IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Una tragedia absoluta": continúa la búsqueda de desaparecidos por Ida. Confirman al menos 49 muertos

Una familia de origen dominicano perdió la vida cuando su casa se inundó en Newark. Nueva Jersey. Mientras las víctimas siguen siendo identificadas, el desastre muestra lo vulnerable que es Estados Unidos al clima extremo ocasionado por el cambio climático.

La tormenta Ida ha desencadenado inundaciones catastróficas en el Noreste de Estados Unidos que dejan un saldo de al menos 49 muertos, por lo que la policía busca más víctimas en las viviendas de las zonas afectadas y divulgó ​​listas de personas desaparecidas.

El desastre muestra lo vulnerable que es Estados Unidos al clima extremo ocasionado por el cambio climático. A raíz de eso, los funcionarios analizan implementar nuevas medidas para salvar vidas en las futuras tormentas.

Hasta ahora, Nueva Jersey ha registrado el mayor número de muertos, con 25. El gobernador Phil Murphy dijo en el programa TODAY de NBC, cadena hermana de Noticias Telemundo, que seis personas siguen desaparecidas.

[Más de 40 muertos en las inundaciones por las lluvias históricas de la tormenta Ida en el Noreste]

“Todas estas muertes están relacionadas directa o indirectamente con las inundaciones y el agua, ya sea en automóviles o casas”, dijo Murphy. “Es una tragedia absoluta”.

La mayoría de las personas se ahogaron después de que sus vehículos quedaron atrapados por las inundaciones repentinas. Una familia de tres personas y su vecino murieron cuando de 12 a 14 pies de agua llenaron sus apartamentos en Elizabeth, Nueva Jersey.

Al otro lado de la calle, Jennifer Vilchez dijo que podía escuchar a la gente llorando, mientras gritaba: “¡Ayuda! ¡Ayuda!”.

La mayoría de las 17 muertes del estado de Nueva York se produjeron en la ciudad de Nueva York. El alcalde, Bill de Blasio, calificó las muertes como una “pérdida trágica”.

 [Los remanentes de Ida convierten en ríos las calles de Nueva York y causan tornados en Nueva Jersey]

“Estamos viendo algunas de las imágenes más increíbles y desgarradoras en nuestra ciudad”, tuiteó el jueves. “Es mi triste deber informar que hemos perdido a 13 neoyorquinos por la tormenta”.

Más de tres días después de que el huracán azotara las costas de Louisiana, las lluvias de Ida azotaron el Noreste durante el miércoles y el jueves, por lo que el nivel del agua sumergió automóviles, inundó estaciones de metro, sótanos y causó la muerte por ahogamiento de decenas de personas.

Las lluvias intensas abrumaron los sistemas de drenaje urbano que no fueron diseñados para manejar tanta agua en tan poco tiempo: un récord de 3 pulgadas en solo una hora en Nueva York. Siete ríos en el Noreste alcanzaron sus niveles más altos registrados, dijo el investigador de Dartmouth College Evan Dethier.

En la ciudad de Nueva York, 11 personas murieron cuando no pudieron escapar del agua en sus apartamentos. Un hombre, una mujer y un niño de 2 años murieron cuando su calle de Queens se convirtió en un fuerte remolino, rodeado por un muro de concreto de la cercana autopista Brooklyn-Queens Expressway.

Un oficial inspeccionaba los escombros de una casa que explotó por las inundaciones de la tormenta Ida en Manville, Nueva Jersey, el 3 de septiembre de 2021.
Un oficial inspeccionaba los escombros de una casa que explotó por las inundaciones de la tormenta Ida en Manville, Nueva Jersey, el 3 de septiembre de 2021. AP

[Estas cifras ilustran la monstruosa fuerza con la que el huracán Ida golpeó a Louisiana]

Las autoridades dijeron el viernes que cinco de los seis apartamentos donde murieron personas eran viviendas ilegales.

Ese día el metro de Nueva York presentó retrasos y algunas estaciones no funcionaban. Al norte de la ciudad, el servicio de trenes estaba suspendido o severamente restringido. En el valle del Hudson, donde varias vías estaban cubiertas de barro, la presidenta de Metro-North, Catherine Rinaldi, dijo que no esperaba que se restableciera el servicio hasta principios de la próxima semana.

Las inundaciones y la caída de un árbol también ocasionaron fallecimientos en Maryland, Pennsylvania y Connecticut.

Aunque la tormenta devastó hogares y la red eléctrica en Louisiana y Mississippi, dejando a más de 800,000 personas sin electricidad hasta el viernes, aparentemente resultó más letal a más de 1,000 millas de distancia.

Ida se convirtió en el huracán más mortífero registrado en Estados Unidos en los últimos cuatro años.

¿Qué sabemos de las víctimas?

Algunas de las víctimas han sido nombradas por las autoridades y otras han sido identificadas por sus seres queridos. Esto es lo que sabemos sobre algunos casos.

[Mueren una madre y su hijo en el sótano de su casa a causa de las inundaciones en Queens]

  • Darlene Hsu, 48 años

Murió cuando el agua de la inundación se estrelló contra un apartamento de un nivel inferior en Queens, Nueva York. Vivía en el sexto piso con su madre, pero estaba en otro apartamento cuando golpeó la tormenta, dijo el jueves su exmarido, Dennis Hsu.

Darlene, de 48 años, trató de escapar pero quedó inmovilizada contra la puerta cuando el agua inundó la vivienda.

“Estoy sin palabras”, dijo Dennis durante una llamada telefónica con NBC News. “No sé qué pensar”.

[Un devastador tornado al sur de Nueva Jersey deja sin hogar a decenas de personas]

  • Roberto Bravo, 66 años

Sufrió serios problemas de salud en los últimos años, y por esa razón se mudó a la habitación trasera de un apartamento en un sótano en Brooklyn, donde murió esta semana.

El edificio es propiedad de uno de sus hermanos que vive en Long Island.

“Sobrevivió a tres derrames cerebrales”, dijo su sobrino, Otto Bravo. “Eso fue como hace dos años. Fue de hospital en hospital”.

El año pasado, Bravo, de 66 años, contrajo COVID-19 y pasó un mes en el hospital, dijo su sobrino. La familia dijo que está devastada porque superó una enfermedad que ha matado a más de 649,000 personas solo en Estados Unidos, pero falleció por las inundaciones.

Sobrevivió al COVID, pero no pudo sobrevivir a esto. Es horrible. Irónico”, dijo Otto Bravo el viernes. Y afirmó que las últimas palabras de su tío fueron: “Ayúdame, por favor”.

Roberto Bravo nació y se crió en Ecuador. A los 20 años se fue a Venezuela, dijo su hermano Armando Bravo, de 59 años, que vive en Paterson, Nueva Jersey. Y luego emigró a Estados Unidos cuando tenía 30 años, explicó su hermano.

  • Rosa Espinal, José Torres, y José Torres Jr.

Rosa Espinal, de 72 años, y su esposo, José Torres, de 71, emigraron de República Dominicana a Estados Unidos a fines de la década de 1980 para “trabajar duro, buscar una vida mejor, formar una familia y vivir el sueño americano”, dijo Pascual Torres, uno de sus familiares.

La pareja y sus tres hijos se establecieron en Newark, Nueva Jersey. Otros parientes, incluida la familia de Pascual Torres, también vivían en Newark.

“Básicamente, todos vivíamos juntos, justo al lado”, dijo. “Eran grandes personas”.

Espinal, su esposo y su hijo, José Torres Jr., de 38 años, se mudaron a Oakwood Plaza Apartments en Elizabeth, Nueva Jersey, donde murieron esta semana. La familia, junto con un vecino, fueron encontrados en el primer piso.

“Estaban en su casa y luego llegó la inundación con varios pies de agua, ¿cómo sobrevives a eso?”, dijo Pascual Torres.

Recuerda que Espinal estaba enfocada en su familia y su esposo trabajaba muchas horas en una bodega para cuidar a sus hijos.

“Tenía una ética de trabajo muy fuerte. Sabía que trabajaba 16 o 18 horas al día, abierto a cerrado, solo para poder mantener a su familia”, dijo Torres. “Y ella siempre cuidaba a los niños, nos cuidaba a nosotros. Pasé muchos días en su casa mientras mis padres trabajaban”.

El hijo de la pareja era como su hermano menor, comentó. “Era el más joven de la familia (…) Crecimos juntos y cuando éramos niños solíamos jugar juntos todo el tiempo”, explica.

Pascual Torres, de 44 años, que ahora vive en Virginia, dijo que las muertes han sido difíciles para la familia. “Todo el mundo se lo está tomando muy mal. Imagina que te despiertas por la mañana y escuchas sobre una tormenta y, de repente, te enteras de que algunos miembros de tu familia murieron”, dijo con tristeza.

[Un devastador tornado al sur de Nueva Jersey deja sin hogar a decenas de personas]

Protección contra la lluvia

Tanto Nueva Jersey como Nueva York han invertido miles de millones de dólares en mejorar las defensas contra inundaciones después de la tormenta Sandy en 2012, pero gran parte de esos fondos se destinaron a proteger a las comunidades del agua de mar, no de la lluvia.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, dijo que la región necesita centrar su atención en los sistemas de aguas pluviales que no están preparados para manejar las inundaciones repentinas que serán más frecuentes debido al cambio climático.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que la ciudad trabajará para evacuar a las personas de las carreteras, trenes subterráneos y apartamentos antes de las grandes tormentas, y prohibirá los traslados como sucede durante las grandes tormentas de nieve. De Blasio asegura que la ciudad también emitirá alertas para los teléfonos celulares con el fin de que las personas abandonen los apartamentos ubicados en sótanos y enviará trabajadores para llevarlos a los refugios.

“No solo se trata de decirle a la gente que tiene que salir de su apartamento”, dijo de Blasio. “Hay que ir de puerta en puerta con nuestros socorristas y otras agencias de la ciudad para sacar a la gente”.

Con información de AP y NBC News