IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Quién y cómo se decide si la vacuna contra el coronavirus es segura para todos

Después de que se aprobó la primera vacuna para su uso en Reino Unido, muchas personas se preguntan cómo saber si es seguro aplicársela.

Cuando se comienza a diseñar una vacuna, los ensayos de laboratorio deben pasar por varias etapas y procesos, para garantizar que cuando se administre a los seres humanos sea algo seguro y con los menores efectos secundarios posibles.

Estos ensayos comienzan con pruebas de seguridad en laboratorios e investigación en células y animales, antes de hacerse en los humanos, de acuerdo con la ‘BBC’.

Cuando los datos de laboratorio arrojan buenos resultados, se puede comenzar una prueba con voluntarios, que en el caso de Pfizer/ BioNTech, la primer vacuna contra el coronavirus aprobada en Reino Unido, fue de 40,000 personas.

Para comprobar la efectividad de la vacuna en las personas, los voluntarios se dividen en dos grupos, a uno se le da la inyección y al otro un placebo, para luego estudiar los resultados de forma independiente.

Una vacuna solo puede ser aprobada por el regulador gubernamental, que en el Reino Unido es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA), un organismo perteneciente al Departamento de Salud.

Mira también: Pfizer asegura que su vacuna es 95 % contra el COVID-19 y protege a adultos mayores

Getty Images

Foto: Getty Images

En los Estados Unidos, la encargada de aprobar este tipo de cuestiones es la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

“El público puede estar absolutamente seguro de que los estándares con los que hemos trabajado son equivalentes a los de todo el mundo”, dijo la directora del MHRA, June Raine.

Estos organismos no solo se encargan de aprobar las vacunas, sino de vigilar su producción y evaluar los lotes para poder controlar posibles efectos negativos.

Hasta ahora, las vacunas contra el COVID-19 han presentado algunas diferencias importantes en su elaboración. Por ejemplo, la vacuna de la Universidad de Oxford y AstraZeneca utiliza un virus inofensivo alterado, mientras que la de Pfizer y BioNTech, así como la de Moderna, usan fragmentos de código genético para provocar una respuesta inmune.

Estas vacunas no provocan la enfermedad, según el medio británico, sino que enseñan al sistema inmune a reconocer y combatir la infección, por lo cual se pueden sufrir algunos síntomas leves, pero no es la enfermedad en sí, sino la reacción del cuerpo a la vacuna.Mira también:
Estudio confirma que vacuna de la influenza podría protegerte contra el COVID-19
Por qué los CDC no recomiendan la vacuna contra COVID-19 en niños
Las vacunas y tratamientos contra el COVID-19 que se detuvieron por reacciones adversas

Video relacionado: Reino Unido será el primer país en aplicar la vacuna Pfizer contra el coronavirus