IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Unos padres crían sin saberlo al bebé de otra familia durante meses por un error de la clínica de fecundación in vitro

El hombre sospechó al ver por primera vez a su hija porque no era rubia como él, así que su esposa encargó una prueba de ADN: el resultado fue "desgarrador", según explican.

Por Samantha Kubota - TODAY Show

Alexander y Daphna Cardinale ya eran los orgullosos padres de una niña, pero cuando la pequeña pidió un hermano decidieron recurrir a la fertilización in vitro en una clínica que les recomendó una amiga.

En su segundo intento, Daphna Cardinale quedó embarazada y dio a luz a una niña. Pero cuando su padre, Alexander Cardinale, vio a la niña al nacer en septiembre de 2019, con la piel más oscura y el cabello oscuro, supo que algo había ocurrido.

“La habitación se encogió, me sentí mareado... y todo se me nubló”, dijo en un video difundido a través de su abogado. “Me quedé en ese lugar durante mucho tiempo”, agregó.

Durante meses comentó sobre la apariencia del bebé. En un intento por calmar esos temores, su esposa encargó una prueba de ADN.

Cuando obtuvieron los resultados, dos meses después del nacimiento, quedaron conmocionados: ninguno de ellos tenía relación genética con la niña.

“La clínica de fertilidad le transfirió a Daphna un embrión que pertenecía a… extraños”, dijo su abogado, Alex Wolf. Daphna Cardinale “era, en otras palabras, una especie de madre surrogada involuntaria e inconsciente del bebé de otra pareja”.

Inmediatamente, la pareja comenzó a preguntarse qué le había pasado a su embrión. Al final resultó que otra pareja había dado a luz a su hijo biológico, dijo Wolf.

La otra familia envió a los Cardinale una foto del bebé, con la piel clara y el cabello rubio.

“La miré y estaba tan consciente de que no la conocía, no la conocía en absoluto”, dijo Daphna Cardinale, entre lágrimas. “Recuerdo que pensé ‘No te conozco’, lo cual es desgarrador sobre tu propia hija”, agregó.

Alexander Cardinale cargando a su hija biológicaCortesía de la familia Cardinale

Al principio, señaló Wolf, los Cardinale se reunían con la otra familia casi todos los días, ya que vivían cerca. Sin embargo, al final fue demasiado difícil para todos y decidieron que los niños debían estar con sus padres biológicos.

Agregó que, si bien fue emocionante traer finalmente a su hija biológica a casa, estaba igualmente devastada por perder al bebé que había estado criando desde el primer día.

“Estaba perdiendo un bebé al mismo tiempo que tenía otro”, dijo.

“Es una pesadilla realmente imposible”, agregó, “hay dolor y, al mismo tiempo, el corazón comienza a romperse por su familia. Porque al mismo tiempo, todo el mundo está ganando un hijo, pero todo el mundo está perdiendo un hijo”.

Quizás lo más difícil para los Cardinale ha sido explicarle la situación a su hija mayor, Olivia, que tenía 5 años cuando nacieron los bebés. Olivia se había unido a la hija no biológica de los Cardinale y estaba devastada por el intercambio.

Es difícil explicarle a un niño de 5 años que la bebé, esa hermana a la que se unió y ama, no es su hermana”

Alexander Cardinale

En los meses posteriores, las dos familias han tenido que resolver “dinámicas familiares complicadas”, dijo Wolf, y normalmente se ven dos veces al mes.

El lunes, los Cardinale entablaron una demanda contra la clínica a través de la cual habían realizado la fertilización in vitro, el Centro de Salud Reproductiva de California, y el médico al que acusan de ser responsable, Eliran Mor.

Mor y el Centro de Salud Reproductiva de California no respondieron a la solicitud de comentarios de TODAY.

Su abogado dice que esperan que su demanda responsabilice tanto a la clínica como a Mor y que “ilumine este tema”. “Para que haya una discusión pública y comprensión de por qué suceden este tipo de eventos traumatizantes”, dijo, “necesitamos un entendimiento de que faltan regulaciones para gobernar las clínicas de fertilidad. Queremos asegurarnos de que esto no vuelva a suceder”.

Suscríbase aquí al newsletter de hoy Día y recibe lo mejor del show