La policía mexicana merma a las caravanas de migrantes

XX

A medida que el lento andar de las dos caravanas de migrantes en tierra mexicana se reanuda, agentes de inmigración acotan los márgenes por donde transitan.

La principal caravana de aproximadamente 4.000 migrantes no ha sido blanco de los policías de inmigración. Relativamente organizada, seguida por más medios de comunicación y activistas, esta caravana avanza rumbo a las costas del Golfo de México.

La otra caravana de unas mil personas que los sigue a 200 millas de distancia, sin un liderazgo claro, parece ser más vulnerable, reportó la agencia de noticias Associated Press.

Un oficial que no estaba autorizado para ser citado por nombre dijo que 153 migrantes de la segunda caravana fueron detenidos este miércoles mientras realizaban operativos en una carretera de Chiapas, estado limítrofe con Guatemala.

También ha habido presión sobre la primera caravana, que partió este jueves de Juchitán, Oaxaca, para alcanzar la ciudad de Matías Romero, a 40 millas de distancia.

Pidieron al gobierno mexicano que les facilitara autobuses para continuar su camino; sin embargo, no obtuvieron respuesta y se vieron obligados a continuar a pie o viajando con quien quiera llevarlos.

La Policía Federal no ha permitido que viajen en la parte exterior de los vehículos, incluidas las cajas de camionetas pick up y ha detenido a varios automóviles que transportaban migrantes de esta forma. Tomaron esta medida después de que un ciudadano hondureño murió por caerse de un camión en movimiento.

Relacionado: Ya van ocho migrantes centroamericanos que mueren en la carretera

“¡Bájense!, ¡Bájense!”, gritaba el oficial Benjamín Grajeda a un grupo de migrantes que iban colgados en los costados de un tráiler. “Pueden ir adentro, pero no afuera”.

En otros puntos a lo largo del camino la policía ha obligado a camionetas pick up, cargadas con migrantes, a parar y descargar a los pasajeros. Lo mismo ha sucedido con camionetas que van atiborradas.

Los migrantes todavía no deciden qué camino tomarán ni a qué punto de la frontera de Estados Unidos piensan llegar.

Mientras que el grupo que se dirige a Matías Romero podría llegar a la frontera con Texas con mayor rapidez, en el pasado otras caravanas que han pasado por Matías Romero terminaron en la frontera con California, después de virar hacia la Ciudad de México.

La vocera de la presidencia de Estados Unidos, Sarah Huckabee Sanders, congratuló el miércoles al gobierno mexicano por detener a los migrantes. “México ha estado a la altura en una manera sin precedentes”, dijo Sanders a Fox News.

"Han ayudado a detener una gran cantidad de medios de transporte de estas personas en las caravanas, obligándolos a caminar. Nos han ayudado de formas nuevas a reducir esto, romper esto y evitar que se mueva de manera tan agresiva hacia Estados Unidos", añadió.

Pero el presidente, Donald Trump, aumentó su atención en la caravana, previo a las elecciones de noviembre. Ha hablado de crear una fuerza militar en la frontera que sea mayo en números a la de las caravanas de migrantes, muchos de ellos mujeres y niños.

"En lo que respecta a la caravana, nuestro ejército está afuera", dijo Trump. "Tenemos alrededor de 5,800. Lo aumentaremos a 10,000 o 15,000 militares aunado a la Patrulla Fronteriza, ICE y todos los demás en la frontera".

Una tercera banda de unos 500 de El Salvador llegó a Guatemala y un cuarto grupo de unos 700 partió de la capital salvadoreña el miércoles.

En total, las cuatro caravanas sólo representan el flujo promedio de migrantes a los Estados Unidos en unos cuantos días, en los últimos años.