IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Sacerdote adopta un bebé con Síndrome de Down al que abandonó su madre

Un sacerdote peruano que se dedica a ayudar a gente que no es aceptada en sociedad, adoptó a un bebé con Síndrome de Down.

Un sacerdote católico se convirtió en padre de familia, al adoptar a un bebé con Síndrome de Down, que habían abandonado al nacer. Sin embargo, este no es su primer acto de este tipo pues también 'adopta' a adultos y personas que son rechazadas por sus familias.

Su nombre es Omar Sánchez Portillo, y es un hombre de origen sudamericano. Antes de dedicarse a la vida religiosa, estudió Derecho en la Universidad de Lima, pues quería ayudar a la gente, y después entro al seminario. Sin embargo, su deseo no cambió y, aprovechando sus conocimientos, ha creado una fundación llamada la Asociación de las Bienaventuranzas.

Ahí, les da una casa, comida y una nueva familia a algunas personas en situación de calle, a adultos con problemas para integrarse a la sociedad, y también recogen a bebés que han sido abandonados.

Fue así como Ismael, un pequeño con Síndrome de Down, llegó a la vida de este hombre. El propio Sánchez Portillo, narró en su cuenta de Facebook que adoptó al niño luego de que su madre, quien se presume era una joven de 17 años con problemas de alcoholismo y esquizofrenia.

En un post que publicó, el sacerdote especificó que tuvo que viajar a Cuzco para recoger al bebé, pues nadie había querido acogerlo en su familia, probablemente por su condición.

“Llegó en un día muy especial, en mi cumpleaños (el 5 de mayo) como un detalle especial de Dios en mi vida sacerdotal, como fecundidad, como padre espiritual, como ser humano”, dijo a ACI Prensa.

Además, en una entrevista con el diario local El Comercio, en Perú, dijo que su objetivo, y el de su organización, es brindar un apoyo especial a cualquiera que lo necesite, especialmente en la actualidad donde mucha gente es discriminada por su situación económica, sexo o enfermedades.

“Hoy se cree que aquel que no cumple con ciertos parámetros de belleza, inteligencia o capacidades no sirve. Al viejo se le descarta, al niño con síndrome de Down, también”, destacó.

De igual forma, relató que, aunque para algunas personas sea difícil de creer, existen casos de personas que terminaron literalmente como desechos.

“Nosotros hemos encontrado en la basura a un chico de 22 años que acababa de salir de la cárcel. Fue arrojado allí por su familia porque tenía sida, sífilis y era consumidor de droga. Aquí, en el hogar, vivió cuatro días. Pero murió abrazado, limpio, con los sacramentos que él mismo pidió. Se fue con dignidad. Por eso queremos luchar. Presentamos realidades que no se quieren ver porque es necesario”, confirmó.

Finalmente, declaró a El Comercio que anualmente ‘adoptan’ alrededor de cuatro bebés huérfanos, los cuales a veces los dejan directamente en la asociación, o tienen que ir a rescatarlos de condiciones deplorables.

Y, en el caso de los adultos, están trabajando por lograr no solo que recuperen su salud y su dignidad, sino que están desarrollando un nuevo plan de acción que les permita reintegrarse a la dinámica social, con trabajos y proyectos de autogestión que les den un ingreso fijo.

Mira también:

Por este motivo YouTubers se “deshacen” de niño autista que adoptaron

Tras ser rechazada por 10 familias, bebé con VIH es adoptada por pareja gay

5 mitos falsos sobre ser padre de un niño con síndrome de Down

Video relacionado: 10 celebridades que son adoptadas, tuvieron una infancia feliz y son muy exitosas