IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La reconstrucción de Puerto Rico sigue estancada 4 años después del huracán María

Cerca del 71% de los 63,000 millones de dólares aprobados por el Congreso para la recuperación de la isla no han llegado todavía. Miles de edificios, entre ellos viviendas, escuelas y centros médicos, siguen pendientes de ser rehabilitados y hay constantes cortes de luz.

Por Nicole Acevedo - NBC News

Los recuerdos de haber sobrevivido al huracán María aún persiguen a muchos habitantes de Puerto Rico, cuatro años después de que la tormenta causara terribles estragos en este territorio estadounidense el 20 de septiembre de 2017.

Miles de hogares que quedaron destruidos, muchos de ellos todavía cubiertos con lonas azules, aún esperan a ser arreglados. Los constantes cortes de luz recuerdan a los puertorriqueños que aún no han comenzado las obras esenciales para modernizar la anticuada red eléctrica diezmada por María.

El deterioro de las escuelas, las carreteras, los puentes e incluso las instalaciones sanitarias apuntan a un lento proceso de reconstrucción que aún no ha acelerado su ritmo.

 Un nuevo análisis del Centro para una Nueva Economía (CNE), una entidad de estudios no partidista con sede en Puerto Rico, sostiene que la rehabilitación tras el huracán es sólo uno de los tres "choques sistémicos" que desafían el territorio, junto con la pandemia del COVID-19 y la crisis financiera que comenzó hace una década.

Parte del trabajo más importante de la reconstrucción, que incluye "emprender actividades de mitigación para aumentar la resiliencia y reducir la exposición al riesgo de las poblaciones vulnerables, aún no ha comenzado", destaca el análisis.

[‘Don Millo’, el hombre vivo más viejo del mundo, es puertorriqueño]

El huracán María dejó 90,000 millones de dólares en daños y el Congreso asignó al menos 63,000 millones de dólares para operaciones de emergencia y recuperación. Cuatro años después, cerca del 71% de esos fondos no han llegado a las comunidades del archipiélago isleño. Puerto Rico ha recibido unos 18,000 millones de dólares, según el Grupo de Liderazgo de la Función de Apoyo a la Recuperación de FEMA.

La Junta de Supervisión y Gestión Fiscal, que monitorea las finanzas de Puerto Rico, ha dicho que está previsto que se desembolse el grueso restante de la ayuda después del año fiscal 2025, de acuerdo con Sergio Marxuach, director de políticas de la CNE y autor del análisis.

Creada durante el gobierno de Obama bajo la ley Promesa de 2016, la junta fiscal federal es responsable de reestructurar la deuda pública de Puerto Rico, de 72,000 millones de dólares, después de que las leyes estadounidenses excluyeran arbitrariamente este territorio del código federal de quiebras.

Esto ha dado lugar a duras medidas de austeridad mientras Puerto Rico intenta impulsar su crecimiento económico. 

Profesores, estudiantes y empleados de la Universidad de Puerto Rico protestan por los recortes presupuestarios el 11 de junio de 2021 en San Juan.Alejandro Granadillo/NurPhoto via Getty Images

La precaria situación financiera se complicó aún más con una serie de terremotos destructivos ocurridos a principios de 2020 y la pandemia del COVID-19, lo que dificultó aún más la vida de los 3.2 millones de puertorriqueños que viven en el territorio.

Hasta ahora, Puerto Rico ha recuperado aproximadamente dos tercios de la pérdida de actividad económica que supuso la pandemia. Pero Marxuach destaca que se debe mantener la cautela sobre la recuperación relativamente rápida, ya que se atribuye en gran medida a una reciente inyección de ayuda federal relacionada con la pandemia.

[Estado de emergencia en Puerto Rico por los nuevos terremotos]

"Es preocupante que el crecimiento económico a corto plazo dependa sobre todo de transferencias federales que no controlamos", subraya Marxuach en el informe. "Nos preocupa que estos gastos tengan un impacto positivo temporal en la economía, que pueda retrasar los esfuerzos para desarrollar una estrategia o un plan económico a medio-largo plazo para Puerto Rico", añade.

Se prevé que Puerto Rico reciba 43,500 millones de dólares en ayudas federales relacionadas con el COVID-19 para el año fiscal 2023, según la Junta de Supervisión y Gestión Fiscal.

Power 4 Puerto Rico, una coalición compuesta por organizaciones nacionales, está presionando para que el Gobierno federal aborde los factores estructurales que impiden la recuperación a corto y largo plazo. También está trabajando para reforzar las infraestructuras del territorio estadounidense, condonar su deuda como parte del proceso de reestructuración y aumentar la transparencia y la responsabilidad.

La coalición insta al mandatario Joe Biden y a su Administración a abordar los temas que prometió emprender durante su campaña presidencial.

En esta foto del 7 de septiembre de 2018, se ve un remolque de Coca Cola, destruido un año antes por el huracán María, a un lado de la carretera en Orocovis, Puerto Rico.AP / AP

Según una hoja informativa redactada por Power 4 Puerto Rico y mostrada con antelación a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, Biden ha cumplido algunas promesas de campaña, entre ellas la de liberar la ayuda para huracanes, previamente paralizada, y la de reactivar un grupo de trabajo de la Casa Blanca para Puerto Rico con el fin de avanzar en los esfuerzos de rehabilitar la isla.

Pero aún no ha ordenado revisar la política de austeridad fiscal de la junta fiscal federal, como prometió hacer, así como apoyar una auditoría de la deuda de Puerto Rico y garantizar que los fondos de recuperación beneficien a las empresas locales. 

[Trump bromea con vender Puerto Rico para poder comprar un pedazo de Europa. Y los puertorriqueños le devuelven la broma] 

La junta fiscal federal está promoviendo reformas estructurales en áreas clave como el bienestar social, la energía y la forma de hacer negocios, "que estima tendrán un impacto positivo acumulativo equivalente al 0.75% de la Renta Nacional Bruta para el año fiscal 2026", afirma Marxuach en el informe.

Pero el experto señala que "no está claro, sin embargo, si el Gobierno de Puerto Rico tiene la capacidad de implementar estas políticas" y si éstas tendrán el impacto económico previsto por la junta.