El príncipe Harry y Meghan Markle pueden terminar sin una ciudadanía muy deseada

Su decisión de vivir entre Reino Unido y Canadá puede dejarle a él sin el pasaporte estadounidense, a ella sin el británico, y a los dos como residentes en el alambre.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, se enfrentan a diversos obstáculos migratorios por su decisión de distanciarse de la Familia Real británica y residir parcialmente en Norteamérica.

¿Puede Meghan Markle obtener la nacionalidad británica?

Markle, de 38 años y nacionalidad estadounidense, se casó en mayo de 2018 con Henry Charles Albert David, nieto de la reina Isabel II de Inglaterra y sexto en la línea de sucesión de la corona británica (por detrás de su padre, su hermano mayor y los tres hijos de éste).

Eso la convirtió en duquesa de Sussex, pero no en ciudadana británica, para lo que las leyes locales obligan, entre otros requisitos, a haber vivido en el país por al menos tres años, sin haber salido fuera más de 450 días en ese periodo; además, es necesario demostrar la voluntad de residir en el futuro en el país.

La Reina Isabel II informó el 13 de enero de que Harry y Meghan planeaban pasar tiempo en Reino Unido y Canadá durante un “periodo de transición” tras abandonar sus tareas profesionales con la Familia Real.

En cualquier caso, un portavoz de la pareja ha indicado que “no hay cambios en el hecho de que ella sigue tramitando su ciudadanía británica”, según ha informado este jueves el diario Daily Mail.

“No hay ningún daño en estar fuera, siempre y cuando pase la mayor parte del tiempo aquí”, ha indicado el abogado Philip Trott al diario británico The Times, especialmente porque las autoridades migratorias pueden usar “una discreción general” en lo que se refiere a los tiempos obligados de residencia.

¿Puede el príncipe Harry obtener la nacionalidad estadounidense?

Para lograr la nacionalidad por matrimonio con una estadounidense, un ciudadano extranjero debe ser mayor de 18 años (Harry tiene 35) y llevar al menos tres años casado y con permiso de residencia permanente (green card).

Además, debe haber residido de forma continua en el país durante ese tiempo, es decir, ha tenido que pasar al menos 18 de esos 36 meses aquí. Así pues, residir en Reino Unido o en Canadá podría ser un problema, si bien es cierto que Harry no ha declarado públicamente que quiera optar a conseguir la green card.

Se le exigiría también hablar y leer en inglés, conocer la historia y el sistema de gobierno estadounidense, y tener una moral intachable.

El primer paso para Harry, como para cualquier otro inmigrante, sería que su esposa completara el formulario I-130 para solicitar que se le permita residir y trabajar en el país (si es que ser príncipe es un empleo).

Obtendría así una green card provisional por dos años; una vez agotado ese plazo, si sigue casado con Markle y el matrimonio no resulta ser un fraude orquestado para que el príncipe logre la nacionalidad, Harry podría optar y conseguir una green card y, tres años después, ser naturalizado.

El príncipe Harry saluda a niños en los jardines del Palacio de Buckingham el 16 de enero de 2020AP / AP

El príncipe Harry saluda a niños en los jardines del Palacio de Buckingham el 16 de enero. / AP

¿Pueden Harry y Meghan vivir indefinidamente en Canadá?

Aunque Isabel II es también reina de Canadá (un título sólo formal en esta antigua colonia británica), las leyes locales no otorgan privilegio alguno a los miembros de la Familia Real a la hora de lograr la ciudadanía.

 Así, se enfrentarían al mismo reto: deben residir allí por un periodo de cinco años, sin faltar más de 1,095. Por supuesto, también pueden aplicar para obtener un visado de trabajo que les permita lograr la residencia.

A falta de saber cómo se ganará la vida la pareja tras su decisión de no depender económicamente de la reina, Harry ha hecho este jueves  su primera aparición pública tras el anuncio, participando en el sorteo de la Copa Mundial de Rugby 2011 con jugadores de todo el mundo en el Palacio de Buckingham.

Harry vio un partido de exhibición entre un grupo de niños de una escuela primaria cercana, y posó antes las cámaras frente a un gran grupo de fotógrafos, periodistas y camarógrafos. Cuando se disponía a regresar al palacio, un periodista le gritó: “¿Cómo van las discusiones sobre su futuro?”. No respondió.

Así las cosas, la pareja puede pasar seis meses como visitantes en Canadá, sin permiso para trabajar allí (a menos que Markle tenga la residencia por los largos periodos que pasó allí grabando una serie de televisión como actriz).

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau -quien le dio la bienvenida a los duques en el país- sí podría declararlos  personas de gran beneficio económico social o cultural para Canadá, lo cual facilitaría su proceso de residencia.

Meghan, que voló a Canadá tras el anuncio, ya ha hecho su primera aparición pública en ese país, visitando la sede de una organización femenina en Vancouver, la ciudad donde pasó las vacaciones de Navidad.

 (Editado por Ivette Leyva)