Trump llama "gritones pagados" a manifestantes contra Kavanaugh

La mujer que se enfrentó al senador republicano Jeff Flake respondió: "El dolor, el trauma y la rabia ...eran míos".

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

WASHINGTON - Justo antes de que el Senado votara para promover al candidato a la Corte Suprema Brett Kavanaugh, el presidente Donald Trump, descalificó a los manifestantes del Capitolio, incluidos aquellos que han contado sus historias de violencia sexual y agresión, como "profesionales pagados" al servicio del donante demócrata George Soros empeñados en hacer que los senadores "se vean mal".

Una dramática confrontación en un ascensor del complejo del Capitolio entre dos sobrevivientes de agresión sexual y el senador Jeff Flake, republicano por Arizona, precedió su decisión la semana pasada de pedir un retraso en el voto de confirmación de Kavanaugh, mientras que el FBI realizaba entrevistas en relación con las denuncias de mala conducta contra Kavanaugh.

"Nadie puede pagar por las experiencias vividas de alguien", dijo Ana María Archila, una de las mujeres que se acercó a Flake, en respuesta al tweet de Trump. "El dolor, el trauma y la rabia que expresé cuando hablé con el senador Jeff Flake en un ascensor eran míos, y lo contuve durante más de 30 años para proteger a las personas que amo".

 Kavanaugh ha negado enérgicamente la acusación de haber agredido sexualmente a la doctora Christine Blasey Ford, quien declaró que cree que intentó violarla cuando estaban en la escuela secundaria, así como todas las demás acusaciones de conducta sexual inapropiada contra él, incluida una de una mujer. quien dice que se desnudó ante ella cuando ambos eran estudiantes en Yale.

Soros, un inversionista multimillonario, ha donado dinero a causas liberales, pero Trump no ofreció evidencia de que estaba pagando las pancartas de los manifestantes. Archila trabaja para el Centro para la Democracia Popular, que obtiene parte de su financiamiento de la Open Society Foundation, a su vez respaldada por Soros.

El abogado de Washington Bradley Moss, un crítico frecuente de Trump, sugirió en Twitter que la acusación de Trump tenía connotaciones antisemitas. Soros es judío.

"El presidente de los Estados Unidos se está uniendo literalmente a 'todos nuestros problemas son culpa de este viejo coro de judíos ricos' que existe al margen del momento conservador", escribió Moss.

En un comunicado, Archila agregó que "el presidente Trump está, nuevamente, tratando de ignorar las experiencias de las personas en este país al desacreditar a quienes se atreven a elevar nuestras voces y forzar a los funcionarios electos a escuchar nuestras historias, a mirarnos a los ojos, a no dar la espalda".

"Él representa precisamente lo que está mal en nuestra democracia", agregó. "Pero la lección de mi conversación sobre el ascensor es que cuando obligamos a los líderes políticos a conectarse con nosotros, con nuestra humanidad, podemos dar vida a nuestra democracia".