IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Le llueven las críticas al primer fiscal negro de Kentucky tras el fallo en el caso de Breonna Taylor

"La gente no está contenta en este momento. Hay mucha ira, frustración y tristeza", a juicio un profesor de ciencias políticas. El actor George Clooney, originario de Kentucky, dice estar "avergonzado" por el dictamen. En el centro de los señalamientos está el fiscal Daniel Cameron, ¿cómo se defiende?
El fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron.
El fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron.AP

Por Erik Ortiz - NBC News

La muerte de Breonna Taylor, una mujer negra asesinada a balazos por la policía de Louisville en marzo, ha puesto al fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, en el centro de la escena mediática nacional solo unos meses después de asumir el cargo. 

En mayo, cuando el Departamento de Policía de Louisville entregó sus archivos a Cameron como fiscal especial independiente, se inició un escrutinio en torno a cómo manejaría un incidente de tan alto perfil después de los meses de protestas en las calles para "arrestar a los policías que mataron a Breonna Taylor". Muchos se preguntaban si podría satisfacer a una comunidad dividida por los disturbios raciales y las acusaciones de brutalidad policial. 

Finalmente, llevó el caso penal ante un gran jurado esta semana, pero el dictamen del miércoles de no presentar cargos directos contra los oficiales por el homicidio de Taylor avivó el resentimiento, la decepción y una ola de críticas contra Cameron, el primer fiscal general negro del estado, mientras intentaba sofocar la indignación y lo que calificó como "justicia de la mafia".

"La gente no está contenta en este momento", a juicio de Dewey Clayton, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Louisville. "Hay mucha ira, frustración y tristeza. La gente siente que no ha recibido justicia".

Basándose en la evidencia que presentó la oficina de Cameron, el gran jurado decidió acusar a un solo oficial involucrado en la redada policial que condujo a la muerte de Taylor, quien fue asesinada en su apartamento de Louisville. 

El agente, el sargento Brett Hankison, fue despedido en junio y enfrenta tres cargos por "imprudencia temeraria", o poner a personas deliberadamente en peligro, y tener "extrema indiferencia sobre la vida humana", anuncio el miércoles la jueza Annie O´Connell, aunque no está acusado de disparar o matar a la joven.

Tampoco se presentaron cargos contra los otros dos oficiales de policía que participaron en el incidente que terminó con la vida de Taylor, en marzo pasado.

[Denuncian que la fiscalía ofreció al exnovio de Breonna Taylor una reducción de condena si la inculpaba en un caso de drogas]

La familia de Taylor había pedido cargos por homicidio involuntario.

O'Connell también dictó una orden de arresto en contra de Hankison y se fijó una fianza de 15,000 dólares en efectivo.

"La justicia no suele ser fácil", dijo Cameron en una conferencia de prensa en la capital del estado, Frankfort, el miércoles para explicar la decisión del gran jurado. "No se ajusta al molde de la opinión pública y no se ajusta a los estándares cambiantes".

La policía acudió a la casa como parte de una investigación por narcóticos vinculada a un sospechoso, el exnovio de Taylor, que no vivía en el apartamento. Cuando los agentes irrumpieron en la vivienda alrededor de las 12:30 am del 13 de marzo, el novio actual de Taylor, Kenneth Walker, disparó un arma e hirió a un agente en la pierna, detalló la policía tras el tiroteo. 

Walker, que tenía licencia para portar armas de fuego, dijo a los investigadores que creía que la redada era una intromisión en su hogar.

[Cómo hablarle a los niños sobre el racismo y discriminación]

Los oficiales efectuaron más de 20 disparos en cuestión de segundos, dijo Cameron el miércoles, y Taylor recibió seis impactos de bala. Agregó que los agentes que se presentaron en la vivienda anunciaron que eran miembros de la fuerza del orden cuando llamaron a la puerta, cuestionando los reportes del periódico The New York Times de que casi una docena de vecinos testificaron que nunca escucharon a la policía tocar la puerta. 

Aunque Taylor, de 26 años, no era buscado por la orden de registro y fue asesinado, el gran jurado determinó que los agentes que participaron en la redada tenían "justificación del uso de la fuerza en última instancia", dijo Cameron.

"Sé que no todos estarán satisfechos con los cargos anunciados hoy", aclaró Cameron antes de criticar a celebridades, personas influyentes y activistas, específicamente aquellos fuera de Kentucky, quienes "intentarán decirnos cómo sentirnos, sugiriendo que entienden los hechos de este caso, que conocen nuestra comunidad y el Estado Libre Asociado mejor que nosotros, pero no es así".

[¿Qué motiva a los jóvenes latinos a votar? El racismo, el coronavirus y la economía]

El actor George Clooney, oriundo de Kentucky, emitió un comunicado el miércoles el que dijo que se sentía "avergonzado de esta decisión". 

"Nací y crecí en Kentucky. Corté el tabaco en las granjas de Kentucky. Tanto mis padres como mi hermana viven en Kentucky. Soy dueño de una casa en Kentucky y estuve allí el mes pasado", detalló Clooney. “El sistema de justicia en el que me educaron responsabiliza a las personas por sus acciones. Su nombre era Breonna Taylor y fue asesinada a tiros en su cama por tres policías blancos, que no serán acusados de ningún delito por su muerte. Conozco la comunidad. Y en las escuelas e iglesias de Kentucky me enseñaron lo que está bien y lo que está mal", agregó. "Estoy avergonzado de esta decisión". 

En una conferencia de prensa el miércoles, el presidente Donald Trump describió a Cameron como "una estrella" y leyó la declaración del fiscal general sobre que "la justicia no es fácil". "El fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, es realmente brillante, ha hecho un trabajo fantástico", dijo Trump. "Creo que es una estrella... Escuché sus palabras y dije que escriban eso para mí, por favor, porque creo que fue una declaración excelente. Lo está manejando muy bien. Sabes quién es. Creo que todos ahora saben quién es". 

Brian Butler, un exfiscal federal adjunto que en la actualidad ejerce como abogado defensor penal en Louisville, dijo que Cameron tenía la nada envidiable tarea de encargarse de un caso complicado que se convirtió en un símbolo de cómo los estadounidenses negros dicen que la policía ignora sus vidas.

Lograr lo que muchos quieren en la comunidad no es fácil para los fiscales que tienen que trabajar con la evidencia disponible, aseveró.

"A menudo, lo que está en la esfera pública no se acerca a lo que es la evidencia en un caso real", indicó Butler. 

El fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, durante su intervención en la Convención Nacional Republicana celebrada en Washington, el 25 de agosto.Chip Somodevilla / Getty Images file

A diferencia de otros estados, como Missouri, donde los fiscales tienen la discreción de presentar cargos penales, Kentucky requiere que un gran jurado intervenga para presentar imputaciones por delitos graves, precisó.

"Siempre hay espacio para el debate acerca de si lo que el gran jurado decidió fue o no correcto", agregó. "Pero creo que lo más importante es la percepción de que el proceso fue justo y que la información se presentó de la manera más objetiva posible. Cualquier buen fiscal quiere que la gente sienta que fue un proceso justo".

Cameron se negó a discutir ciertos detalles del caso el miércoles, diciendo que no quería comprometer la investigación o el juicio pendiente contra Hankison. Tampoco divulgó la composición racial y de género del gran jurado y eludió una pregunta sobre si se consideraron cargos de homicidio para cada oficial que disparó su arma.

También aclaró que, si bien su "corazón está roto por la pérdida" de Taylor, "la ley penal no está destinada a responder a todos los dolores y penas".

Del mismo modo explicó que el gran jurado decidió que los cargos de homicidio contra los oficiales, incluido el que disparó la bala fatal, "no son aplicables a los hechos que tenemos ante nosotros". 

La atención pública que ha acaparado Cameron, el primer republicano en 70 años que se desempeña como fiscal general de Kentucky, ha aumentado en las últimas semanas después de que habló en la Convención Nacional Republicana, dirigiéndose directamente al candidato presidencial demócrata Joe Biden al decir: "No puedes decirme cómo votar por el color de mi piel ". 

Trump también nombró recientemente a Cameron en una lista de personas que podría nominar a la Corte Suprema.

Manifestantes gritan sus consignas frente a la policía, en Louisville, Kentucky.AP Photo/Darron Cummings

Cameron, de 34 años, ha sido un protegido del líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, después de derrotar a su oponente demócrata con casi el 58% de los votos.

Su manejo del caso Taylor podría cimentar su futuro como una estrella en ascenso en el Partido Republicano y catapultarlo a un cargo político más alto, dijo Clayton.

"Si puede convencer a la gente y argumentar que 'no dependía de mí lo que sucedió, sino que estaba en manos del gran jurado', puede apaciguar cualquier crítica", según Clayton.

"Es muy joven y está empezando su carrera, así que no tiene un historial real", agregó.

Durante su conferencia de prensa, Cameron se emocionó cuando se dirigió al público y recordó que es un momento de críticas y protestas por el racismo sistémico y la muerte de personas negras en las acciones policiales.

"Como hombre negro entiendo lo doloroso que es esto... por eso fue importante asegurarnos de que hicimos todo lo posible para esclarecer los hechos", dijo emocionado.

Dijo que era difícil decirle a la familia de Taylor lo que había decidido el gran jurado y que pensaba en el dolor de su propia madre si recibía una llamada así.

"Mi madre, si me pasara algo", dijo mientras parecía contener las lágrimas, "lo consideraría como una situación muy difícil".