IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Si tu pareja sufre depresión interminable, ¿es válido terminar la relación?

Expertos explican cuáles son las implicaciones y consecuencias de terminar una relación cuando la pareja sufre una depresión que parece no tener fin.

La psicoterapeuta Jennifer Florez aborda las complejidades y ramificaciones de la depresión en las relaciones románticas, ofreciendo pautas sobre cómo enfrentar los desafíos que esta enfermedad puede plantear en la dinámica de pareja.

Una persona depresiva puede levantar en el otro la ansiedad o la frustración de '¿por qué no te puedes levantar?'. Algo así como 'yo no soy un motivo suficiente para que seas feliz'. Ni tú, ni yo, ni mi familia somos para ti algo que realmente te motive a seguir viviendo y a salir de ese estado de depresión. Cuando tienes de pareja a alguien que tiene depresión, la persona que no la tiene de base, empiezas a adaptar comportamientos depresivos"

Jennifer Florez

¡TODOS LOS DETALLES! Estrés, ansiedad o depresión: cómo identificar las diferencias

Según expertos, si una de las partes empieza a perder la ilusión, a no disfrutar nada del tiempo compartido, puede suceder que la persona sufra una crisis de pareja o personal que llegue a desembocar en la ruptura.

A menudo, cuando alguien decide romper su relación amorosa con otra persona, se considera que sufrirá menos que la otra parte. Sin embargo, esto no es siempre así.

La psicóloga Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen, en una entrevista concedida a EFEsalud, lo explica y ofrece consejos para abordar una ruptura desde las dos situaciones posibles.

¿Verdaderamente sufre menos quien deja que quien es dejado?

La experta indica que, si bien no tiene por qué sufrir menos la persona que deja que la que es dejada, sí sufren de distinta forma.

Pilar Conde recuerda el impacto que tiene el camino de la ruptura del "responsable" de la misma. Vivir con dudas constantes hace mella en la conciencia de la persona y puede desembocar en un malestar generalizado o un gran sentimiento de culpa.

También cabe señalar que existen relaciones cuyos vínculos estaban muy deteriorados y se deseaba salir de ahí. Aún así, en la mayoría de los casos, tras una ruptura, habrá que gestionar los sentimientos que se generen.

La importancia de la claridad

Si somos nosotros los que queremos dejar una relación, la psicóloga nos recomienda ser claros y concisos y no dejar espacio para las dudas.

"El objetivo, por tanto, es dar la información que se considere suficiente para poder ayudar al otro a aceptar la nueva situación y a superarla, porque hay mucha gente que se queda anclado en el por qué. Hay veces que la razón es tan sencilla como que ya no quieren compartir una vida contigo y, aunque cueste entender eso, aceptar la situación nos ayudará a superar la ruptura (...) Así que el mensaje debe quedar claro, debe entender la persona que es un adiós de verdad y no dejar espacio a la ambigüedad", argumenta.

¿Contacto cero?

El contacto cero es una de las recomendaciones más comunes ante una ruptura de pareja. Sin embargo, Pilar Conde explica que su efectividad dependerá de cada situación.

En las relaciones en las que, además de cierta dependencia emocional, encontramos hijos, una casa común... es más complicado cortar la comunicación de golpe, pero el mensaje debe quedar lo suficientemente claro para que la persona dejada no tenga esperanzas o cree expectativas si no son auténticas.

¿Qué papel juega la terapia en una ruptura de pareja?

La terapia, señala Conde, “es muy recomendable en cualquier proceso de ruptura significativo”. Además, dependiendo también del perfil de la persona y de su situación, será bueno que acuda a terapia incluso durante la relación.

"Imagina una persona con dependencia emocional que deja una relación porque sabe que la otra persona no es para él o para ella. Aunque deja la relación de manera muy consciente, en el transcurso de encontrar a otra persona, va a tener necesidad de volver a lo anterior para cubrir sus propias necesidades emocionales. Aquí sería fundamental, por ejemplo, iniciar un proceso terapéutico", indica la especialista.

Sinceridad

La sinceridad, tal como se trabaja en la terapia de pareja, es la herramienta para salir de ese punto muerto. Hay que saber escuchar y poner nombre a lo que sentimos y a nuestros pensamientos.

La psicóloga alerta de que esto puede resultar bastante doloroso al inicio, pero ayudará a aceptar la situación por ambas partes, además de facilitar el mantenimiento de una relación de otro tipo en el futuro.

Consejos ante una ruptura

Además de acudir a terapia y ser sinceros con la otra parte, Pilar Conde nos deja los siguientes consejos para que la ruptura de pareja sea lo menos lesiva: Ser honestos y claros en el mensaje.

Entender que la otra persona necesita tiempo para asimilar el cambio, por lo que es probable que busque explicaciones a lo sucedido. Si las hay, será saludable que las conozca. Es el primer paso para la aceptación y, en el caso de que el motivo tenga que ver con que ya no se quiere a esa persona para continuar el proyecto de vida, explicárselo, con cariño pero con firmeza.

Disminuir el contacto en la medida de lo posible hasta que ambos hayan aceptado la situación. Acordar bien los contactos tras las separación y revisarlos para que ambos puedan aceptar y procesar la ruptura.

Aunque tengamos dudas tras la ruptura, no debemos trasladarlas a la ex pareja si no tenemos claro que queremos volver con esa persona.

Permitirnos sentir la tristeza y la pena de la ruptura y las pérdidas asociadas a la misma. Al final, es un proceso de duelo.

No olvidar nuestro autocuidado. Siempre es positivo continuar con el ocio, las relaciones sociales y todo lo que nos produzca bienestar. No debemos dejar de cuidarnos y de atender nuestras necesidades.

(Con información de EFE)

VIDEO RELACIONADO: