IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Padres cada vez dan menos nalgadas a sus hijos, pero ¿qué pasó en el confinamiento?

Un estudio reveló que durante las últimas tres décadas el castigo corporal ha ido disminuyendo, pero existen preocupaciones por el comportamiento de los padres durante la pandemia de coronavirus.

Un nuevo estudio, publicado por la revista científica JAMA Pediatrics, reveló que las generaciones más recientes de padres jóvenes tienden a castigar a sus hijos cada vez con menos violencia, incluyendo las famosas nalgadas.

La investigación se realizó con datos del estudio Monitoring the Future, una encuesta nacional en la que se entrevistaron 25 grupos de graduados de secundaria entre 1993 y 2017. Estos conjuntos fueron evaluados nuevamente 17 años después, y se excluyeron a las personas sin hijos o con hijos mayores.

Los datos arrojaron que aproximadamente el 50% de los padres había castigado a sus hijos con nalgadas en 1993, pero para 2017 este número se redujo al 35%.

“Este artículo es realmente impresionante y corresponde con nuestra perspectiva de que hay un cambio generacional”, señaló el pediatra de abuso infantil Robert Sege a CNN.

Si bien el número de padres que castigan a sus hijos con golpes se ha reducido durante los últimos años, la Academia Americana de Pediatría señala que se deben utilizar formas saludables de disciplina para educar a los menores, como refuerzo positivo de comportamiento y establecer límites y expectativas.

“A medida que nos hemos dado cuenta de los problemas de violencia doméstica y violencia de pareja, ha habido un rechazo cada vez mayor ante cualquier tipo de violencia dentro del hogar, incluidas las nalgadas como castigo”, dijo Sege.

Mira también: Leticia Calderón a favor de educar con nalgadas, ¿es buena práctica?

Getty Images

Foto: Getty Images

A pesar de los resultados de este estudio, la actual pandemia de coronavirus ha levantado preocupación entre los pediatras por las consecuencias que el confinamiento ha producido en las familias.

Durante las seis primeras semanas de la pandemia, se llevó a cabo un estudio preliminar para analizar la violencia infantil durante este periodo, a través del proyecto Evaluación Rápida del Impacto de la Pandemia en el Desarrollo (RAPID, por sus siglas en inglés), y se encontró que había existido un aumento en el nivel de estrés de los cuidadores.

Los indicadores de estrés se elevaron en hogares de bajos ingresos y con un solo padre, así como con personas de color.

Los expertos señalaron que es importante asegurarse que el castigo corporal no regrese a los hogares de Estados Unidos, ya que puede llegar a afectar el desarrollo social y psicológico de los menores.

“El punto de disciplinar a un niño es enseñarle autorregulación cuando mamá y papá no están cerca. Las nalgadas no logran eso”, reveló Robert Sege.

Un estudio publicado en la revista científica The BMJ en 2018 descubrió que los jóvenes son menos violentos en lugares donde el castigo corporal está prohibido, ya que se forma un entornó más seguro para su crecimiento y desarrollo.

Mira también:
¿Es hora que Kim Kardashian de una nalgada a su hija North por desobedecerla?
No hay beneficios en las nalgadas, advierte la Academia Americana de Pediatría
Qué son los campamentos de disciplina extrema para niños y cómo funcionan

Video relacionado: Te explicamos las razones por las que las nalgadas no son un buen método educativo