IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Trump admite que está bloqueando dinero para el Servicio Postal porque los demócratas quieren ampliar el voto por correo por la pandemia

La votación por correo será históricamente alta en las elecciones presidenciales por el coronavirus. Eso, más una deuda multimillonaria y los ataques del presidente, tienen en jaque a la agencia de correos.
/ Source: Telemundo

WASHINGTON.— El presidente, Donald Trump, sugirió este jueves que está reteniendo dinero intencionalmente del Servicio Postal para minar su capacidad de procesar la votación por correo en las elecciones presidenciales de 2020.

"Necesitan ese dinero para que la Oficina de Correos funcione y pueda recibir todos estos millones y millones de boletas", dijo Trump en la cadena Fox Business sobre los estados que están implementando la votación universal por correo. "Pero si no obtienen esos dos elementos, eso significa que no puede tener voto universal por correo, porque no están equipados para hacerlo", añadió.

Trump lleva meses atacando la votación por correo como propensa al fraude, pese a que no hay evidencia de que eso sea cierto (y el mismo votó así en las primarias), según le dijo a Noticias Telemundo Amber McReynolds, una de las principales expertas en el voto por correo en el país.

[Siga nuestra cobertura de las elecciones presidenciales 2020]

Estas serán unas elecciones marcadas por la pandemia del coronavirus, lo que hará (y ya lo ha hecho, durante las primarias) que el voto por correo sea históricamente alto: en algunos estados se multiplicará hasta 10 veces, dijo McReynolds.

Eso, junto con la deuda de miles de millones de dólares del Servicio Postal, su liderazgo sin experiencia y los ataques del presidente, crean una posibilidad muy real de que el Servicio Postal se desborde.

La agencia de hecho dijo en audiencias en el Congreso en días pasados que podría quedarse sin fondos tan temprano como septiembre, a solo dos meses de la votación. Por esto, el sindicato de trabajadores postales lanzó una campaña pidiendo a los ciudadanos que llamen a sus representantes en el Congreso para interceder por ellos.

Aunque se prevé que hasta un 70% del voto se emitirá por correo y que grupos como el Centro para Política Bipartidista dicen que no existe fraude electoral masivo, eso no convence a los republicanos, quienes, liderados por Trump, buscan recortarle fondos al Correo para sus operaciones.

Trump además dijo el lunes pasado que el Servicio Postal tiene “equipos muy viejos” y que ha tenido que manejar un aumento considerable en el volumen de entregas que hace a diario desde que empezó la pandemia, ya que las compras por internet, de sitios como Amazon, se ha disparado.

“Esto es una tremenda carga para el Servicio Postal, pierde una fortuna y lo ha hecho durante muchos, muchos años, durante décadas”, dijo.

[Trump sugiere retrasar las elecciones presidenciales]

El presidente sin embargo no mencionó que su propio gobierno había bloqueado los 25,000 millones de dólares que el Congreso aprobó en marzo, y que ofreció en su lugar préstamos por 10,000 millones de dólares a cambio de que la agencia iniciara reformas.

Recortes, demoras y deudas

En sus ataques, Trump tampoco mencionó que un importante donante republicano, fiel seguidor del presidente, y ahora director general de Correos, Louis DeJoy, ha adoptado medidas para recortar gastos que, según los carteros, ya han generado demoras en la entrega del correo.

DeJoy, un ejecutivo de Carolina del Norte, ha donado más de dos millones de dólares a campañas republicanas desde 2016, y el pasado 13 de julio puso en marcha medidas, según él, para reducir la deuda del Servicio Postal. de 161,000 millones de dólares, según calculó la Oficina de Responsabilidad del Gobierno.

Algunos de esos cambios incluyen eliminar el pago de horas extra, recortar las operaciones de las máquinas que organizan el correo, y exigir que, si es necesario, los carteros dejen para el día siguiente el correo que no puedan distribuir en sus turnos diarios.

La agencia afronta pérdidas financieras, que se han acumulado desde hace más de una década, y mantiene un déficit presupuestario que le impide cubrir sus gastos. La era digital ha provocado un descenso en el volúmen de envío, a lo que se suma un modelo de negocios fallido, según dijo DeJoy recientemente, advirtiendo de una “inminente crisis de liquidez”.

Pero el presidente del Sindicato de Carteros Estadounidenses, Mark Dimondstein, le dijo a la prensa que los clientes se han quejado de retrasos de al menos dos días en la entrega de correo, y eso hace temer que haya demoras significativas en noviembre.

“Nos están pidiendo que, en algunas situaciones, retrasemos el correo; hay cambios en el transporte del correo y en los horarios de los carteros… esto nos preocupa mucho. Nuestros carteros en primera línea y los propios clientes se están quejando de demoras” en las últimas dos semanas, explicó Dimondstein a MSNBC, cadena hermana de Telemundo.

Cuando se le preguntó la razón de los cambios, Dimondstein apuntó a la conocida “hostilidad” de la Administración Trump y su deseo de privatizar el servicio de correos. Añadió que DeJoy haría bien en recordar que el USPS no es un “negocio” sino un “servicio democrático para todos los estadounidenses”, sea que vivan en zonas remotas y rurales, o en grandes urbes.

El USPS dijo en un comunicado que ha registrado demoras por la pandemia del coronavirus, particularmente en el correo desde y hacia China y Europa, por la cancelación de vuelos y otras restricciones.

La polarización en Washington alcanza a la Oficina de Correos

Los demócratas y grupos afines acusan a la Administración Trump y sus aliados de que, detrás de sus ataques al USPS, está un intento descarado de suprimir el voto de las minorías como los latinos y los negros, quienes suelen votar por los demócratas. Los acusan de hacerlo promoviendo la desinformación sobre el voto por correo, circulando falsedades sobre fraude inexistente, y valiéndose de las instituciones del Gobierno para erigir barreras e impedir que más gente vote.

¿Qué dicen Trump y sus partidarios, y por qué aseguran que el voto universal por correo se presta para el fraude masivo?

Jerelyn Hampton, gerente de procesamiento de boletas, clasifica las boletas de votación por partido para las primarias presidenciales en las elecciones del Condado King en Renton, Washington, el 10 de marzo de 2020. Foto de Jason Redmond / AFP via Getty Images

“Nadie está en contra del voto por adelantado, del voto por correo, o del voto en ausencia. Sí hay un problema en que se envíen papeletas no solicitadas de forma universal”, le dijo a Noticias Telemundo, Alfonso Franco, un estratega republicano.

No hay manera de verificar si la gente es elegible, especialmente si se mudan de domicilio o han fallecido, agregó.

Al igual que Trump, Franco criticó que en Nueva York aún no se sepan algunos ganadores de las primarias debido a disputas por las papeletas por correo, o que Nevada planea enviar papeletas por correo de forma automática a todos sus votantes, aunque no las hayan pedido.

El Correo Postal se defiende

En declaraciones a Noticias Telemundo, Martha Johnson, portavoz de USPS, reiteró que, según el director general DeJoy, la condición financiera de la agencia no afectará ni el procesamiento ni la entrega de correo electoral y político, así haya un gran volumen de votos por correo debido a la pandemia del COVID-19.

“Como hemos dicho repetidamente, el Congreso y la Comisión Reguladora de Correos deben adoptar reformas legislativas y reguladoras para ayudar a corregir esta situación”, y que USPS pueda seguir abasteciendo las necesidades de los clientes, señaló.

La agencia, que financia sus operaciones con lo que recaba en servicios, sólo podrá sobrevivir si ofrece servicio eficiente, rápido, a precio razonable, y de alta calidad, afirmó.

Johnson dijo que el USPS va a monitorear cualquier impacto en el servicio de correo, y tomará medidas correctivas necesarias.  

Por otra parte, el servicio de correos ha dicho que cuenta con un proceso “eficaz y seguro” para que los ciudadanos puedan recibir sin trabas información de sus candidatos y grupos de intereses especiales, y también puedan participar en los comicios.

“El Servicio Postal está comprometido con la entrega de correo electoral de manera oportuna. Utilizamos un proceso robusto y verificado para asegurar el manejo adecuado de todo correo electoral, incluyendo las papeletas de votación”, afirmó el USPS.

Consejos para los votantes

El USPS ha dejado en claro que los votantes también tienen que poner de su parte: tienen que entender todos los requisitos en sus distritos electorales para la entrega puntual de las papeletas de votación por adelantado.

Por ejemplo, los votantes tienen que asegurarse de utilizar servicios de primera clase (“First-Class Mail), o incluso pagar más por un servicio más rápido para devolver sus papeletas de votación por correo. Típicamente, los sobres con estampillas de primera clase toman entre dos y cinco días para llegar a su destino, dice el USPS.

Los votantes también deben solicitar sus papeletas para votar en ausencia (absentee ballot, en inglés) lo más pronto posible, y al menos 15 días antes de la fecha de las elecciones.

Si los votantes están dentro del país, entonces deben devolver las papeletas por correo al menos una semana antes de que venza el plazo fijado por las autoridades en su estado.

El grupo Vote.org ha elaborado una lista que explica tanto el plazo para solicitar las papeletas como el plazo para que éstas tengan el sello apropiado de USPS y se envíen a tiempo para que cuenten para la fecha de las elecciones.