Negaron ser neonazis pero estas fotos con su bebé los delataron

En una de las imágenes, la mujer carga a su niñito en sus brazos, mientras su pareja mira a la cámara, orgullosa. Pero un detalle sería su perdición.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Durante mucho tiempo, Claudia Patatas y Adam Thomas habían negado pertenecer a un  grupo supremacista blanco, completamente prohibido en Gran Bretaña, pero los dos jóvenes no contaron con que sus tiernas fotos familiares los delatarían.

Ahora, tras siete semanas de juicio un tribunal en Birmingham, Reino Unido, acaba de declarar culpable a la pareja local por pertenencia a National Action, una organización de extrema derecha que enaltece a la figura de Adolf Hitler y ensalza al Tercer Reich

Según un reporte de The Washington Post, Thomas, quien laboraba como guardia de seguridad en un almacén, y su pareja Patatas, una fotógrafa nacida en Portugal, habían sido arrestados en enero pasado junto a otros cuatro hombres.

Fueron acusados ​de pertenecer a National Action, organización prohibida en el país desde 2016, cuando celebró el asesinato de la diputada laborista Jo Cox a manos de un miembro de la extrema derecha que la apuñaló mientras exclamaba “Britain First”.

A partir de ese momento, National Action también fue catalogado por las autoridades como grupo terrorista.

La vida aparentemente secreta de Thomas, de 22 años, y de Patatas, de 38, residentes de la localidad de Banbury, quedó en evidencia luego de que la justicia se hiciera con varias fotos que los muestran en evidente actitud de admiración del nazismo alemán.

En una de las imágenes, la mujer carga a su bebé en sus brazos, mientras su pareja mira a la cámara, orgulloso, al tiempo que sostiene una bandera de buen tamaño con una esvástica en el centro.

En otra de las fotos, es el hombre quien arrulla a su bebé, pero ataviado con la vestimenta y la capucha blanca usada por el Ku Klux Klan durante sus ceremonias de exaltación de la raza blanca.

En la presentación de los cargos, también quedó como evidencia que la pareja le puso Adolf a su hijo, como segundo nombre, en flagrante gesto de admiración por el líder nazi.

Según la cadena CNN, el jurado también pudo observar una imagen de un tatuaje que lleva Patatas sobre su piel y que reproduce el diseño del local de las SS en el castillo de Wewelsburg, Alemania.

Como elementos de peso, fueron presentados un hacha, un machete y una ballesta, colocados cerca de la cuna del recién nacido, así como varios souvenirs ligados al nazismo, como una taza con el emblema de las SS y dos cojines del sofá con la esvástica.

En la sala de estar había igualmente una figura del KKK con la expresión “Que todas tus navidades sean blancas".

También trascendió que en el momento de su detención Thomas poseía un manual denominado “Anarchist’s Cookbook” (El libro de cocina del anarquista), que básicamente se centra en enseñar los procedimientos para la fabricación de varios tipos de artefactos explosivos. Por ello, la justicia también declaró culpable de poseer instrucciones para fabricar una bomba a este joven cuyo ingreso en el ejército británico había sido rechazado en dos ocasiones.

National Action, que también se hacía llamar TripleKMafia, en clara alusión al Ku Klux Klan, se preparaba para iniciar una guerra racial que libraría a Gran Bretaña, o al menos al condado británico de Midlands, de cualquier persona que no fuera de la raza blanca.

Entre los detenidos a inicios de este año se encontraba el finlandés Mikko Vehvilainen, de 34 años, un cabo del ejército británico con acceso a jóvenes que podrían ser radicalizados y reclutados para el grupo.

Patatas y Thomas también habían colocado calcomanías ofensivas en la Universidad de Aston, en Birmingham.

“Es un riesgo que viene creciendo desde hace unos años -declaró el superintendente Matt Ward, responsable de las unidades antiterroristas británicas-. Siempre hemos tenido ideologías de extrema derecha dentro del Reino Unido, pero creo que lo que hemos visto en años recientes es que se han vuelto más organizados”.

Para Ward, este no es solo un grupo racista. “Ahora sabemos que eran una organización peligrosa y bien estructurada”, apuntó.

"Su objetivo era difundir la ideología neonazi provocando una guerra racial en el Reino Unido, para lo cual habían pasado años adquiriendo las habilidades para llevarlo a cabo”, concluyó.

Ya en 2016, la entonces secretaria de asuntos del Reino Unido, Amber Rudd, había tildado a National Action como grupo "racista, antisemita y homofóbico".

La condena contra esta pareja y otros miembros de una organización que impulsa la violencia y, según Ward, la “guerra de razas”, será hecha pública el próximo mes de diciembre.