IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un trío de mexicoamericanos aliados con la tribu navajo ayuda a derrotar a Trump en Arizona

Biden gana en Arizona por un estrecho margen gracias al extenso apoyo de los hispanos y los nativo-americanos, alentados por una novedosa coalición de intereses comunes.
/ Source: Telemundo

WASHINGTON.— El presidente electo, Joe Biden, ganó este jueves la reñida contienda en Arizona, una victoria que, salvo en 1996, no lograba un candidato presidencial demócrata en un bastión republicano en más de medio siglo. Detrás de ese triunfo, logradp con la movilización de las minorías, están también los mexicoamericanos Marcos Cline, Rodrigo Aguilar, y Juan Massey.

Con apenas una diferencia de 11,000 votos –o un 0.3%–, Biden se alzó con los 11 votos del Colegio Electoral en Arizona, sepultando así las aspiraciones de relección del presidente, Donald Trump, según proyecta Noticias Telemundo.

[Siga nuestra cobertura electoral de 2020]

Por ahora, Biden suma 290 votos del Colegio Electoral, 20 más de los que se requieren para ganar la presidencia. Si gana en Georgia, donde mantiene la delantera, ascendería a 306.

Cline, Aguilar, y Massey sabían que la tarea de teñir de azul el estado, pasándolo a la columna demócrata, no iba a ser fácil pero, en entrevista telefónica con Noticias Telemundo, explicaron este viernes que su idea fija era aprovechar el rechazo a Trump entre las minorías.

Emerson Gorman (izquierda), un líder navajo en Arizona, posa con su familia delante de su propiedad cerca del poblado de Steamboat, en territorio de la Nación Navajo, el 23 de mayo de 2020. Gorman, de 66 años, reflexiona sobre el impacto de la pandemia del COVID-19 en su comunidad. (Photo by Mark RALSTON / AFP) (Photo by MARK RALSTON/AFP via Getty Images)AFP via Getty Images

“En elecciones pasadas, los demócratas perdimos por no salir a votar; entonces, en vez de tratar de cambiar opiniones bastante cimentadas, me pareció más inteligente lanzar una campaña de movilización del voto”, afirmó Cline, productor de Hollywood y fundador de la empresa Altered L.A.

“Creo que acá ocurrieron varias cosas: mucha frustración por los ataques de Trump contra el [fallecido] senador John McCain, los cambios demográficos en Arizona, y la enorme movilización de los hispanos y los nativo-americanos, que suelen votar menos; sin esa movilización, hubiese ganado Trump”, enfatizó.

[Biden gana Arizona y da un vuelco azul a ese estado clave que tradicionalmente vota republicano]

En Arizona se creó la tormenta perfecta: la pandemia del COVID-19 y la recesión económica han golpeado con dureza a los hispanos y a las tribus nativo-americanas.  Y la intimidación de votantes por parte de partidarios de Trump acaparó titulares en los días previos a los comicios.  

Aunque los nativo-americanos conforman cerca del 6% de la población en Arizona, con casi 425,000 personas, su voto catapultó a Biden en la reñida contienda, con un apoyo de entre el 60% y el 90% en la mayoría de las circunscripciones.

Los hispanos, que representan el 29% de la población y el 23,6% del electorado estatal, también inclinaron la balanza hacia el candidato demócrata, en una contienda que sirvió de referendo sobre la presidencia de Trump.

Los nativo-americanos no olvidaron ni perdonaron la costumbre de Trump de bautizar a sus enemigos y detractores con apodos peyorativos, como lo hizo con la senadora demócrata por Massachusetts Elizabeth Warren, a quien suele llamar "Pocahontas".

Jonathan Nez, presidente de la Nación Navajo, que abarca 27,000 millas cuadradas en el suroeste de EEUU, entre el norte de Arizona, Nuevo México y Utah, señaló que buena parte de las 22 tribus apoyaron de forma abrumadora al binomio Biden-Harris porque “querían emitir su voto por el cambio”.

Massey, socio de la consultora McCabe CPA & Consulting Group, señaló que las tribus han afrontado durante décadas la marginación social debido a complejos problemas estructurales, y eso ha contribuido a su “desilusión” con el proceso electoral.

 “La llegada de Trump al poder le abrió los ojos a mucha gente en estas comunidades", añadió, "la Administración Trump revocó el estatus de reservación a los wampanoag [en Massachusetts], algo que no ocurría con una tribu desde la década de 1950, y eso puso en alerta a las demás”.

“A eso tienes que añadir los enormes problemas de salud y de alimentación que registran estas tribus, agravados por la pandemia del COVID-19”, agregó.

El grupo sondeó a miembros de la tribu navajo -la reserva indígena más extensa del país- y su singular aventura, de la mano del grupo Demócratas Nativoamericanos del Noreste de Arizona, los llevó a la producción de una veintena de anuncios con lemas patrióticos y mensajes de artistas y celebridades.

“Con Marcos y Juan quisimos movilizar conciencias a través de estos mensajes publicitarios, para que la gente saliera a votar pese al temor por la pandemia. Esto lo armamos muy rápido pero siempre tuvimos claro que había que concentrarnos en estas comunidades”, afirmó Aguilar, fundador de la empresa North American Project.

“Estamos muy contentos con los resultados en Arizona, y ahora que vimos que trabajamos muy bien, que lo logramos en tiempo récord, vamos a hacer más cosas donde encontremos una causa común”, prometió.

Algunos de los anuncios contaron con la participación de Nez y de la senadora estatal Jamescita Peslakai, quienes alentaron a los nativo-americanos a que votaran en honor a sus ancestros, con la idea de que ellos podían “liberar a Arizona”.

La difusión de los comerciales estuvo a cargo del cineasta y activista chicano, Salomón Baldenegro, quien, al igual que Massey, está casado con una navajo.

La campaña publicitaria surtió efecto: en 2016 Trump ganó en Arizona con un margen de 90,000 votos frente a su rival demócrata, Hillary Clinton. Este año, los hispanos y los grupos indígenas marcaron la diferencia entre el 49,41% que obtuvo Biden, y el 49,07% que logró Trump.

Partidarios de Trump se manifiestan frente al capitolio estatal en Phoenix, Arizona, el 7 de noviembre de 2020. in Phoenix. El aspirante presidencial demócrata, Joe Biden, derrotó al presidente, Donald Trump, pero éste mantiene una extensa batalla legal para impugnar los resultados (AP Photo/Ross D. Franklin)AP

La abogada Myrna Pérez, directora de programa del derecho al voto del Centro Brennan para la Justicia, explicó en entrevista telefónica que Trump perdería las demandas judiciales que presentó contra el resultado en Arizona, porque no tienen fundamento y son, a su juicio, una “táctica dilatoria y de distracción”.

Trump “está atascando los tribunales con demandas frívolas, y no irán a ninguna parte, porque ningún experto que hable con seriedad les da mérito. Las cortes requieren pruebas” no sólo conjeturas, apuntó Pérez.

El equipo de campaña de Trump ha desestimado este viernes su demanda ante las cortes para exigir el recuento de los votos, al estimar que la diferencia es demasiado grande como para redimirla.