Ciudadano sirio es arrestado tras varios meses en el aeropuerto de Kuala Lumpur

Hassan al Kontar sobrevivió gracias a comidas de aerolínea y durmió en un colchón en el suelo para evitar regresar a su país, devastado por la guerra.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Un ciudadano sirio que estuvo casi siete meses varado en un aeropuerto de la capital de Malasia fue sacado del lugar y detenido.

Hassan al Kontar, de 36 años, había estado viviendo en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur desde el 7 de marzo y se negaba a regresar a su país devastado por la guerra, en medio de temores de sería arrestado por evadir el servicio militar.

Este martes, la agencia de refugiados de Estados Unidos confirmó su arresto a NBC News.

No estaba claro por qué Al Kontar había sido detenido ni el sitio en donde permanecía tras su detención.

Un día antes, el hombre había publicado imágenes de su infancia en Twitter.

 “Estoy realmente cansado -había declarado Kontar en mayo pasado en una entrevista con NBC News-. Sigo gritando que no soy un mal tipo, no soy un cobarde; puedo pelear, pero esa no es mi lucha. Es la lucha de alguien más en mi tierra”.

Antes de que estallara la guerra civil en Siria en 2011, Al Kontar vivía lo que se consideraría una vida normal y trabajaba como gerente de marketing de seguros en los Emiratos Árabes Unidos.

Luego fue llamado para el servicio militar, pero después de negarse a regresar, Al Kontar dijo que en 2012 la embajada siria en Emiratos Árabes Unidos se negó a renovarle su pasaporte. Eso significaba que su permiso de trabajo no sería renovado, por lo que el hombre perdió su trabajo, aunque permaneció en ese país por seis años más.

Detenido por las autoridades de los Emiratos en 2017, finalmente Al Kontar fue enviado a Malasia, uno de los pocos países que aceptó a ciudadanos sirios sin visa hasta por 90 días.

Luego de que fracasara su intento de obtener una visa permanente, el hombre decidió viajar a Ecuador, otro de los países que acepta a ciudadanos sirios sin visa. Pero en el último minuto la aerolínea se negó a dejarlo volar.

Más tarde, Al Kontar intentó viajar a Camboya, pero a principios de marzo fue enviado de regreso al aeropuerto de Kuala Lumpur.

De ahí que estuviera varado en el aeropuerto de la capital de Malasia hasta este lunes.

Durante todo ese tiempo, Al Kontar se alimentó de las comidas de la aerolínea que le aportaron los miembros del personal y durmió en un colchón en el suelo.

Charlie Yaxley, portavoz de ACNUR, informó que al Kontar había sido arrestado en la noche del lunes.

“Actualmente estamos dándole seguimiento con las autoridades de Malasia y les hemos reiterado la necesidad de respetar las leyes internacionales pertinentes", agregó Yaxley, en particular sobre las devoluciones a la fuerza de un refugiado o solicitante de asilo a su país de origen.

Andrew Brouwer, el abogado de Al Kontar que radica en Canadá, le dijo a NBC News el martes que estaba evaluando la situación.

Mientras, ni el aeropuerto de Malasia ni las autoridades locales de inmigración respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

En abril pasado, al Kontar le solicitó asilo a Canadá, pero un grupo de voluntarios que ayudaron en su caso aseguró que este proceso podría demorar hasta 23 meses.