IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Google Chrome tiene poco impacto en Cuba

A una semana del anuncio de Google de que los internautas cubanos podían descargar sin costo y legalmente el navegador Chrome, la valoración del efecto aquí trae reminiscencias de un título de Shakespeare: “mucho ruido y pocas nueces”

Por Orlando Matos

La Habana, 26 de agosto.- A una semana del anuncio de Google de que los internautas cubanos podían descargar sin costo y legalmente el navegador Chrome, la valoración del efecto aquí trae reminiscencias de un título de Shakespeare: “mucho ruido y pocas nueces”.

Google el pasado día 20 explicaba que “los controles y sanciones de los Estados Unidos”, en este caso sobre la isla, limitaban “la disponibilidad” en el país, pero que finalmente a partir de esa fecha “los usuarios de Internet en Cuba pueden ahora utilizar también nuestro navegador y navegar más segura y rápidamente de lo que antes podían.”

“No deja de ser una buena noticia” reconoce Rolando Gómez, un informático de 43 años, pero a seguidas añade que Chrome “hacía años que estaba en Cuba” en “versiones pirateadas”, de modo que lo nuevo es “poder bajarlo desde aquí, incluso las actualizaciones”.

Sobre la presencia del navegador en la isla, coincide Gabriel Lara, diseñador gráfico de 26 años de edad, pero rebaja las expectativas porque “es muy pesado para descargarlo de Internet mediante una conexión casera, pues nuestra velocidad es muy lenta”.

En su opinión, por tal motivo, “no significa mucho la noticia en estos momentos”, aunque no descarta que quizás sea “un paso en una serie de cosas que podrían venir” por Google.

La bloguera opositora Yoani Sánchez objetó en su sitio “14ymedio” que “La noticia es halagüeña pero insuficiente. Servicios como Google Analytics, Google Earth y la tienda de aplicaciones de Android esperan por un descongelamiento similar”.

En esa misma línea conviene un artículo reproducido en el blog “Para Mirarnos” de la periodista Dalia González – y repetido por el diario Granma del partido comunista cubano- que se pregunta “si es este un acto aislado y simbólico” o “la primera de una serie de medidas” para que los cubanos puedan acceder a otras herramientas de Google.

Par de días detrás de la notificación de Google, otro aviso –esta vez doméstico- de la televisión nacional, venía a relacionarse con el complejo mundo de los ordenadores y sus servicios en la isla.

Los Joven Club de Computación y Electrónica, con una gran masa de usuarios, principalmente jóvenes, comenzarían a cobrar sus servicios en moneda nacional, de inicio el llamado tiempo de máquina o de uso de las computadoras, advirtió el noticiario nacional vespertino.

La “medida”, según explicaron, procura “lograr la sostenibilidad económica” de esos centros, a los que acude la población que no dispone de ordenadores propios, y en los que de forma gratuita acceden además de a las máquinas a diversas facilidades informáticas.

Está en efecto desde el pasado lunes en la provincia de Artemisa y paulatinamente se extenderá al resto del país en un proceso que abarcará hasta el 2015, aunque “los cursos de instrucción” seguirán impartiéndose sin cobro alguno.

Los llamados Joven Club surgieron en 1987 a fin de “contribuir a la socialización de las tecnologías y la informatización de la sociedad” y a ellos se refería el ex mandatario Fidel Castro como “la niña de los ojos de la Revolución, en la computación”.

La disposición significa en la práctica un nuevo paso de la política de eliminación de “gratuidades indebidas” adoptada por el gobierno de Raúl Castro.