Julián Castro apoya a Elizabeth Warren tras retirarse de la contienda presidencial. ¿Cuán popular es la senadora entre los latinos?

Esta nueva alianza de Warren con el que era el único aspirante latino a la presidencia podría favorecerla entre los votantes hispanos, de cara a las elecciones de noviembre. La senadora es menos popular que sus contrincantes entre este sector, pero sus números de aceptación han visto una mejoría.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

La carrera presidencial para disputarle la Casa Blanca a Donald Trump en las elecciones de noviembre próximo perdió el jueves pasado al único latino que aspiraba al mayor puesto político de Estados Unidos: el precandidato demócrata Julián Castro.

Luego de no conseguir los apoyos necesarios en las encuestas ni las donaciones suficientes, el exsecretario de Vivienda de la administración Obama dijo adiós a la contienda, resaltando que su lucha “por un Estados Unidos donde todos cuenten” seguirá en pie.  

Este lunes, Castro —quien lanzó su campaña hace un año— retomó las mismas palabras al anunciar en Twitter su apoyo a la senadora Elizabeth Warren como candidata presidencial por el Partido Demócrata.

“Hoy estoy orgulloso de respaldar a Elizabeth Warren para presidente. Elizabeth y yo compartimos una visión de Estados Unidos donde todos cuentan. Un Estados Unidos donde las personas —no las ricas o las que tienen buenas conexiones— son lo primero”.

Y agregó: “Estoy orgulloso de unirme a ella en la lucha por un gran cambio estructural”.

Castro, de 45 años, también dijo en un video que acompaña su mensaje que la senadora de Massachusetts es "la candidata más calificada y mejor equipada para ganar la nominación" y sacar a Trump de la presidencia.

"Nadie está trabajando más duro que tú", se le oye decir al político de origen mexicano en el material, donde aparecen juntos y donde el excandidato resalta sus raíces latinas a través de la historia de su familia de inmigrantes.

Durante meses de contienda preelectoral, el exalcalde de San Antonio (Texas) ha mantenido una relación exenta de choques con la senadora.

Warren respondió al apoyo alabando el trabajo de su excontrincante: “Has sido una voz poderosa para un cambio audaz y progresivo y me siento honrada de contar con tu apoyo”.

 “Juntos, lucharemos para asegurarnos de que cada familia en Estados Unidos tenga un camino hacia las oportunidades”, dijo.

La campaña de la senadora anunció minutos después que ambos aparecerán juntos en un acto electoral este martes en Nueva York.

Lucha por el voto latino

A solo semanas del primer caucus en Iowa y menos de un año para las elecciones generales de 2020, el Partido Demócrata tiene alrededor de una docena de precandidatos, ninguno de los cuales se ha despuntado como favorito ni ha sido capaz de recolectar mayor ayuda que Trump.

El mandatario, quien busca ser reelegido en medio de un proceso de juicio político por el escándalo de Ucrania, ha conseguido el mayor soporte hasta el momento. Solo en el último trimestre de 2019, su campaña dijo haber recaudado US$46 millones, lo que supera por un largo trecho las donaciones hechas a cualquiera de sus otros contendientes.

Latinos votan en Los Ángeles, California, durante las elecciones presidenciales de 2016.Getty Images / Getty Images

Latinos votan en Los Ángeles, California, durante las elecciones presidenciales de 2016. Foto: Getty Images.

Dentro de los precandidatos demócratas, Warren es una de las cuatro que ha logrado el apoyo suficiente para participar en todos los debates presidenciales de su partido, junto a otros como el ex vicepresidente Joe Biden, el senador por Vermont Bernie Sanders y el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg.

Tanto para ella como para sus rivales, el apoyo de los hispanos para hacerse con el poder en Washington es vital: la comunidad latina es el grupo demográfico electoral de más rápido crecimiento en Estados Unidos.

En el país existen más de 29 millones de votantes latinos inscritos, lo cual representa cerca del 13% de todo el electorado del país. Desde las elecciones de 2016, dos millones más han sido habilitados para votar debido a que alcanzaron la mayoría de edad, de acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew.

Trump perdió parte del escaso apoyo que tenía entre este sector, en gran medida como consecuencia de su política de tolerancia cero en temas de inmigración y su retórica de rechazo hacia los latinos. Una encuesta de UnidosUS desarrollada a finales de 2019 y citada por NBC News, arrojó que solo uno de cinco latinos (el 21%) tiene intenciones de reelegir al mandatario en 2020.

El reto de Warren

Pero eso no significa que los demócratas saldrán favorecidos entre los votantes latinos. La misma encuesta dice que menos de seis de cada diez hispanos tienen intenciones de votar en las primarias. Los votantes entrevistados, asegura, lo que más anhelan en un candidato es que valore la diversidad y sea capaz de unir a los ciudadanos.

En este contexto, el apoyo de Castro a Warren podría ser crucial, aún más teniendo en cuenta que la senadora está rezagada respecto a rivales como Sanders y Biden en cuanto a la aceptación de los votantes latinos.

Como nieto de inmigrantes mexicanos y conocido vocero contra la retórica antiinmigrante de Trump, el ahora excandidato podría favorecer a Warren sobre todo en importantes estados como California y Texas, donde nació Castro y donde la población inmigrante con derecho al voto es de las más altas del país.  

Los retos de la senadora entre esta comunidad, sin embargo, siguen siendo abundantes.

"(Warren) Comenzó su campaña con un déficit entre los votantes latinos, y es realmente desconocida para este electorado", dijo al diario LA Times Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO Educational Fund, una organización sin fines de lucro que promueve el compromiso cívico entre la comunidad.

MIAMI, FLORIDA - JUNE 26: (L-R) Former housing secretary Julian Castro, Sen. Cory Booker (D-NJ) and Sen. Elizabeth Warren (D-MA) react during the first night of the Democratic presidential debate on June 26, 2019 in Miami, Florida. A field of 20 Democratic presidential candidates was split into two groups of 10 for the first debate of the 2020 election, taking place over two nights at Knight Concert Hall of the Adrienne Arsht Center for the Performing Arts of Miami-Dade County, hosted by NBC News, MSNBC, and Telemundo. (Photo by Joe Raedle/Getty Images)Getty Images / Getty Images

El ex aspirante presidencial demócrata Julián Castro (izq.) junto a la senadora Elizabeth Warren durante el primer debate del Partido Demócrata en Florida, en junio de 2019. Foto: Getty Images.

Vargas recalcó también que la senadora necesita un "esfuerzo sólido" para presentarse ante esta comunidad como una candidata que entiende a los latinos. "Ese es el primer paso que debe hacer la campaña, incluso antes de entrar en propuestas de política”, aseguró.

Para fomentar esta relación, la demócrata de Massachusetts ha aparecido en actos electorales con carteles en español que traducen el eslogan de su campaña: “Soñar en grande, Luchar con todo” (Dream Big, Fight Hard). También se ha reunido con líderes de comunidades locales y con organizaciones que luchan por los derechos de los inmigrantes.

El tema de la inmigración, especialmente sensible entre los latinos, se ha convertido en uno de sus bastiones de campaña. Después de que Castro planteara el tema de despenalizar el cruce fronterizo el verano pasado, Warren adoptó rápidamente sus ideas. En una entrevista con MSNBC hace algunos meses, dijo que suscribía la posición de Castro de “cambiar la forma en que tratamos a las personas que vienen aquí y que no tienen documentos”.

A pesar del largo camino que tiene por delante, estos esfuerzos le han ganado a la senadora una posición ligeramente más favorable entre el electorado hispano.

Según una encuesta nacional desarrollada por la coalición Latino Decisions, especializada en este sector, a mediados de septiembre el 15% de los votantes primarios demócratas latinos tenía la intención de votar por Warren, en comparación con el 7% solo tres meses antes, en junio.

Analistas señalan que su rezago respecto a otros candidatos también responde a que los votantes latinos son notoriamente difíciles de cortejar para los políticos, en parte porque esperan que la campaña esté avanzada para prestarle atención. Esta dinámica, piensan algunos, tiende a favorecer a los candidatos que tienen una reputación establecida, como Biden, quien ha sido conocido durante años por su puesto como vicepresidente y Sanders, quien ya saltó a la fama nacional tras su candidatura presidencial en 2016.

Mira también: 

Sondeo de Telemundo muestra las tendencia del voto latino

Lanzan campaña para movilizar y fortalecer el voto latino en 2020