Récord de casos de una misteriosa enfermedad paralizante que afecta a niños

Nadie ha muerto a causa de la enfermedad este año, pero al menos la mitad de los pacientes no se recupera nunca de la parálisis. Le contamos qué debe saber.
Esta imagen de un microscopio electrónico de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades muestra numerosos viriones del Enterovirus-D68 (EV-D68).
Esta imagen de un microscopio electrónico de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades muestra numerosos viriones del Enterovirus-D68 (EV-D68). AP / AP

Este año, la misteriosa enfermedad paralizante que ha afectado a niños en todo el país ha alcanzado una cifra récord: 158 casos, según los funcionarios de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Aún se desconocen las causas que ocasionan que los niños pierdan la habilidad de mover la cara, el cuello, la espalda, los brazos o las piernas. Los síntomas comienzan a aparecer una semana después de que el menor presenta fiebre y dificultad para respirar.

Las autoridades de salud se refieren al padecimiento como mielitis flácida aguda o AFM, una condición que se ha comparado con la poliomelitis, una enfermedad también paralizante que afectó a miles de niños en el país varios años atrás.

Esos brotes terminaron después de que una vacuna contra la polio estuviera disponible en los años cincuenta. Los investigadores del brote actual han descartado la poliomielitis, al no encontrar evidencia de ese virus en casos recientes.

Nadie ha muerto a causa de la enfermedad este año, pero funcionarios de los CDC aseguran que al menos la mitad de los pacientes no se recuperan de la parálisis y algunos sufren complicaciones severas.

La mitad de los niños que han sido diagnosticados este año fueron ingresados en unidades de cuidados intensivos y tuvieron que ser conectados a máquinas para poder respirar.

El misterio actual se remonta al 2012, cuando se observaron tres casos de debilidad en las extremidades en California. La primera ola real de enfermedades confirmadas se observó en el 2014, cuando se informaron 120. Otra más grande ocurrió en el 2016, con 149 casos confirmados.

Durante el 2015 y el 2017 hubo una disminución de los casos, pero no se conocen las causas.

De acuerdo con los investigadores, la mielitis flácida aguda puede ser causada por un virus llamado EV-D68, el mismo que se encontró en la mayoría de casos del año 2014.

El virus "sigue siendo la hipótesis principal", dijo la Dra. Ruth Lynfield, miembro de un eqiupo de investigación que el CDC estableció el mes pasado para ofrecer asesoramiento a los detectives de enfermedades.

Pero hay un desacuerdo acerca de cuán fuerte es el EV-D68. La AFM y el virus no han coincidido en otros años, y la prueba no encuentra el virus en todos los casos. Los funcionarios de los CDC han sido cada vez más cautelosos al decir que el virus desencadenó las enfermedades de este brote. De hecho, las infecciones por EV-D68 no son nuevas en los niños, y muchos estadounidenses tienen anticuerpos contra ella.

¿Por qué el virus estaría causando repentinamente estas enfermedades paralizantes?

"Esta es una pregunta clave que nos ha confundido", dijo la Dra. Nancy Messonnier, de los CDC, que supervisa la investigación de brotes.

Los expertos también dijeron que no está claro por qué los casos están aumentando en ciclos de dos años.

Otro misterio: más de 17 países han reportado casos dispersos de AFM, pero ninguno ha visto oleadas cíclicas como lo ha hecho Estados Unidos.

Los casos en el país se dispararon en septiembre y se redujeron significativamente en noviembre. La semana pasada, los funcionarios de los CDC dijeron que el problema había llegado a su punto máximo, pero advirtieron que la cantidad de casos aumentaría a medida que los investigadores evaluaran y decidieran si contaban las enfermedades que ocurrieron antes.

Hasta el lunes, había 311 informes de enfermedades aún en evaluación. Los casos confirmados de este año se reparten entre 36 estados, y los que más tienen son Texas, con 21, y Colorado, 15.

Pero no está claro si los recuentos estatales realmente representan dónde se han reportado las enfermedades. Por ejemplo, los números en Colorado pueden ser altos porque fue uno de los estados del brote en el 2014, por lo que los médicos están haciendo un mejor diagnóstico.

Para que se cuente una enfermedad, el diagnóstico debe incluir una resonancia magnética que muestre lesiones en la parte de la médula espinal que controla los músculos.