IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Vasectomía: Ventajas, efectos secundarios, mitos y realidades según expertos

La vasectomía se considera un procedimiento permanente de esterilización que muchos hombres consideran pero, ¿qué dicen los expertos?

El doctor Edward Gheiler, experto en urología y vasectomía, aclara que este procedimiento, que se realiza para la esterilización masculina, consiste en la sección y ligadura o cauterización de los conductos deferentes, que son los conductos por los cuales pasan los espermatozoides desde los testículos hacia la uretra durante la eyaculación.

Y destacó sus beneficios, ya que al cortar estos conductos, se interrumpe el flujo de espermatozoides, lo que previene la fertilización del óvulo durante la eyaculación y, por lo tanto, evita el embarazo. La vasectomía, según Edward, no afecta la producción de hormonas masculinas ni altera la función sexual, como la erección o el orgasmo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la vasectomía se considera un procedimiento permanente de esterilización y es recomendable para hombres que estén seguros de no querer tener hijos en el futuro o que ya tengan hijos y no deseen tener más.

¡ENTÉRATE! Cáncer de próstata: Mal silencioso que no solo afecta a hombres mayores

Los conductos deferentes son dos tubos o canales por los que circulan los espermatozoides inmaduros desde cada uno de los testículos, y sus correspondientes epidídimos, hasta las vesículas seminales.

En estas vesículas, los espermatozoides alcanzarán suficiente madurez y motilidad gracias a nuevas sustancias orgánicas que enriquecen el semen; objetivo reproductivo al que también ayuda la próstata.

De esta manera, los espermatozoides estarán preparados para unirse al óvulo en el momento cumbre de la fecundación.

La sección y bloqueo de estos conductos supone un impedimento para la libre circulación de los espermatozoides: un método anticonceptivo que será real y definitivo después de 20 ó 30 eyaculaciones posteriores a la cirugía.

A partir de ese momento, los hombres solo producirán esperma sin espermatozoides; pero antes habrá que confirmar la esterilidad a través de una análisis de una muestra de su semen.

La cirugía ambulatoria de vasectomía, liderada siempre por un o una especialista en urología, apenas provoca efectos secundarios negativos o consecuencias adversas imprevistas.

Por esta razón, junto a otras de diversa índole, las parejas eligen con frecuencia este procedimiento anticonceptivo permanente, y sin vuelta atrás, frente a la ligadura de trompas de Falopio, intervención quirúrgica anticonceptiva que concierne a la mujer.

La vasectomía, control absoluto de la natalidad

Como la vasectomía se considera 100 % eficaz en la prevención del embarazo, antes de tomar una decisión de esterilización definitiva es necesario estar “completamente seguros”; es decir, el varón debe ser consciente de que no volverá a tener hijos o hijas, en el caso de que ya los tenga, y de que no podrá tener descendencia biológica jamás.

“Los extremos seccionados de ambos tubos de cada conducto deferente, además, se bloquean con maniobras quirúrgicas con el fin de obstruirlos y de que no exista la posibilidad de recanalización en el caso de que lleguen a encontrarse de forma natural”, señala la Dra. González Enguita, jefa del Servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz.

Desde el punto de vista técnico de la cirugía es posible reparar los conductos deferentes seccionados, pero es prácticamente imposible recuperar su funcionalidad, tanto menos, siendo extraordinario lo contrario, cuanto más tiempo haya pasado desde la operación quirúrgica"

Dra. González Enguita

De hecho, la última esperanza del varón se podrá concretar en una clínica o centro de reproducción asistida, donde extraerán los espermatozoides directamente desde la zona testicular para poder fecundar el óvulo materno correspondiente.

La reversión de la vasectomía se denomina vaso-vasostomía: la técnica es compleja, los resultados no serán satisfactorios y suele ser económicamente gravosa para el paciente, ya que no forma parte de la cartera de servicios financiados por el sistema de salud público.

Riesgos y complicaciones de una vasectomía

Como cualquier intervención quirúrgica, no está exenta de riesgos, puesto que la vasectomía se realiza a través del escroto. La operación dura alrededor de media hora de quirófano y la técnica se ejecuta bajo anestesia local.

Pasados los efectos de la anestesia se puede sentir dolor o molestias leves en la zona operada del escroto, bolsa que envuelve a los testículos. También, hinchazón y amoratamiento escrotal, así como sangrado y hematoma dentro del escroto. Además, podremos observar sangre en el semen y sufrir una infección en la zona cicatricial.

Como efectos tardíos de la cirugía se pueden incluir otras consecuencias adversas:

Dolor crónico, aunque los datos señalan su infrecuencia, solo afecta a uno o dos de cada cien pacientes operados.

Edema: acumulación de líquidos en el testículo que provocaría un dolor leve, molesto y continuo que podría empeorar durante la eyaculación.

Granuloma: Formación de un proceso fibroso-inflamatorio en la zona quirúrgica de los canales deferentes. La inflamación se provoca por el esperma que se filtra desde el interior.

Hidrocele: reacción postquirúrgica. Líquido que rodea al testículo y provoca un aumento de tamaño del escroto.

Espermatocele: quiste anormal en la cabeza del epidídimo por acumulación de esperma.

Embarazo no deseado de la mujer: en el caso de un fallo de la vasectomía; una situación siempre singular y extraña.

El paciente, una vez que ha sido dado de alta de esta cirugía ambulatoria, no podrá realizar actividad física al menos en las siguientes 24 horas, sobre todo practicar deporte, levantar pesos o ejercer trabajos físicamente exigentes durante una semana.

“Un gran esfuerzo podría ocasionar dolor o sangrado dentro de la bolsa escrotal”, indica.

A la vez, se debe evitar la actividad sexual durante no menos de siete días, ya que la eyaculación genera dolor y el varón podría observar sangre en su semen.

Mitos e inquietudes infundadas de la vasectomía

Muchos hombres creen o temen que una vasectomía pueda causarles problemas graves. Son temores infundados:

No afecta al rendimiento sexual ni a su masculinidad, de ninguna manera. Muchos hombres, incluso, han reportado una mayor satisfacción sexual después de una vasectomía. Se sienten libres y evitan el temor del embarazo no deseado.

No causa daño permanente a los órganos genitales. Hay muy poco riesgo de que los testículos, el pene u otras partes de los genitales o del sistema reproductivo se lesionen durante la cirugía. En casos excepcionales, se ocasiona una lesión vascular, aquella que se encarga del suministro de sangre al testículo. Cabe la posibilidad de un daño testicular, incluso de su pérdida, pero no es probable que eso ocurra si el especialista en urología está bien capacitado.

No tiene relación con el cáncer. Hace algún tiempo existía cierta preocupación acerca de un posible vínculo entre la vasectomía y el cáncer testicular o de próstata, pero no se ha demostrado relación alguna.

No aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. No parece haber conexión entre la vasectomía y los problemas del corazón.

No causa dolor intenso. Durante la cirugía se puede sentir un dolor leve o una sensación de estiramiento, pero el dolor intenso es poco frecuente. Después de la cirugía se puede experimentar algún dolor, pero en la inmensa mayoría de los casos será leve y desaparecerá unos días más tarde.

(Con información de EFE)

VIDEOS RELACIONADOS: