IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Astrónomos revelan un 'mapa del tesoro' para encontrar el misterioso Planeta 9 del sistema solar

Es seis veces más grande que la Tierra y más brillante de lo que se creía, según los científicos que lideran su búsqueda, pero, entre bromas de si puede ser un agujero negro, otros tienen una visión contraria sobre este enigma.
/ Source: Telemundo

Por Tom Metcalfe – NBC News

El astrónomo Michael Brown lideró en 2006 la campaña que degradó con polémica a Plutón, que pasó de ser el noveno planeta de nuestro sistema solar a ser sólo uno de sus muchos planetas enanos. Ahora, Brown espera llenar el vacío que creó con lo que predice será el descubrimiento del Planeta 9, de mayor tamaño (por muchas veces) que la Tierra, y que podría orbitar el sol mucho más allá de Neptuno.

"Definitivamente no era la intención", dijo Brown, profesor de Astronomía planetaria en el Instituto Tecnológico de California (Caltech, por sus siglas en inglés) en Pasadena y autor de las memorias Cómo maté a Plutón y por qué se lo merecía.

Un estudio publicado en línea en agosto por Brown y su colega en Caltech, el astrofísico Konstantin Batygin, reexamina las pruebas de una propuesta que sugirieron por primera vez en 2016: que el hipotético Planeta 9 podría explicar las anomalías observadas por los astrónomos en el sistema solar exterior, especialmente la inusual agrupación de asteroides helados y de núcleos cometarios llamados objetos del Cinturón de Kuiper.

El Planeta 9 sería mucho más brillante y más pequeño que la Tierra. Captura vía NBC News

El estudio ha sido aceptado para su publicación por la revista Astronomical Journal, según reporta la revista National Geographic.

A pesar de los años de búsqueda, el Planeta 9 nunca ha sido visto. Por esa razón algunos astrónomos han sugerido que no existe y que la agrupación de objetos observada por Brown y Batygin es el resultado de un "sesgo de observación”, debido a que se han visto menos de una docena de objetos y su agrupación podría ser una casualidad estadística que no se vería entre los cientos que se cree que existen.

Para su último estudio, sin embargo, Brown y Batygin han añadido varias observaciones recientes de objetos y han calculado que la agrupación es casi real. De hecho, encontraron que sólo hay un 0.4 % de posibilidades de que sea una casualidad.

Esto sugiere que el Planeta 9 está casi seguro ahí. El nuevo estudio incluye un mapa del tesoro de su supuesta órbita que indica a los astrónomos los mejores lugares en el cielo para buscarlo.

Brown está trabajando con datos de varios sondeos astronómicos con la esperanza de captar el primer atisbo del Planeta 9.  Si esa búsqueda no tiene éxito, él espera que pueda verse en los datos de un nuevo gran telescopio en el Observatorio Vera Rubin, en las montañas del norte de Chile, que está previsto que comience a funcionar a pleno rendimiento en 2023.

Uno de los resultados del nuevo estudio es que la órbita del Planeta 9 está más cerca del sol de lo que proponía el estudio de 2016, con una órbita alargada de solo unas 380 veces la distancia entre la Tierra y el sol en su punto más cercano, en lugar de más de 400 veces esa distancia.

[Planeta Tierra: La emergencia climática ya se refleja alarmantemente en la Costa Oeste del país]

La órbita más cercana haría que el Planeta 9 fuera mucho más brillante y mucho más fácil de ver, dijo Brown, aunque sus nuevos cálculos sugieren que también es un poco más pequeño: unas seis veces la masa de la Tierra, en lugar de hasta 20 veces más grande.

"En virtud de su cercanía, incluso si es un poco menos masivo, es un poco más brillante de lo que habíamos previsto originalmente", dijo, "así que estoy entusiasmado porque esto nos va a ayudar a encontrarlo mucho más rápidamente".

Si el Planeta 9 existe, probablemente sea un gigante gaseoso muy frío como Neptuno, en lugar de un planeta rocoso como la Tierra. Sin embargo, sería más pequeño: Neptuno tiene más de 17 veces la masa de la Tierra. Pero el tamaño más común de los gigantes gaseosos observados por los astrónomos en otros lugares de nuestra galaxia es de entre seis y diez veces la masa de la Tierra, aunque no hay ninguno -hasta ahora- en nuestro sistema solar, dijo Brown.

Algunos astrónomos creen que el aún no descubierto Planeta 9 es el causante de las inusuales órbitas en el sistema solar exterior. Captura vía NBC News

Aunque el Planeta 9 podría haberse formado a una distancia tan grande del disco de gas que rodeaba al sol primitivo, parece probable que se formara a la misma distancia del sol que Urano y Neptuno, pero que fuera arrojado a los confines del sistema solar por la fuerte gravedad de Saturno, agregó Brown.

Así mismo desestimó la sugerencia hecha por los astrónomos el año pasado de que el Planeta 9 podría ser, en realidad, un agujero negro en órbita alrededor del sol. "Fue casi una broma cuando escribieron ese artículo", dijo, "es divertido y bonito, pero realmente no hay ninguna razón para especular que pueda ser un agujero negro".

Mientras Brown y sus colegas renuevan su búsqueda del Planeta 9 con una mejor idea de dónde buscar, otros astrónomos aún son escépticos de que exista.

El físico Kevin Napier, estudiante de posgrado de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, dirigió un estudio publicado a principios de este año que sugería que la agrupación de objetos en el Cinturón de Kuiper era una ilusión estadística.

Napier dijo en un correo electrónico que el número extremadamente pequeño de órbitas de objetos utilizados como prueba de la existencia del Planeta 9 -apenas se conocen 11- no es convincente.

"La potencia estadística que se puede extraer de una docena de puntos de datos es limitada", dijo.

[Planeta Tierra: La sequía se ensaña con la producción de miel en Estados Unidos]

Esto significa que la existencia del Planeta 9 sólo puede conjeturarse hasta que se realicen más observaciones del sistema solar exterior.

"Tal vez descubramos un nuevo planeta al acecho en la oscuridad, o tal vez nuestros descubrimientos hagan que desaparezca por completo cualquier evidencia de agrupación", dijo, "hasta entonces, seguiremos buscando en el cielo nuevas e interesantes rocas, y al hacerlo, enfocaremos mejor la comprensión de nuestro sistema solar".