Decenas de migrantes desesperados cruzan a pie el río que separa Guatemala y México

El gobierno de México anunció que ya atendió la solicitud de asilo de 640 integrantes de la caravana, desde embarazadas, niños, ancianos y discapacitados

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Decenas de migrantes hondureños decidieron hoy cruzar a pie el río Suchiate, que separa a Guatemala de México, en su afán por llegar a Estados Unidos.

Las personas, agarradas a un lazo, continuaron con la caravana sobre el agua, debido a la desesperación que reina en el ambiente porque la Policía mexicana solo ha dejado pasar a pequeños grupos a su territorio.

 Unas 3.000 personas durmieron la noche del viernes sobre el puente de este río y este sábado esperaban cruzar a México.

El Gobierno de México intenta hoy darle cauce legal al desafío que le plantea la caravana de migrantes hondureños, que esperan luz verde para entrar al país por la frontera sur o que a cuentagotas cruzan en balsas el río Suchiate.

Por el momento, México informó hoy que 640 migrantes han solicitado refugio en el país en el punto fronterizo Suchiate, a cuyas puertas se agolpan miles de miembros de la caravana hondureña que buscan ingresar a su territorio.


Durante la recepción de extranjeros en Ciudad Hidalgo, frontera con Guatemala, el Instituto de Migración de México ya "atendió a 640 migrantes que han presentado solicitud de refugio", informó la Secretaría de Gobernación en un comunicado.


El ministerio aseguró que durante los trámites, se ha estado "privilegiando en todo momento el derecho humano que tiene cualquier extranjero de recibir protección del Estado Mexicano".


Ante la caravana de migrantes hondureños que llegó este viernes a su frontera sur, México ha mantenido una política de puertas abiertas y sus funcionarios de migración pactaron con dirigentes de los migrantes tener una entrada ordenada al país.


Este viernes, un grupo de migrantes intentó entrar por la fuerza a territorio mexicano, donde el Gobierno desplegó policías desarmados, algunos de los cuales resultaron lastimados, de acuerdo con las autoridades.


Gobernación detalló que durante los trámites de ingreso, se han atendido 164 mujeres, algunas con un avanzado embarazo, a 10 menores con edades de los tres meses a los 17 años, adultos mayores y discapacitados, e incluso a un niño que viajaba solo.


Reiteró que el procedimiento de recepción de extranjeros se inicia en sus instalaciones de migración en Ciudad Hidalgo, de donde pasan a un albergue que se ha preparado para que sean atendidos.


El Gobierno de México reiteró su compromiso de "salvaguardar los derechos humanos de los migrantes" mediante flujos legales, ordenados y seguros. 

En un mensaje en cadena nacional, difundido este viernes, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que "México no permite ni permitirá el ingreso" irregular y mucho menos violento y a cambio ofreció apoyo a quienes desean entrar "respetando las leyes".

"El ingreso violento a nuestro país" atenta contra la soberanía del país y además supone un "riesgo a los propios migrantes, especialmente a niños, niñas, mujeres y adultos mayores", subrayó el mandatario mexicano.

Alrededor de 2.000 migrantes han cruzado ya a México y se encuentran establecidos en campamentos mientras cumplen sus trámites migratorios.

Las condiciones de calor y de humedad, con temperaturas que alcanzan los 29 grados centígrados, han hecho que muchos de los migrantes busquen alimentos y agua para evitar riesgos a la salud, especialmente para los niños.

Oficiales mexicanos de Migración se acercaron a primera hora de este día a los dirigentes de la caravana para proponerles una entrada ordenada y después de ello, se ha comenzado a repartir turnos para atenderlos.

Personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos se mantiene a la expectativa para prevenir posibles violaciones de garantías en el caso de los migrantes.

Además, el Gobierno del estado mexicano de Chiapas desplegó refugios temporal en el centro de Ciudad Hidalgo, para atender a los migrantes, según informó Gerardo Hernández, de la oficina de protección civil del Suchiate.

Según el funcionario a este esfuerzo se han sumado más de 10 municipios para cumplir la demanda de atención médica, comida, agua en estos refugios

Al mismo tiempo, se observa una constante actividad en el Suchiate, río que los habitantes de Tecún Uman y de Ciudad Hidalgo, acostumbran cruzar en balsas de madera con neumáticos inflados, y que ahora transportan migrantes.

Las autoridades mexicanas aún no han dado respuesta al clamor de los migrantes de permitir el libre acceso, aseguró a Efe Milagros Cerón, quien viaja con dos hijas y que pide que México les permita pasar para dirigirse a Estados Unidos.

"Que nos apoyen, no nos vamos a quedar en México, solo vamos a pasar", asegura Milagros, quien se queja de que en su país ya no se puede vivir por la delincuencia, la falta de trabajo y los aumentos de servicios como la electricidad.

A los esfuerzos del Gobierno de México por encauzar la crisis que representan la caravana hondureña, que salió el 13 de octubre de San Pedro Sula, el Gobierno de Guatemala informó de que se han trasladado a la frontera con Honduras a más de 1.900 migrantes que intentaban llegar a Estados Unidos a pie para tener un futuro mejor.

Los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, han hablado por teléfono con su homólogo mexicano para coordinar el plan migratorio que atenderá a los migrantes hondureños.

Frente a esta éxodo que ha saturado el puente fronterizo de México con Guatemala, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha respondido con amenazas de enviar militares a la frontera sur en caso de que México lo detuviera a la caravana.

Trump ha advertido también a Guatemala, El Salvador y Honduras de que cortaría la ayuda estadounidense si los migrantes ingresan al territorio norteño.