Obama pide la llegada de la democracia a Cuba

El presidente de EEUU repudió las violaciones a los derechos humanos en la isla y que pidió al Congreso el levantamiento del embargo

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

LA HABANA (AP) — El presidente Barack Obama dijo que el aislamiento de Cuba de alguna manera da fuerzas a quienes no quieren ver cambios en el país. Dijo que su política de mejorar las relaciones con la isla, lejos de ser ingenua, se basa en la idea de que los viajes de estadounidenses, que expresarán sus ideas y su cultura, ampliarán las bases para los cambios.

Obama habló con el canal de deportes ESPN durante la tercera entrada de un partido de beíisbol amistoso entre los Rays de Tampa Bay y eñ equipo nacional cubano.

Obama dijo que se comunicó con el primer ministro belga para hablar sobre los ataques terroristas en Bruselas. Dijo que los ataques son un nuevo ejemplo de por qué el mundo entero debe unirse contra los terroristas.

La reunión del presidente estadounidense Barack Obama con los disidentes ha dejado a algunos de ellos satisfechos.

"Él escuchó con mucho respeto y comentó algunas de las opiniones que se le brindaron", dice a The Associated Press Dagoberto Valdés, un activista católico y exdirector de la revista Vitral que fue uno de los invitados al encuentro con Obama en la embajada de Estados Unidos en La Habana.

"Estoy muy satisfecho con la entrevista que el presidente tuvo con 13 cubanos que pudimos expresar nuestro criterio con toda honestidad", añade sobre la reunión que duró cerca de una hora y 45 minutos.

Dice que Obama hizo anotaciones de los diversos comentarios, les indicó que respetaba las distintas opiniones y discrepancias y les explicó la nueva política de acercamiento a Cuba.

Entre los invitados estaba la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, y Antonio Rodiles, del grupo conocido como Estado de Sats, que han criticado la decisión de Obama de avanzar en la normalización de relaciones con Cuba.

Valdés dice que ambos le exigieron a Obama poner condiciones a Cuba antes de un posible levantamiento del embargo.

La Casa Blanca informa que la reunión con los disidentes había sido un requisito del viaje de Obama.

Obama le presenta la viuda del beisbolista Jackie Robinson al presidente cubano Raúl Castro antes del inicio del partido.

Rachel Robinson viajó a La Habana en el avión presidencial. Robinson, el primer jugador de color en las ligas mayores del béisbol estadounidense, jugó en Cuba en 1947 con los Dodgers de Brooklyn, quienes realizaban su entrenamiento de pretemporada en la isla.

Obama y Castro acuden al estadio Latinoamericano de La Habana para presenciar un juego de béisbol entre la selección nacional de Cuba y los Rays de Tampa Bay.

En la última actividad del histórico viaje de Obama a la isla, ambos presidentes -sin corbata- toman asiento uno al lado de otro en un ambiente relajado.

Antes de iniciar el juego hubo un minuto de silencio por las víctimas de los atentados terroristas de Bruselas.

Los presidentes han dicho que reconocen las profundas diferencias que existen entre ambos gobiernos pero también han asegurado que están comprometidos en avanzar hacia la normalización de las relaciones.

Horas antes, Obama dijo que su visita busca enterrar los últimos resquicios de la guerra fría en el continente.

Cubanos que siguieron el discurso del presidente Obama, transmitido por la televisión estatal, se muestran contentos por los llamados en favor de la democracia que hizo el mandatario.

Juan Francisco Ugarte Oliva, jubilado como técnico de refrigerantes de 71 años, llama a Obama una "joya". También dice que el mandatario se atrevió a decir, en presencia de los líderes de la isla y del presidente Raúl Castro, que los cubanos tenían derecho a protestar pacíficamente sin tener que ser golpeados o arrestados.

Bárbara Ugarte, de 45 años y dueña de una tienda, dice que está de acuerdo con todo lo que dijo Obama y añade que los cubanos necesitan democracia y libertad de expresión.

Algunos cubanos expresan un cierto grado de apertura y rabia hacia sus dirigentes. Anabel Rodríguez dice que el discurso fue muy correcto. También lo felicita por haber hablado de derechos humanos, por poder decir lo que se piensa y por poder elegir a un presidente y no a aquel que se les impone.

Los cubanos se manifiestan satisfechos con el discurso que ofreció el presidente estadounidense. Delci Ramírez, de 69 años, ama de casa y madre de dos hijos, vio el discurso sentada en la sala de su casa entre exclamaciones de "este hombre está escapado", una expresión para decir que alguien es muy inteligente.

"Qué loco, este hombre está súper actualizado. Todo esto es cierto", dice Ramírez mientras interactuaba con el televisor y hablaba en voz alta. "¡Pero claro que somos los cubanos los que debemos arreglar nuestros problemas!".

Asiente con la cabeza cuando Obama dice que creía en el pueblo cubano, cuando agradece la labor que realizaron los médicos isleños en África en el combate del ebola y cuando destaca el papel de Nelson Mandela.

"Es un discurso importantísimo, hay que estudiarlo, hay que interpretarlo, yo creo que él quiere transmitir y hacer cosas buenas para el pueblo, no sé si lo logrará, pero esas son sus intenciones", dice Ramírez. "Eso sí, me gustaría que las jóvenes generaciones vean también los problemas que había antes con el capitalismo, con los partidos y la corrupción".

Obama felicita a un grupo de disidentes por la "extraordinaria valentía" que han demostrado.

El mandatario sostiene una reunión con un grupo de activistas en la embajada de Estados Unidos en La Habana.

Destaca que los activistas representan a diversos tipos de causas y que algunos han sido detenidos por las autoridades, "algunos en el pasado, algunos hace poco". Algunos se muestran preocupados por tener la posibilidad de expresarse libremente o seguir una fe de manera libre. Obama dice: "Se requiere, en la mayoría de los casos, tener una enorme valentía para participar activamente en la vida cívica de Cuba".

En el grupo se encuentran la periodista Miriam Celaya, la abogada Laritza Diversent y los activistas Manuel Cuesta y José Daniel Ferrer.

Obama dice que la política de Estados Unidos hacia Cuba es hablar con las personas directamente y que espera que luego de "escuchar" a la gente de Cuba la política estadounidense los ayude a "vivir libres y a ser prósperos".

El mandatario dice "mucho del tema es poder escuchar directamente al pueblo de Cuba y asegurarnos de que tienen una voz y de que sus preocupaciones e ideas están ayudando a formular las políticas estadounidenses".

Destacados miembros de la sociedad cubana que escucharon el discurso de Obama dicen que se encuentran satisfechos con el mensaje del mandatario estadounidense cuando dijo que Estados Unidos es un amigo de Cuba que va a ayudar la isla durante lo que llamó la transición, pero también enfatizan que los cambios se harán al ritmo que establezca Cuba y no Estados Unidos.

El escritor Heriberto Feraudy destaca que el presidente Obama haya reconocido los logros del pueblo cubano y enfatiza que tanto Raúl como Fidel Castro han dicho que harán los cambios necesarios para el país.

Gladys Abreu, directora de la Sociedad de Pediatras de Cuba, dice que Obama trajo un mensaje de colaboración entre los dos pueblos y que este camino de diálogo es mejor que la confrontación.