La vida después de la cuarentena: así se ve la nueva normalidad en el mundo por el coronavirus

Ciudades en todo el mundo han reabierto tras semanas de la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus. Pero las cosas ya no se ven como antes.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: Telemundo

Ciudades asiáticas y europeas han comenzado a relajar ya sus restricciones para evitar la propagación del coronavirus. Tras meses en aislamiento, sus habitantes han vuelto a correr al aire libre y han regresado a sus trabajos en autobús, anticipando cómo puede ser la nueva normalidad en Estados Unidos tras la pandemia. 

[Siga nuestra cobertura sobre la pandemia del coronavirus]

Pero a vida no ha retomado su ritmo sin cambio:  ahora es común ver a las personas utilizar equipos de protección o caminar alejadas entre sí.

Así se ve la vida después de la cuarentena.

Italia

Este país llegó a tener el mayor número de casos confirmados y muertes en el mundo, y su cuarentena de dos meses ha sido la más larga de Europa. Este lunes, unas cuatro millones de personas regresarán a trabajar, y reabrirán los parques y el transporte público. Los italianos también volverán a tener funerales.

Trabajadores toman un receso en un cuarto con barreras de plexi vidrio en una fábrica de acero en Terni, Italia.AP

Restaurantes, bares, escuelas y museos seguirán cerrados. Las fiestas y reuniones familiares seguirán prohibidas. Sin embargo, los italianos ahora podrán regresar a sus lugares de residencia habitual, aunque tengan que viajar desde otra región del país. Quienes vuelvan a Italia desde el extranjero deberán permanecer dos semanas en cuarentena.

Personal de la estación de Termini, en Roma, toma la temperatura a los viajeros.AP

España

Después de siete semanas, el Gobierno español ha permitido que los habitantes salgan a hacer ejercicio al aire libre durante un horario restringido, y puedan tomar el transporte público siempre y cuando se cubran con una mascarilla.

También pueden acudir al salón de belleza y acudir a un restaurante por comida para llevar siempre y cuando hayan hecho una reservación.

Andrea Carrera, de 29 años, es atendida por el estilista David Untoria en un salón de belleza en Pamplona, al norte de España.AP

Hong Kong

Algunos restaurantes han reabierto, pero a los clientes se les toma la temperatura antes de entrar y se les dan bolsas para guardar sus mascarillas mientras comen. Además, las mesas deben estar separadas por seis pies y cada una debe contar con alcohol antibacterial.

A finales de abril, 50,000 estudiantes realizaron sus exámenes para obtener su diploma de Educación Secundaria. Para evitar la transmisión del virus, las escuelas han implementado la toma de temperaturas y medidas de distanciamiento social.

Estudiantes con mascarillas realizan sus exámenes para obtener el Diploma de Educación Secundaria.AP

China

Algunos populares sitios turísticos en China han reabierto sus puertas al turismo, pero con estrictas limitaciones. Por ejemplo, la Ciudad Prohibida en Beijing, que alberga palacios de antiguas dinastías, redujo su capacidad de 80,000 a 5,000 visitantes diarios.

La Ciudad Prohibida, en Beijing, reabrió sus puertas a un número limitado de turistas después de tres meses de cierre.AP

Algunas escuelas en el país han reabierto para dar clases especiales a los niños sobre las reglas de distanciamiento social. En una escuela privada en la ciudad de Hangzhou, los alumnos tuvieron que hacerse sombreros de papel con alas de seis pies para mantenerse a distancia de sus compañeros.

En la ciudad de Wuhan, donde se originó el brote, se ha terminado el confinamiento de 76 días. No obstante, muchos negocios permanecen cerrados y los restaurantes solo dan servicio de comida para llevar.

Personas con mascarillas bailan bajo el puente del río Wuhan Yangtze.Getty

Corea del Sur

Los servicios religiosos se han reanudado, pero con limitaciones. En las iglesias católicas de Seúl, los fieles ya no pueden cantar himnos ni decir amén, a fin de evitar que propaguen saliva, de acuerdo con el diario The New York Times.

En una reciente celebración por el cumpleaños de Buddha, a monjes y creyentes se les tomó la temperatura, y todos fueron obligados a utilizar mascarillas y a mantener la distancia de seis pies entre persona y persona.

Creyentes budistas utilizan mascarillas durante un servicio en el templo de Chogyesa en Corea del Sur.AP

Después de una crisis que, desde marzo, obligó a implementar el distanciamiento social, el país ha emitido una guía de 68 páginas donde recomienda a sus habitantes no gritar en el cine o inclinar la cabeza en lugar de abrazar.

El primer ministro, Chung Sye-kyun, iniciará el 6 de mayo con un esquema de “cuarentena de la vida diaria”, en que las escuelas, los negocios, parques, museos y bibliotecas abrirán en fases; los eventos deportivos se realizarán sin público y las personas deberán mantener las reglas de distanciamiento social.

Niños con mascarillas juegan con burbujas de jabón afuera del templo de Chogyesa en Corea del SurAP

Tailandia

Bajo amenaza de reinstaurar las restricciones en caso de que la población se vuelva a reunir en grandes grupos, a partir de hoy, el gobierno permitió que restaurantes, salones de belleza y mercados al aire libre vuelvan a operar. Después de tres semanas, las autoridades también levantaron la prohibición de la venta de alcohol.

Los restaurantes han colocado divisiones de plástico entre mesas, y los salones de belleza no pueden ofrecer el servicio de pintado de cabello.

Residentes de Bangkok, Tailandia, en un centro comercial el primer día en que se levantaron algunas de las restricciones impuestas hace semanas para combatir la propagación del coronavirus.AP

Con información de The New York Times

Lea también:

En imágenes: más de una docena de estados reabren tiendas, restaurantes, peluquerías y gimnasios

De héroes a desempleados: miles de trabajadores sanitarios son despedidos durante la pandemia

Los bicimensajeros se multiplican con el COVID-19 en Colombia en condiciones precarias: “Hoy los necesitan. Mañana, no se sabe"