Guía Completa

Cómo aprovechar mejor el tiempo de cada día

La lista de cosas que queremos, debemos y necesitamos atender, así como nuestros pensamientos nos conducen a jornadas incansables y estresantes.

La situación que viven muchas personas es que si el día tuviera veintiséis horas, seguramente tampoco cumplirían los propósitos por falta de tiempo, por más minutos que se le agreguen a las jornadas.

"En realidad no se trata de tener más tiempo, sino de saber aprovecharlo bien".

La lista de cosas que queremos, debemos y necesitamos atender, hacer y pensar es interminable y nos conduce a jornadas incansables y estresantes en las que el tiempo nunca nos alcanza. Por ello, crece la penosa sensación de que "la vida no da para más".

También crece la lista de los atrasos y asuntos pendientes, y con ellos tu frustración.

Además del estrés que producen, la sensación de falta de tiempo y las "cosas por hacer", ocupan un espacio en tu mente, bloquean otros pensamientos, te dificultan dormir y descansar bien e impiden que vivas el presente.

"La solución para organizar y aprovechar el tiempo consiste en incorporar poco a poco a nuestra vida cotidiana una serie de hábitos y técnicas con las que llegaremos a disfrutar el día a día, en lugar de sobreponernos a éste"

El lema de "no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy" sigue siendo muy recomendable.

A veces nuestras acciones se posponen por hábito, eludiendo el control de la propia vida y responsabilidades, la solución de problemas, la expresión de lo que se siente o el afrontar la inseguridad o el temor a lo desconocido, o para evitar situaciones desagradables como una discusión familiar.

Para evitar los atrasos, hay que fijarse unos objetivos claros y realistas, que se puedan alcanzar y que haya forma de evaluar.

Darse plazos cortos que se puedan cumplir con facilidad, reflejar las actividades propuestas en una agenda, pedir a los allegados colaboración para alcanzar logro de las metas, afrontar las equivocaciones y limitaciones y abandonar el perfeccionismo, ayudan a dejar de ser un "postergador crónico".

Descubra qué le retrasa

Además, es importante tomar conciencia de qué es lo que nos retrasa. ¿Charlas interminables por teléfono, confusión sobre lo que se intenta conseguir, quiere hacer demasiado, un entorno desordenado, exceso de reuniones? Una clave para ganar tiempo es descubrir lo que nos hace perderlo.

Hay que apuntar las cosas que nos retrasan y proponerse eliminarlas. Si al cabo de un tiempo no se consigue del todo, al menos se habrán suprimido algunos devoradores de horas.

También es positivo agrupar las actividades para ahorrar tiempo y desplazamientos innecesarios. Dedicar un momento concreto para efectuar todas las llamadas telefónicas del día, concertar las citas profesionales en una misma jornada y zona, hacer las compras en un centro comercial en el que haya tiendas de todo tipo, son buenas opciones.

Pero el gran secreto para distribuir el tiempo y poder disfrutar de la vida en vez de sólo sobrevivir, consiste en planificar las obligaciones y las horas para poder cumplirlas.

"Conviene confeccionar cada noche una lista con las cosas que se deben hacer al día siguiente y consultarla a menudo, tachando lo que se va cumpliendo. No hace falta programar obsesivamente cada minuto de la jornada: hay que dejar tiempos muertos para afrontar los imprevistos.

También aconseja programar las diversiones: "Hay que pensar en lo que más nos gusta hacer y reservar un tiempo para efectuarlo. Guardar horas para darse un masaje, pasear, hacer deporte o tumbarse en el sofá es una muy buena inversión de tiempo".

cerrar