IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un hombre que perdió a sus padres de forma trágica durante su juventud encuentra refugio al correr

“Mi madre se estaba muriendo de cáncer, me empujó a salir a correr. Es el mejor regalo que me ha dado”, Ryan Welsh comparte cómo esta actividad cambió su vida.

Por Ryan Welsh — TODAY

El mayor desafío de mi vida ha sido perder a mis padres en circunstancias trágicas cuando tenía veintitantos años. Mi bienestar mental, resiliencia y capacidad de adaptación se pusieron a prueba como nunca antes, pero esos desafíos también me abrieron nuevas puertas que antes no había considerado explorar. Como correr.

Sin embargo, comenzaré por el principio: fui criado en un suburbio de clase media de Princeton, Nueva Jersey, por dos padres solidarios que eran maestros en una escuela pública. Mi madre, una maestra de lengua y literatura de sexto grado, me mantuvo enfocado y me hizo responsable.

Mi padre, profesor de historia en la escuela secundaria y entrenador de fútbol universitario, me animó a soñar en grande y creer en mí mismo. Se divorciaron mucho antes de que yo ingresara a la escuela secundaria, pero siguieron siendo amistosos, y mis hermanos y yo crecimos con una inmensa cantidad de amor y apoyo. Sobresalí en la escuela secundaria y me aceptaron en la universidad de mi elección.

Mi mentor se quitó la vida un domingo"

rYAN WELSH

Después de cuatro años de jugar fútbol universitario y graduarme con un título en negocios, todo el impulso figurativo en mi vida se detuvo. Solo tres meses después de graduarme de la universidad, mi padre, mi ídolo, mi mentor, mi mejor amigo, se quitó la vida un domingo por la mañana a fines de agosto. Más tarde me enteré de que había estado luchando contra una depresión severa durante meses.

Me ocultó todo en un esfuerzo por no arrojar una nube sobre mi último semestre de la universidad, y para no distraerme mientras pasaba por el proceso de solicitud y entrevista de alta presión para mi primer trabajo formal en la ciudad de Nueva York.

[“Comía todo el tiempo, tratando de encontrar consuelo”. Priorizar la salud mental ayudó a un hombre a perder 50 libras]

Ryan Welsh con su padre, su mentor.
Ryan Welsh con su padre, su mentor.Courtesy Ryan Welsh

Su suicidio me golpeó más fuerte que nada en mi vida. Me hundí, empecé a excluir a la gente. Eventualmente, la culpa se apoderó de mí mientras me preguntaba cómo podría haberlo evitado.

Inicialmente me negué a contarle a alguien en el trabajo sobre su suicidio por temor a que la gente me juzgara o me tratara de manera diferente, o me pasara por alto para proyectos y promociones.

Algunas de las relaciones prósperas en mi vida comenzaron a desmoronarse lentamente cuando la gente se dio cuenta de lo cerrado que me había vuelto y que el trabajo se convirtió en mi principal enfoque y distracción. En mi mente de 22 años, simplemente estaba tratando de seguir adelante para llevar una “vida normal”.

Con el tiempo, encontré formas de sobrellevar la situación y abrirme poco a poco a las personas, pero solo cuatro años después, el dolor y las dificultades volvieron a golpearme. Tenía 26 años y acababa de recibir un gran ascenso en el trabajo cuando un chequeo de rutina para mi madre la llevó rápidamente al Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering en la ciudad de Nueva York.

Las pruebas, exploraciones y biopsias realizadas en los días siguientes revelaron que tenía cáncer de páncreas en etapa 4, un diagnóstico sombrío con una tasa de supervivencia a 5 años del 1 %, según Johns Hopkins Medicine. Durante los siguientes 18 meses, mi madre soportó más de 50 sesiones de quimioterapia.

Trabajé de forma remota y la acompañé durante casi todos ellas. Si bien sabía que la estaba ayudando emocionalmente, podía sentir que me abrumaba el peso de los factores estresantes que estaban consumiendo mi vida nuevamente.

¿Por qué alguien correría voluntariamente durante 60 minutos seguidos, y se inscribiría en un maratón?"

Ryan Welsh colaborador de today

Mi mamá siempre había sido una corredora, pero francamente, como un espectador, encontré el pasatiempo monótono, intimidante y aburrido. ¿Por qué alguien correría voluntariamente durante 60 minutos seguidos, y se inscribiría en un maratón? Fue en ese momento que mi madre comenzó a sentir lo abrumado que estaba y comenzó a animarme a encontrar una nueva salida, como correr.

[“Es difícil en la sociedad tener sobrepeso”. Una mujer pierde 130 libras aprendiendo a alimentarse sanamente]

La madre del autor lo animó a comenzar a correr. Se convirtió en un pasatiempo que le cambió la vida.
La madre del autor lo animó a comenzar a correr. Se convirtió en un pasatiempo que le cambió la vida.Courtesy Ryan Welsh

Eventualmente, seguí su consejo y salí de mi apartamento un soleado día de mayo para finalmente intentar correr. Sin objetivo, solo ir y mirar cómo reaccionaba mi cuerpo. En este punto, nunca había corrido más de una o dos millas de forma continua en mi vida. Esa noche, salí tres millas en el transcurso de 30 minutos y regresé como una persona diferente. Fui estimulado mentalmente de una manera que nunca antes había sentido.

Pude descomprimirme de mi jornada laboral, procesar mis pensamientos sobre mi madre y otras cosas que suceden en mi vida.

Ya no estaba mirando un teléfono, una pantalla de computadora o un televisor en un esfuerzo por descomprimirme. Simplemente estaba observando mi entorno con una nueva apreciación por el movimiento y el aire libre y la capacidad de mi cuerpo para transformar completamente la forma en que me sentía en solo 30 minutos.

Dos días después salí durante 32 minutos, luego durante 35 minutos, luego durante 40 minutos. No había ningún objetivo en mente, ningún ritmo que me importara; simplemente quería usar ese tiempo sagrado para relajarme de los factores estresantes de mi día y salir sintiéndome fresco. ¡Y funcionó!

[Una boxeadora adolescente enfrenta la pelea de su vida tras recibir un diagnóstico de cáncer cerebral]


Welsh estaba asombrado de cómo correr podía transformar por completo cómo se sentía después de un día difícil.
Welsh estaba asombrado de cómo correr podía transformar por completo cómo se sentía después de un día difícil.Courtesy Ryan Welsh

Siempre le dije a mi mamá que estábamos juntos en esta batalla, luchando por ella para vencer el cáncer. Solo 6 meses después de comenzar a correr, me inscribí en el maratón de la ciudad de Nueva York para recaudar fondos para Project Purple, una organización dedicada a “un mundo sin cáncer de páncreas”. Sabía que mi mamá era mi “por qué” y ella me motivaría a continuar con este nuevo estilo de vida que me había forjado.

Desafortunadamente, en octubre de 2015, me senté en la habitación mientras nos despedíamos de mi mamá por última vez. Fue solo siete días antes de mi segundo maratón de la ciudad de Nueva York. Mi papá se había ido, y ahora mi madre también se había ido. Pero antes de morir, ya me había dado el mejor regalo de mi vida: la motivación para salir y hacer algo. Correr.

Hoy Welsh es un ávido corredor.
Hoy Welsh es un ávido corredor.Courtesy Project Purple

Un año después, decidí unirme a un club de corredores en la ciudad de Nueva York para poder conocer a otras personas que disfrutaban hacer ejercicio al aire libre y entrenar para las carreras. Unas semanas más tarde en ese club de corredores, conocí a mi futura esposa cuando entró por la puerta buscando lo mismo. Como dijo mi tío en nuestra boda de agosto de 2021: “Si desafortunadamente tu madre no se hubiera enfermado, nunca te habrías puesto a correr. Si nunca te hubieras metido a correr, no te habrías unido a un club de corredores. Y si no te hubieras unido a ese club de corredores, potencialmente no habrías conocido al amor de tu vida”.

El autor y su esposa el día de su boda.
El autor y su esposa el día de su boda.Averie Cole

Procesar la pérdida, adaptarse al cambio, pasar por transiciones importantes y superar los obstáculos de la vida es diferente para todos. Pero cuando todo parece insuperable, no pase por alto la simple alegría y el regalo de estar afuera y en movimiento. ¡Podría cambiar su vida!

Si quiere leer esta nota en su versión original en inglés vaya aquí.

¡Suscríbase aquí al newsletter de hoy Día y recibe lo mejor del show en su email!