IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una adolescente sin manos y con una pierna gana en el campeonato mundial de danza acrobática

Francesca Cesarini tiene una prótesis de pierna. Hasta los 8 años llevó antebrazos artificiales, pero dejó de usarlos porque le impedían realizar algunas actividades.

Francesca Cesarini es una adolescente italiana de 15 años que nació sin sus dos manos y con una sola pierna, pero su discapacidad no le impidió lograr su sueño de convertirse en bailarina de danza acrobática, también conocida como pole dance.

“Me hace sentir libre”, contó la joven que reside en Magione, cerca de Perugia, a Reuters. Su madre estaba sorprendida cuando le dijo que quería practicar esta disciplina.

“No sé si tal vez lo vi primero en las redes sociales, o lo soñé, no lo sé. Solo sé que [me desperté y] fui con ella y le dije que quería hacer pole dance”, recordó Cesarini.

[“La discapacidad solo es física, pero no mental”. Un hombre que perdió sus brazos sale adelante lavando carros]

La joven comenzó a practicar la danza acrobática hace tres años y este 2021 ganó en el Campeonato Mundial de pole y aéreo de la Federación Internacional de Pole Sports, que se celebró de forma virtual debido a la pandemia de coronavirus.

Francesca Cesarini, de 15 años, leyendo en su habitación en Magione, cerca de Perugia, ItaliaReuters

El jurado valoró la presentación de las participantes de todo el mundo a través de los videos que enviaron. Ella fue la única inscrita en la categoría para las personas con discapacidad y recibió la medalla de oro gracias a su desempeño.

[Héroe sobre ruedas: Este atleta paralímpico conquistó el Himalaya y ahora quiere ir al espacio]

Francesca Cesarini, de 15 años, practica pole dance en su casa en Magione, cerca de Perugia, ItaliaReuters

Francesca, que entrena en su propia casa y en un gimnasio con su entrenadora Elena Imbrogo, tiene una prótesis de pierna. Hasta los 8 años llevó antebrazos artificiales, pero decidió dejar de usarlos porque le impedían realizar algunas actividades.

“Todavía no los quiere”, dijo su madre, Valeria Mencaroni, de 47 años. “Francesca es así. Nunca ha tenido esa extremidad, ni esas manos, por lo que hace todo con lo que hace todo con lo que tiene”, añadió su padre.

Como muchas adolescentes de su edad, Francesca usa un aparato de ortodoncia en sus dientes. También le gusta ir a comer hamburguesas, cantar mientras camina con su mejor amiga y ama todo lo relacionado con Harry Potter.

Francesca Cesarini, de 15 años, caminando con su amiga Reuters

Pero sin duda, el pole dance es la actividad que más le gusta hacer pese a las dificultades que este representa.

“Hay algunos elementos difíciles [como] cuando tienes que contorsionarte o tal vez tienes que agarrarte con un solo brazo, una pierna o un pie. Eso es lo difícil”, concluyó.

¡Suscríbete aquí al newsletter de hoy Día y recibe lo mejor del show en tu email!