Las explosivas revelaciones que destruyeron la reputación del gobernador de Puerto Rico

Tras la destrucción del huracán María, la bancarrota de la isla hundida por la corrupción de la clase política, estos mensajes de texto cargados de insultos machistas fueron la gota que derramó el vaso de la indignación

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Hace casi dos años el huracán María arrasó con la infraestructura eléctrica de Puerto Rico, dejando hospitales sin energía, miles de hogares en la oscuridad y, en consecuencia, miles de muertos y un gobierno en descrédito.

La semana pasada, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) arrestó a dos exfuncionarios cercanos al gobernador, Ricardo Roselló. Sin embargo, ninguna de estas crisis ha dañado tanto la imagen del gobierno del territorio estadounidense como el escándalo por las conversaciones privadas del gobernador en un grupo de chat del servicio de mensajería instantánea Telegram.

En las 899 páginas filtradas de la conversación grupal entre nueve hombres, altos funcionarios de la administración de Roselló, relucen los comentarios machistas cargados de improperios, los insultos a contrincantes políticos y las burlas hacia los acuciantes problemas de la isla.

En las conversaciones, Roselló llama “puta” a una congresista neoyorquina de ascendencia puertorriqueña, a otra mujer le dice ‘hija de puta’ y se burla de un hombre obeso con el que se tomó una foto.

Al cantante puertorriqueño Ricky Martin lo describe de una manera vulgar por su orientación sexual y dirige una serie de emoticones de un dedo de en medio alzado contra la junta federal que monitorea las finanzas de la isla.

Después del huracán, el mal manejo de las finanzas públicas quedó expuesto, otra afrenta que los puertorriqueños tuvieron que encarar. Pero lo que han llamado como el ‘chatgate’ ha sido demasiado para soportar.

Este lunes, cientos de personas salieron a las calles por tercer día consecutivo, exigiendo la dimisión de Roselló.

Los líderes de la Cámara de Representantes y el senado de la Isla dijeron que no estaban planeando un proceso de juicio político, pero una asociación influyente de alcaldes del partido pro-estado (a favor de que Puerto Rico deje de ser un territorio y se convierta en otro estado de la Unión) al que pertenece Rosselló dijo que había perdido su apoyo.

Los artistas puertorriqueños Benito A. Martínez Ocasio, conocido como Bad Bunny, y René Pérez, conocido como Residente, dijeron en la red social Twitter que planeaban regresar a Puerto Rico para unirse a las protestas. El dramaturgo Lin-Manuel Miranda, cuya obra de teatro sobre el padre fundador "Hamilton" en la isla se menciona en los chats, los llamó "un retrato muy perturbador de cómo funciona esta Administración".

Incluso si Rosselló sobrevive hasta el día de las elecciones del próximo año, a muchos observadores les parece claro que se ha debilitado profundamente y que es menos capaz de lidiar con crisis que van desde los procedimientos de quiebra de la isla hasta sus continuos esfuerzos por recibir fondos federales para ayudar a recuperarse de María, reportó la agencia de noticias The Associated Press.

Chatgate hizo erupción un día después de que el exsecretario de educación de Rosselló y otras cinco personas fueran arrestadas bajo cargos de enviar dinero federal a contratistas no calificados y con conexiones políticas. A partir del jueves, una persona anónima o personas con acceso a los chats filtraron docenas de páginas de ellos a dos medios locales. El sábado, el Centro de Periodismo de Investigación de Puerto Rico publicó las 889 páginas.

En el grupo de chat estaban Luis Rivera Marín, secretario de estado de Rosselló; Christian Sobrino, quien ocupó una serie de importantes cargos económicos; Carlos Bermúdez, un ayudante de comunicaciones; Edwin Miranda, un consultor de comunicaciones; El secretario de Gobernación, Ricardo Llerandi; El secretario de Asuntos Públicos, Anthony Maceira y Elías Sánchez, un representante único ante la junta directiva que supervisa la bancarrota de Puerto Rico.

El grupo menciona a Melissa Mark-Viverito, presidente del Consejo de la Ciudad de Nueva York, quien había criticado al jefe del Partido Demócrata, Tom Pérez, por oponerse a la estadidad puertorriqueña, Rosselló escribió: "puta".

Refiriéndose a Carmen Yulín Cruz, la alcaldesa de San Juan que había anunciado su intención de competir contra Rosselló en 2020, el gobernador dice que "se le acabaron sus medicamentos".

"O eso, o ella es una tremenda HP", continúa, usando las iniciales en español para "hijo/a de puta".

Las autoridades federales dijeron el miércoles por la mañana que la exsecretaria de Educación Julia Keleher; la ex jefa de la Administración de Seguros de Salud de Puerto Rico, Ángela Ávila-Marrero; los empresarios Fernando Scherrer-Caillet y Alberto Velázquez-Piñol, y las contratistas de educación Glenda E. Ponce-Mendoza y Mayra Ponce-Mendoza, que son hermanas, fueron arrestadas por el FBI por 32 cargos de fraude y cargos relacionados.

El presunto fraude involucra 15,5 millones de dólares en fondos federales entre 2017 y 2019. El Departamento de Educación gastó trece millones durante el tiempo de Keleher como secretaria, mientras que la administración de seguros gastó 2,5 millones de dólares cuando Ávila era el director.

A pesar del cinismo generalizado en Puerto Rico sobre la corrupción y el autocontrol de los políticos, la conversación sorprendió a los residentes de una manera que otros escándalos no lo han hecho, especialmente dada la imagen de Rosselló como un hombre de familia amable y dócil, dijo Mario Negrón Portillo, profesor de La escuela de administración pública de la Universidad de Puerto Rico.

"Todos se despertaron un día y el gobernador soltaba vulgaridades", dijo Negrón. "No hay nada peor para un político que perder legitimidad. Creo que Ricardo Rosselló ha perdido su legitimidad".