IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

“Te sientes tan impotente”: Dylan Dreyer comparte su testimonio sobre sus hijos enfermos con el virus RSV 

La meteoróloga de TODAY y su esposo a veces pasaban la noche despiertos escuchando la respiración de sus niños. “Simplemente te rompe el corazón, son tan pequeños…”, dice.

Por A. Pawlowski — TODAY

Mientras los niños enfermos con el virus RSV saturan los hospitales infantiles y los consultorios médicos, la meteoróloga de TODAY Dylan Dreyer sabe de primera mano por lo que están pasando muchos padres.

Sus dos hijos menores, Oliver, de 2 años; y su bebé Rusty, de 1; finalmente se sienten mejor aproximadamente una semana después de contraer la enfermedad respiratoria a fines del mes pasado.

“Da miedo porque no hay nada que puedas hacer”, dijo Dylan. “Oliver tosía tan fuerte que le quitaba el aliento… Rusty respiraba muy rápido y solo tenía este silbido en su respiración”.

Dylan estaba especialmente preocupada por el bebé, que nació seis semanas antes de su fecha de parto el año pasado, por lo que sus pulmones estaban sensibles al principio como un bebé prematuro.

[Qué es el VRS, que está llenando hospitales, y por qué preocupa a médicos y padres pese a que casi todos los niños se contagiarán]


Dylan Dryer comparte un momento feliz con su bebé Russell, conocido como Rusty, después de su nacimiento en 2021.
Dylan Dryer comparte un momento feliz con su bebé Russell, conocido como Rusty, después de su nacimiento en 2021.Courtesy Dylan Dreyer

El RSV, que significa Virus Respiratorio Sincitial, es un virus común que generalmente causa síntomas leves parecidos al resfriado, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La mayoría de las personas se recuperan en una o dos semanas, pero el RSV puede ser grave, especialmente para algunos bebés y niños pequeños, informó la agencia.

El virus puede pasar del tracto respiratorio superior a los pulmones y causar una enfermedad más grave, explicó anteriormente la doctora Natalie Azar, colaboradora de NBC News Medical.

[Los padres de estos bebés hospitalizados por el virus VRS cuentan cómo reconocieron los síntomas de alarma]

Los médicos aconsejan a los padres que estén atentos a las señales de que un niño está letárgico o respira rápido o con dificultad.

“Si tu hijo, especialmente si tiene menos de 2 años, tiene las fosas nasales dilatadas, gruñe, mueve la cabeza o ves que succiona la clavícula o las costillas, eso es mucho más preocupante”, dijo a NBC News el doctor Michael Koster, director de enfermedades infecciosas pediátricas en el Hasbro Children’s Hospital en Providence, Rhode Island.

[Los niños se están contagiando de dos o tres virus a la vez. Así puede distinguir los síntomas para saber cómo debe tratarlos]

“Te sientes tan impotente”

El calvario en la casa de Dylan comenzó con Oliver, quien se enfermó el jueves antes de Halloween. Tenía clases de natación ese día e inhaló mucha agua. Esa noche, él desarrolló una “tos rara”, que Dylan pensó que era de su tiempo en la piscina, por lo que incluso buscó en Google ahogamiento secundario en ese momento.

Cuando el niño siguió tosiendo la noche siguiente, parecía que tenía mucho líquido en el pecho, recordó. También presentaba fiebre de 102°F.

[Una vacuna experimental contra el VRS para embarazadas protege a los bebés y ofrece esperanza tras décadas de fracasos]

“Lo llevamos a la sala de emergencia porque era medianoche y no respiraba bien, [tenía] como una respiración muy rápida, su corazón se aceleraba”, dijo Dylan.

“Lo llevamos al hospital esa noche y lo examinaron de todo y resultó que tenía RSV. Fue solo una extraña coincidencia con su incidente en la piscina”.


Oliver, de 2 años, se enfermó primero. "En los primeros cuatro días, Ollie fue duro. No podía levantarse del sofá, simplemente estaba acostado mirando al vacío", dijo Dylan.
Oliver, de 2 años, se enfermó primero. "En los primeros cuatro días, Ollie fue duro. No podía levantarse del sofá, simplemente estaba acostado mirando al vacío", dijo Dylan.Dylan Dreyer

Dado que el RSV es altamente contagioso, ella sabía que su bebé podría ser el próximo en enfermarse. Dylan y su esposo, Brian Fichera, buscaron ayuda médica para Rusty el día después de Halloween cuando comenzó a jadear y tenía tos, secreción nasal y fiebre de 102°F. Las pruebas confirmaron que también tenía RSV, un momento aterrador para la familia.

“Con Ollie, al menos podemos preguntarle: ‘¿Te duele en alguna parte? ¿Es difícil respirar?”, dijo Dylan. “Por Rusty estaba más preocupada debido a su jadeo”.

[¿Por qué el virus VRS es tan peligroso para algunos niños y no para otros?]

"Oliver durmió en nuestra cama durante varias noches porque quería poder escucharlo toda la noche", dijo Dylan.
"Oliver durmió en nuestra cama durante varias noches porque quería poder escucharlo toda la noche", dijo Dylan.Dylan Dreyer

Las advertencias y recomendaciones de los médicos pusieron nerviosos a los padres.

“Es como ‘solo asegúrate de que sus labios no se pongan azules. Si parece que realmente está luchando por respirar, tráelo de vuelta”, recordó Dylan.

“Así que constantemente les levantas la camisa y te aseguras de que no puedas ver sus costillas, y constantemente enciendes una linterna en su cara y en medio de la noche para asegurarte de que sus labios no estén azules”.

Afortunadamente la pareja no tuvo que volver a llevar a Rusty porque su respiración estaba mejorando. Pero Dylan y su esposo a veces se pasaban la noche despiertos escuchando la respiración de los niños. “Simplemente te rompe el corazón, son tan pequeños… Te sientes tan impotente”, dijo.

Para ayudar a sus hijos a superar la enfermedad en casa, Dylan siguió los consejos médicos de ponerlos en un baño de vapor, asegurarse de que el humidificador estuviera funcionando, alentarlos a beber mucha agua para evitar deshidratarse y dales Motrin para mantener baja la fiebre.


Dylan y su esposo, Brian Fichera, son padres de tres niños: de izquierda a derecha, Oliver, 2, Calvin, 5 y el bebé Rusty, 1.
Dylan y su esposo, Brian Fichera, son padres de tres niños: de izquierda a derecha, Oliver, 2, Calvin, 5 y el bebé Rusty, 1.Dylan Dreyer

Oliver tardó unos siete días completos en mejorar. Ahora está de vuelta en la escuela, aunque tiene una tos persistente, dijo Dylan. Rusty recién comenzó a sentirse mejor esta semana después de llorar mucho cuando estaba enfermo, señaló.

Ambos niños también terminaron con una infección de oído, “así que ambos compartían lo mismo”, explicó.

Los niños pueden contraer RSV en diferentes años pero por lo general no se enfermarán dos veces en el mismo año, a menos de que tengan problemas del sistema inmunitario, dijo el doctor John Torres, corresponsal médico principal de NBC News.

El RSV puede ser peligroso para las personas mayores y la mayoría de las muertes por el virus ocurren en adultos de 65 años o más, señaló, y aconsejó a Dylan que mantenga por ahora a sus hijos alejados de su padre, que tiene 70 años, como precaución.

Los padres conocen a sus hijos mejor que nadie, por lo que si algo no se siente bien, Dylan instó a otras familias a buscar ayuda médica.

“Ve a la sala de emergencias si crees que tu hijo está respirando raro. ¿Qué es lo peor que va a decir el doctor? ‘Oh, está respirando bien”, dijo.

[Un nuevo tratamiento puede proteger a los bebés contra este peligroso virus respiratorio]

“[El RSV] apesta, realmente apesta, y es difícil ver a tu hijo pasar por eso, pero pasan por eso y solo toma unos días y algunas noches sin dormir, pero lo superarás. Espero que no tengan un caso grave… pero en su mayor parte creo que la mayoría de los niños pueden soportarlo. Simplemente es difícil de ver”, agregó Dylan.

Si quieres leer la nota en su versión original en inglés ve aquí.

¡Suscríbete aquí al newsletter de hoy Día y recibe lo mejor del show en tu email!