El primer ministro de Islandia ofrece su renuncia frente a escándalo de Panamá

El primer ministro de Islandia ofrece su renuncia frente a escándalo en Papeles de Panamá

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El primer ministro de Islandia ofrece su renuncia frente a escándalo en Papeles de Panamá, según informan medios locales, a pesar de haber rechazado originalmente un pedido del primer ministro de disolver el parlamento y convocar rápidamente a elecciones debido a una disputa sobre negocios impositivos extraterritoriales.

El presidente Olafur Ragnar Grimsson dijo que quiere consultar con otros dirigentes partidarios antes de acceder a poner fin al gobierno de coalición entre el Partido Progresista de centro-derecha del primer ministro Sigmunder David Gunlaugsson y el Partido Independencia.

"Necesito determinar si hay apoyo para disolver el parlamento en la coalición gobernante y en otros.

El primer ministro no pudo confirmarme esto y por lo tanto no estoy preparado en este momento para disolver el parlamento", afirmó.

Agregó que se propone reunirse con el socio de la coalición de gobierno "en unas pocas horas" para discutir la crisis causada por la filtración masiva de documentos de una firma panameña que documenta un abuso generalizado de los paraísos fiscales.

El acosado primer ministro enfrenta presiones crecientes para que renuncie debido a las supuestas operaciones financieras extraterritoriales suyas y de su esposa que, según legisladores de oposición, representan un significativo conflicto de intereses con su cargo.

Miles de ciudadanos protestaron frente al parlamento el lunes para exigir su renuncia.

Documentos financieros filtrados indican que Gunlaugsson y su esposa crearon una compañía llamada Wintris en las Islas Vírgenes Británicas con ayuda de la firma de abogados panameña.

Se le acusa de conflicto de intereses por no revelar su participación en la compañía, que tenía intereses en bancos islandeses en quiebra que su gobierno tenía la responsabilidad de supervisar.

Gunlaugsson ha negado haber cometido delito alguno y asegura que él y su esposa han pagado todos los impuestos. El impacto de las revelaciones en Islandia ha sido espectacular, aunque también altos funcionarios en Rusia, China, Ucrania y otros países enfrentan interrogantes sobre transacciones posiblemente dudosas.

La filtración de los documentos ha suscitado reclamaciones de transparencia y reformas.

Arni Pall Arnason, líder de la Alianza Social Demócrata de oposición, dijo que la posición de Gunlaugsson es insostenible. "Creo que es evidente que no podemos tolerar un liderazgo asociado con bienes extraterritoriales", afirmó.

"Islandia no puede ser el único país democrático de Europa Occidental con un liderazgo político en esa posición". Islandia, una nación insular en el Atlántico Norte con 330.000 habitantes, se vio conmovida por una prolongada crisis financiera cuando sus principales bancos comerciales se desplomaron en una semana en 2008. En ese entonces, protestas generalizadas contribuyeron a la caída del gobierno.