IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los CDC urgen a las personas vacunadas a volver a usar mascarilla en interiores en las áreas con más casos de COVID-19

Las autoridades sanitarias han detectado que las personas inmunizadas pueden contagiar la enfermedad. También aconsejan que los alumnos de primaria y secundaria lleven cubrebocas en clase, independientemente de si están vacunados.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitieron este martes nuevas directrices que aconsejan el uso de mascarillas en espacios interiores a personas vacunadas para protegerse de la pandemia de coronavirus, debido al aumento de casos provocados por la variante delta y al bajo nivel de inmunización.

De la misma forma, recomendaron que todos los alumnos de primaria y secundaria, así como profesores y personal administrativo de estos centros, usen cubrebocas.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, explicó durante una llamada informativa con periodistas de distintos medios que los datos recopilados  hasta ahora han permitido determinar que "la gente tiene el potencial de contagiar", aún si está vacunada. 

Alumnos del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles regresaron a clase en agosto de 2020 usando mascarilla.Jae C. Hong / AP / AP

"Si una persona está en un lugar de alta transmisión y está en contacto con mucha gente, esto puede conducir a una infección. Por eso es importante usar mascarillas", repitió Walensky, quien repitió que el país enfrenta "la pandemia de los no vacunados".

Los estudios han detectado que incluso las personas vacunadas pueden en ocasiones llevar una carga de virus mayor de lo que se creía, pudiendo potencialmente infectar a otras personas pese a no desarrollar ellas mismas la enfermedad, según han indicado fuentes conocedoras de las discusiones de los CDC a la cadena NBC News.

Walensky señaló que "hay que trabajar muy duro para bajar los índices de transmisibilidad en las zonas donde hay más casos" y reiteró que "las vacunas están funcionando muy bien, sobre todo en cuanto al número de muertes y hospitalizaciones".

[Una hispana de 15 años, que no estaba vacunada, permanece en coma inducido tras contagiarse de COVID-19 en Florida]

De hecho, la mayoría de contagios e ingresos en centros médicos son de personas no inmunizadas, subrayó.

Con respecto a los estudiantes, los CDC consideran que "el porcentaje de vacunados es muy bajo" y que parte del "esfuerzo muy grande para que vuelvan a las clases presenciales" pasa por requerir el uso de mascarillas.

Los CDC recomendaron en mayo que las personas vacunadas podían dejar de usar la mascarilla en la mayoría de ocasiones tanto en exteriores como en interiores, debido a la eficacia de la inmunización para prevenir el COVID-19.

Pero por entonces "teníamos una menor incidencia de la variante delta en el país y esperábamos tener a más gente vacunada", reconoció Walensky.El cambio de escenario que ha provocado la alta transmisibilidad de la variante delta y la ralentización de la tasa de vacunación ha llevado a la agencia a modificar sus recomendaciones.

 Las autoridades sanitarias federales siguen creyendo que las personas vacunadas suponen un porcentaje mínimo a la hora de explicar la cuarta oleada de contagios que está sufriendo ahora Estados Unidos, que responde y afecta fundamentalmente a las personas que han decidido no vacunarse pese a que la vacuna es gratuita y salva vidas.

Pero, para maximizar el combate contra esta nueva ola de casos, los CDC recomiendan el uso de mascarillas también para las personas vacunadas en determinadas circunstancias y en las áreas del país más castigadas por la pandemia.

[California, Nueva York y un departamento federal exigen a sus profesionales sanitarios que se vacunen contra el COVID-19]

Otro factor que los CDC han tenido en cuenta es que los datos de eficacia de las vacunas de Pfizer y Moderna (con una protección del 94% tras recibir las dos dosis) también están siendo revisados para tomar en cuenta el impacto de la variante delta. La vacuna sigue siendo eficaz, insisten las autoridades sanitarias, pero es posible que haya aumentado el número de personas que enferman levemente pese a estar inmunizadas.

 En cuanto a a las personas no vacunadas, la anterior directriz de los CDC ya indicaba que debían seguir usando mascarillas tanto en interiores como en algunos casos en exteriores, y esa recomendación se mantiene ahora. En cualquier caso, la principal guía es que deberían vacunarse: es cierto que personas vacunadas pueden enfermar pese a ello, pero los síntomas son leves en la gran mayoría de ocasiones; sin protección, en cambio, se puede acabar en el hospital o en la morgue.