Cómo influye Google en nuestra vida y por qué el Departamento de Justicia lo acusa de monopolio

Basta con introducir una palabra en el buscador para detectar el impacto que tiene su forma de seleccionar los resultados. Un estudio destaca además otro dato preocupante.
/ Source: Telemundo

Google se ha convertido en nuestro portal al mundo, al que acudimos para encontrar la mejor camiseta, un restaurante en nuestra área, las últimas noticias o hasta consejos médicos. Y ese parece ser el problema: el gigante tecnológico tiene el poder de guiarnos hacia productos e ideas y, en última instancia, decisiones. 

Legisladores y defensores de los consumidores llevan tiempo acusando a Google de abusar de este dominio en las búsquedas de internet y publicidad en línea, y el Departamento de Justicia ha demandado esta semana a la compañía por supuesto monopolio. 

¿Pero cómo nos afecta a nosotros, los usuarios? Para saberlo, basta con buscar una palabra en el navegador. 

 

Se muestra un letrero de Google en uno de los complejos de oficinas de la compañía en Irvine, California, EE.UU., 27 de julio de 2020.REUTERS

En segundos, Google nos ofrece una lista de opciones que varían según la ubicación, el historial de búsqueda y si estamos en una computadora portátil o en un teléfono móvil. Sin embargo, hay algo que se mantiene: los resultados priorizan avisos publicitarios y recomendaciones que en su mayoría refieren a páginas, productos y servicios de, precisamente, Google. 

Un análisis del periódico The Washington Post con el servicio Wayback Machine, una especie de máquina del tiempo de internet, muestra cómo esta práctica se ha intensificado en los últimos 20 años

Esa base de datos tiene guardados los resultados de búsquedas en Google desde el año 2000, y a lo largo de los años se puede ver cada vez más espacio dedicado a publicidades y enlaces a aplicaciones de Google como Maps y YouTube.

Para ver un enlace a un sitio web que no ha pagado publicidad o no pertenece a la compañía, en ocasiones hay que bajar hasta la quinta o sexta opción en la lista de resultados o más. 

Un estudio reciente de la organización sin fines de lucro The Markup encontró además que, de 15,000 consultas populares recientes, Google dedicó el 41% de la primera página de resultados de búsqueda en teléfonos móviles a productos propios, incluidos sus sitios y respuestas directas. 

Google ha indicado en respuesta que realiza más de 3,000 mejoras cada año y que prioriza información que considera útil, perfeccionando su sistema para mejorar la experiencia del usuario. Una portavoz de la compañía cuestionó además el estudio de The Markup, asegurando que se basa en una muestra no representativa de búsquedas.

 

 

Un informe de la Cámara de Representantes publicado recientemente acusa a Google de obligar a otras empresas a usar su tecnología para lograr un lugar prioritario en los resultados de búsqueda. Los investigadores del Comité de Asuntos Judiciales concluyeron que Google y las otras tres compañías tecnológicas más grandes del mundo, Amazon, Apple y Facebook, necesitan nuevas regulaciones para asegurar la equidad y la competencia.

No sólo las grandes compañías pueden sentir que sus ingresos dependen de que tan bien logren posicionarse en el buscador. El algoritmo de búsqueda, que se mantiene en secreto, afecta el acceso de usuarios a servicios de todo tipo, incluso algunos tan esenciales como la salud. Un médico sin recomendaciones en el servicio de Google no logrará alcanzar los primeros lugares, aunque cuente con cientos de positivos en páginas como ZocDoc.com.

[Un reporte del Congreso concluye que Amazon, Apple, Google y Facebook tienen un "poder monopólico"] 

Los anuncios de Google también podrían ser ahora más difíciles de detectar. Los anuncios publicitarios solían tener fondos de color, primero celeste y luego amarillo, y etiquetas, pero hoy su diseño puede ser confuso. Los enlaces de publicidades son blancos y tienen la palabra “anuncio” en tamaño pequeño sobre un margen. La compañía asegura que el nuevo diseño es más ordenado y se basa en estudios realizados con los propios usuarios. 

La investigación del Congreso no buscaba desmantelar a ninguna de las empresas. En su lugar, propone una amplia revisión de la ley antimonopolio de Estados Unidos. La demanda presentada por el Departamento de Justicia, en tanto, tampoco busca cambios estructurales en la compañía por el momento. 

 

 

"La gente usa Google porque decide hacerlo, no porque se vea obligada a hacerlo o porque no pueda encontrar alternativas", respondió Google ante la denuncia judicial. 

La gigante tecnológica está en parte en lo cierto. Más del 88% de las búsquedas online en Estados Unidos se realizan usando su buscador, según el sitio de análisis de estadísticas en línea StatCounter. 

[‘Google My Business’: la herramienta que ayuda a los pequeños negocios durante la pandemia]

Sin embargo, la demanda alega en contraposición que la compañía utiliza miles de millones de dólares recaudados de sus anunciantes para asegurarse de que los fabricantes de teléfonos celulares preestablezcan el motor de búsqueda predeterminado de Google en los navegadores. 

Uno de los últimos riesgos de este dominio son las llamadas respuestas automáticas que Google incorporó en sus resultados recientemente. Ante una búsqueda, ofrece preguntas relacionadas y una vista previa de respuestas seleccionadas por el software de Google. En la era de noticias falsas y desinformación, el riesgo es que datos de fuentes no confiables o autorizadas se filtren allí para miles de millones de personas.

Con información de The Associated Press y Washington Post