Golpe al Cártel de Sinaloa: la DEA incauta en California el mayor cargamento de metanfetaminas de su historia

El alijo de 'cristal' era "suficiente para proveer una dosis a cada hombre, mujer y niño en Estados Unidos y México”. Pero ¿cómo ha afectado la pandemia al tráfico de drogas por la frontera?

Un cargamento de metanfetaminas "suficiente para proveer una dosis a cada hombre, mujer y niño en Estados Unidos y México”.

Así describió este miércoles la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) la carga de cristal incautada en un operativo en el sur de Los Ángeles, California, y proveniente de México. 

Se trata del “mayor decomiso interno de metanfetaminas en la historia" de la agencia, consistente en 2,224 libras (1,000 kilos) de esa droga.

El operativo tuvo lugar el 2 de octubre en varias viviendas en las ciudades de Moreno Valley y Perris, en el condado de Riverside, California, dijo Timothy Shea, administrador en funciones de la DEA. 

En el operativo también se decomisaron 900 libras (405 kilos) de cocaína y 13 libras (5.9 kilos) de heroína, todas drogas relacionadas con el Cártel de Sinaloa.Los Angeles Times via Getty Imag

En el operativo también se decomisaron 900 libras (400 kilos) de cocaína y 13 libras (6 kilos) de heroína, todas drogas relacionadas con el Cártel de Sinaloa en México, al que las autoridades responsabilizan por la distribución en el sur de California.

[El Cártel de Sinaloa mantiene su liderazgo en el narcotráfico en Estados Unidos pese a la detención de ‘El Chapo’, según la DEA]

Por su enorme área metropolitana, con cuatro aeropuertos, numerosas autopistas y otros medios de distribución, Los Ángeles es uno de los centros preferidos por los narcotraficantes para mover grandes cantidades de drogas y enviarlas al resto del país, dijeron las autoridades.

“Por eso es que los traficantes prefieren traer las drogas aquí. Es también una ciudad grande donde es más fácil mezclarse. Pueden dividir los cargamentos y distribuirlos a todo el país”, anotó en la conferencia de prensa el agente William Bodner.

Otro decomiso realizado el 9 de octubre en el cruce fronterizo de Otay Mesa, en San Diego, representó por su parte el segundo más grande en la frontera con México, informaron los funcionarios.

En un camión detenido en la garita de San Isidro se encontraron aproximadamente 3,014 libras (1,367 kilos) de metanfetamina, 64 libras (29 kilos) de heroína y cerca de 66 libras (30 kilos) de fentanilo en polvo y pastillas. 

La Operación Crystal Shield 

El decomiso masivo de cristal es resultado de una estrategia de la DEA lanzada en febrero de 2020 y denominada Operation Crystal Shield que se enfoca "en los principales centros de transporte y tráfico de metanfetaminas en Estados Unidos", según la agencia. 

La Operación es un esfuerzo a nivel nacional que involucra de 70 a 80 investigadores en nueve ciudades, incluidas Los Ángeles y San Diego, en California; Phoenix, en Arizona; y Atlanta, en Georgia.

El operativo ha resultado en el decomiso de más de 4,800 libras (2,180 kilos) de metanfetamina en todo el país. Los funcionarios federales aseguran que siguen trabajando en ejecutar más arrestos.

“Durante décadas, la metanfetamina ha sido una de las principales causas de violencia y adicción, una amenaza causada por las drogas que nunca ha desaparecido", dijo la agencia al anunciar la operación, resaltando que las muertes relacionadas con las anfetaminas han aumentado en un 22%.

La operación ha conducido en los últimos seis meses al arresto de 2,800 operadores de los Cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación. También ha hecho posible el decomiso de más de 400 armas de fuego y 55 millones de dólares en efectivo en distintas ciudades.

El tráfico de drogas desde México durante la pandemia 

Una investigación de Noticias Telemundo Investiga publicada en mayo encontró cómo, a pesar de las restricciones de movilidad en la frontera, los narcos mexicanos han continuado con el suministro de drogas a Estados Unidos. 

Desde el 20 de marzo, los Gobiernos de Estados Unidos y México acordaron implantar una restricción que permite sólo los viajes esenciales de un país a otro a través de la frontera terrestre, como medida para enfrentar la pandemia del COVID-19.

Esta medida ha evitado que 400,000 vehículos particulares ingresen al país diariamente y, con ellos, han dejado de entrar miles de cargamentos de droga.

“Ahora que el tráfico se ha reducido en un 70%, las autoridades tienen más oportunidad para revisar los vehículos que entran al país. Ese es el problema más difícil ahora para las organizaciones criminales, el transporte de la droga”, dijo a Noticias Telemundo Investiga Kyle Williamson, agente especial a cargo de la Oficina de la DEA en El Paso, Texas.

[Por qué fracasa la ‘guerra contra el narcotráfico’: 33 exnarcos mexicanos dicen que morir ‘es un alivio’]

Según la DEA, esta disminución en el suministro de drogas desde México, y los problemas que están teniendo los cárteles mexicanos en mantener el flujo de la cadena de distribución hacia los mercados más importantes dentro del país, ha generado un aumento en el precio de los narcóticos en ciudades como Nueva York, Chicago y Atlanta.

La DEA también ha constatado que el lavado de dinero se ha reducido. Ha habido menos transacciones bancarias de cuentas que están bajo vigilancia, y están notando poco movimiento de dinero en efectivo.