Guía Completa

La rutina de un súper papá

la rutina de un super papá

Criar hijos sería bien fácil si los bebés vinieran con un manual de instrucciones. No importa si eres papá por primera vez o estás dándole la bienvenida a un nuevo miembro de la familia, cuidar a un lactante es una aventura repleta de altibajos, idas y venidas. La conexión física y emocional puede ser uno de los aspectos más gratos de cuidar a un bebé, pero además es beneficioso para el crecimiento y desarrollo de tu niño. A continuación te traemos 5 consejos que debes considerar cuando estás a cargo de la seguridad y el bienestar de tu bebé:

Ten todos los artículos esenciales a mano: asegúrate de contar con abundantes artículos para bebé en casa, tales como biberones y fórmula, para evitar carreras de último minuto para salir a comprarlos. También cerciórate de tener a mano el teléfono del pediatra y otros números de contacto para casos de emergencia.

Mantén las cosas limpias: los bebés son más vulnerables a ciertas enfermedades de temporada, tales como el virus sincicial respiratorio (VSR), debido a que su sistema inmunitario está en desarrollo. El virus se propaga fácilmente en los mostradores de cocina, las manijas de puertas, los juguetes y la ropa de cama. Así es que limpia con frecuencia esas superficies para ayudar a proteger a tu hijo. Muchos padres no saben que la infección grave del VSR es la causa principal de hospitalizaciones de bebés durante el primer año de vida.

Mantén la rutina: no sientas la presión de improvisar. Mantén horarios regulares de alimentación, sueño y juego. Aunque los bebés, sobre todo los recién nacidos, tienden a tener patrones impredecibles de sueño y hambre, recuerda que la clave está en mantener hábitos regulares y uniformes.

Haz que el tiempo con papá sea especial: ve un partido o haz algún mandado con tu hijo. Cuando haces algo que disfrutas en compañía de tu hijo, resulta más divertido pasar tiempo juntos y fortalecer el lazo familiar.

Conoce bien el historial de salud de tu bebé: averigua si tu hijo tiene alguna necesidad especial. Por ejemplo, los bebés que nacen prematuramente corren mayores riesgos de desarrollar una infección grave de VSR, lo que puede causar una hospitalización. Si tienes un bebé prematuro, aprende a reconocer los síntomas de los casos más graves de la enfermedad del VSR (tos o silbidos intensos, fiebre con temperaturas de más de 100.4 ºF, coloración violeta alrededor de la boca o bajo las uñas), ya que pueden hacer que requiera atención médica inmediata.

Consejos de Marc Sutherland, representante de bebés prematuros y papá de Mason, quien nació a las 28 semanas de gestación.

Visita www.RSVprotection.com para obtener más información acerca de cómo proteger a tu bebé contra el VSR

¿Qué te pareció esta información? Comenta aquí...

cerrar