Juró que podía cambiar la homosexualidad con la religión. Ahora tiene algo que decir: 'soy gay'

Este hombre fundó uno de los mayores ministerios de la terapia de conversión: "Yo era un fanático religioso que lastimaba a la gente".
LGBT lambda equality flags fly in West Hollywood
LGBT lambda equality flags fly in West Hollywood, California, United States, June 26, 2015. The U.S. Supreme Court ruled on Friday that the U.S. Constitution provides same-sex couples the right to marry in a historic triumph for the American gay rights movement. REUTERS/Lucy Nicholson - RTX1HYQKREUTERS/Lucy Nicholson / REUTERS

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Un hombre de Carolina del Sur que fundó uno de los mayores ministerios de terapia de conversión del país tiene algo que decir: es homosexual.

El diario The Post and Courier informa que el fundador de Hope for Wholeness (Esperanza de completitud), McKrae Game, salió del clóset este verano, casi dos años después de ser despedido del programa de terapia de conversión basado en la fe.

Ahora está tratando de llegar a términos con el daño que infligió a otros cuando abogó por los esfuerzos religiosos para cambiar la sexualidad de una persona.

"La terapia de conversión no es solo una mentira, sino que es muy dañina", dijo Game a The Post and Courier. "Porque es publicidad falsa".

"Yo era un fanático religioso que lastimaba a la gente", dijo Game en una entrevista recogida por el medio citado. “La gente dijo que intentaron suicidarse por mí y por las cosas que les dije. Las personas, lo sé, están en terapia por mi culpa. ¿Por qué querría que eso continuara?

El hombre de 51 años también está tratando de encontrar su lugar en una comunidad que ha atacado durante al menos 20 años.

Game es uno de varios ex líderes del movimiento que han abandonado los púlpitos de la heterosexualidad, se han reconocido como LGBTQ (lésbico, gay, bisexual, transexual o queer) y han condenado la terapia de conversión como una práctica peligrosa y engañosa.

Actualmente, 18 estados y Washington, D.C., prohíben la práctica de la terapia de conversión para menores, según el Movimiento de Avance del Proyecto, un grupo de expertos LGBTQ. Carolina del Sur, sin embargo, no es uno de estos estados.

Cerca de 700.000 adultos han pasado por la terapia de conversión sexual en los Estados Unidos, según un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles citado por The Post.