaciones previo a uno de los lanzamientos de prueba efectuados en 2019 del cohete New Shepard. Blue Origin

Mientras que la cápsula New Shepard volará por encima de la llamada línea de Kármán (más de 62 millas), la nave de Virgin Galactic logró solo una altitud de alrededor de 53 millas durante el vuelo realizado por Branson.

Esta discrepancia ha sido ha impulsado la competencia entre ambos multimillonarios rivales. Por ello, los funcionarios de Blue Origin sugirieron que los vuelos de Virgin Galactic en realidad no llegan al espacio suborbital.

Sin embargo, Branson y su tripulación tenían derecho a recibir el galardón del Programa de Alas de Astronauta porque la Administración Federal de Aviación y la Fuerza Aérea de Estados Unidos reconocen el límite del espacio de 50 millas.

Tanto el vuelo de Branson como el de Bezos podrían impulsar la industria del turismo espacial, que hasta ahora ha progresado lentamente en las últimas dos décadas, según explicó Marco Cáceres, analista de la industria espacial con Teal Group Corporation.

Los civiles han pagado antes para participar en vuelos orbitales a la Estación Espacial Internacional, sin embargo, todos fueron lanzados a bordo de cohetes y cápsulas Soyuz operados por la Agencia Espacial Rusa.

"Para propósitos prácticos, podemos decir que la industria del turismo espacial no existe en este momento. Esto marca el comienzo de manera oficial”, destacó Cáceres.

Además de las excursiones suborbitales de Virgin Galactic y Blue Origin, la compañía de Elon Musk, SpaceX, también quiere efectuar vuelos de turismo orbital, con la primera misión al espacio con una tripulación totalmente civil programada para este año.

[Elon Musk presenta Starship, la nave espacial con la que pretende llevar a pasajeros a Marte en 2024]

Según Cáceres, todas estas iniciativas turísticas podrían convertirse en un sector lucrativo de la industria de vuelos espaciales comerciales, pero probablemente llevará tiempo.

"Si se trata de realizar un vuelo cada cierto mes, no es suficiente para crear una industria. Pero si se lanzan semanalmente, y comienzas a ver docenas o cientos de estos vuelos, es cuando se puede decir que se trata de una realidad", pronosticó.

Descenso de la cápsula del New ShepardCortesía Blue Origin

Branson, Bezos y Musk han enfrentado reacciones violentas por sus aspiraciones a los vuelos espaciales privados, y algunos los han criticado por invertir en empresas frívolas y egoístas.

Pero tales críticas son miopes, de acuerdo con Jim Cantrell, exejecutivo de SpaceX y actual director ejecutivo de Phantom Space, una empresa emergente con sede en Arizona que tiene como objetivo construir y lanzar satélites comerciales.

"No se puede ver en el contexto de este salto hacia el espacio, sino en el contexto del panorama general. Todo esto solía estar dominado por el Gobierno, pero hemos llegado al punto en que se hacer de forma individual. Esa es la parte esperanzadora e inspiradora de todo esto”, apuntó Cantrell.