Venezolanos que viajan a México se quejan del maltrato de las autoridades migratorias

Denuncian entrevistas humillantes, intentos de extorsión y deportaciones “sin justificación” por parte de funcionarios migratorios mexicanos.
En esta fotografía de archivo un oficial de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza toma las huellas digitales de una viajera en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles
En esta fotografía de archivo un oficial de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza toma las huellas digitales a una viajera. Foto: GettyGetty Images / Getty Images

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Un legislador venezolano ha presentado una queja formal contra las autoridades mexicanas por discriminar presuntamente a los ciudadanos de su país incluso cuando viajan con visa y los documentos en orden.

“Sin justificación legal alguna, retienen, deportan o niegan el libre tránsito de nuestros ciudadanos”, expresó Reinaldo Díaz Ohep, representante de la Comisión de Política Exterior en la Asamblea Nacional de Venezuela, en una carta oficial que le hizo llegar tanto al Instituto Nacional de Migración (INM) como a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En esta misiva, el asambleísta venezolano se refirió al aumento de las quejas de sus compatriotas contra los presuntos abusos por parte de los funcionarios de migración y hasta incluso de personal de algunas aerolíneas mexicanas.

Apenas tocan tierra en los aeropuertos de Cancún o de Ciudad de México, estos sudamericanos se quejan de que son tratados con especial hostilidad por parte del personal del Instituto Nacional de Migración (INM), según relata un reporte del diario mexicano El Universal.

Testimonios de abusos

Una joven venezolana identificada sólo como María le narró al diario mexicano su dificultad para poder entrar a México cuando aterrizó en Cancún. Tras una primera ronda de preguntas sobre la razón de su viaje, el tiempo que pensaba permanecer en el país y el dinero que llevaba consigo, entre otras, fue conducida a otra sala donde permanecían recluidas una decena de personas, la mitad venezolanas.

“En ese momento empezó mi pesadilla —relató—, nadie me explicaba por qué, pese a tener todos los documentos exigidos por migración (incluyendo mi boleto de regreso a Caracas, con escala en Panamá) no me permitían el ingreso a México”.

Allí le realizaron una segunda entrevista y la hicieron esperar unas ocho horas. Finalmente pudo comenzar sus vacaciones en el país, luego de gastarse unos 500 dólares, si bien El Universal no precisa por qué motivo la joven tuvo que hacer este pago o si se trató de un soborno exigido por los oficiales de migración.

“Llegué lleno de expectativas y con la necesidad de conocer el país”, relató en un video hecho público en las redes sociales el venezolano Carlos Sánchez. Provenía de Chile, donde tiene su residencia legal, pero también fue interrogado. De poco le sirvió tener billete de regreso, una carta de invitación de un amigo mexicano, y un certificado de carecer de antecedentes penales.

A este joven de 23 años que, según el canal NTN24, a finales de septiembre decidió tomarse unos días de vacaciones y acudir a un evento de modelaje, también lo condujeron a una sala junto a otros 70 viajeros en el aeropuerto de Cancún (Quintana Roo), donde lo sometieron a una requisa, obligándolo incluso a retirarse la ropa.

Al final no lo dejaron acceder al país y tuvo que regresar a Chile ese mismo día.

“Antes de montarme el avión me dijeron, es mejor que te calles porque sabes que el avión en el aire se puede desaparecer”, relató.

 “¿Cómo es posible que le quites la ropa? —cuestionó Marilyn Torres, presidenta de la organización Sumando Venezuela— ¿Cómo es posible que le despojes de un bien, un dinero o lo que tenga, que esa persona no tenga derecho a una comunicación con su familiar? En lo que va de un mes y medio, casi 500 venezolanos han sido no admitidos.”

 “Es lamentable el trato del personal de migración —escribió un usuario mexicano de nombre Luis Miguel Hernández en los comentarios al pie del artículo en El Universal—, los discriminan y les roban sus cosas, no les permiten ni siquiera que se comuniquen con nadie ni que les lleven comida y no solo pasa con venezolanos, también con colombianos, peruanos, bolivianos, nicaragüenses, etc., en verdad que lo que están haciendo está muy mal. Y luego nos quejamos de que nos hagan lo mismo en otros países”.

Díaz Ohep instó “a las autoridades de migración, aeropuertos y líneas aéreas a aclarar sus políticas de viaje e informar a los usuarios oportuna y verazmente sobre las mismas, para evitar el uso discrecional de las normas que amenazan y violentan derechos fundamentales de los ciudadanos”.

En peligro de un limbo migratorio

El 20 de septiembre, el mismo Ohep, representante del líder opositor venezolano Juan Guaidó, advirtió que el 60% de los 70,000 venezolanos que radican en México se les vencerá su pasaporte en 2020, y que esta situación los pondría en un “limbo migratorio”.

El número de venezolanos que llegan y deciden establecerse en México ha crecido un 114% desde 2015, según el INM.

“Ha habido un aumento continúo, más que de llegadas, de personas que permanecen en el país”, explicó Yolice Quero, coordinadora de Proyecto en la oficina mexicana de la Organización Internacional para las Migraciones.

Antes de 2014, unos 100,000 venezolanos viajaban a México por turismo o por negocio, tras lo cual regresaban a su país. Sin embargo, en la actualidad cada vez son más quienes intentan permanecer en territorio mexicano.

Quero estima que el 99% de las solicitudes de refugio realizadas por ciudadanos venezolanos obtiene una respuesta positive ya que “la figura del refugio en México es muy generosa”.

En medio de la crisis económica y social que azota al país sudamericano, casi la mitad de los venezolanos desea emigrar, según una encuesta realizada a finales de 2018.

Colombia, Ecuador, Perú, Estados Unidos, Chile y Argentina son actualmente los principales destinos para estos migrantes. México no se encuentra entre los primeros de la lista.