IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

“En el pasillo me arrancó la peluca”, una mujer comparte lo difícil que ha sido vivir con alopecia

Desde los 8 años Michelle Faraco experimentó la discriminación y el bullying debido a su alopecia, pero consiguió liberarse gracias al amor y la aceptación.
/ Source: Telemundo

“La valentía de aceptarnos es lo que nos dará libertad”, Michelle Faraco, nacida en Nueva York y criada en Venezuela, es una exitosa conferencista, una mujer emprendedora, esposa, madre y activista, que detrás de su bella sonrisa y su seguridad al hablar frente a un grupo, lleva consigo las duras experiencias que a lo largo de su vida enfrentó debido a una condición médica que la fue dejando calva.

Desde pequeña, Michelle fue diagnosticada con alopecia y con el paso de los años su condición avanzó hasta dejarla por completo sin cabello.

La Fundación Nacional de Alopecia Areata describe a este padecimiento como “una enfermedad cutánea autoinmune común, que causa la caída del cabello en el cuero cabelludo, la cara y, a veces, en otras áreas del cuerpo. De hecho, afecta a aproximadamente 6,8 millones de personas en Estados Unidos”.

Además de tener que aceptar que su condición sería progresiva, Faraco enfrentó complicados momentos que dañaron su autoestima, en los que se sintió humillada y vulnerable.

“A los 8 años, vivíamos en Canadá y un muchacho en el recreo estaba escogiendo grupitos para jugar y dijo, ‘pero no jueguen con la niña calva’, y fue como mi primer encuentro con la vergüenza y con entender que la niña calva era yo, entonces ahí fue como la primera vez que me sentí diferente a los otros niños”, dijo Michelle durante una charla ‘Sin Filtro’ con Rebeka Smyth.

Cortesía: Instagram/ hi_moonchild

Faraco tuvo cabello en los primeros años de su vida, pero durante la adolescencia tuvo una pérdida considerable de este, y enfrentarse al bullying en dicha etapa la llevó a sentirse avergonzada.

[La mujer con huesos de cristal habla de sus retos en el amor y cómo ha enfrentado la vida]

“En mi infancia mi caída de cabello era bastante controlada, si yo me hacía unos tratamientos era muy probable que esas manchas se iban a ir rápido, pero ya en mi adolescencia la historia fue otra, a medida que fue avanzando mi condición y fue donde experimenté mucho bullying, de hecho, si tu decías ‘calva’ para mí era un detonante”, explicó.

Fue en la universidad cuando decidió comenzar a utilizar pelucas y esconder a toda costa su enfermedad, que ya la había dejado completamente sin cabello, sin embargo, ni esto la salvó de experimentar uno de los momentos más dolorosos que la marcó por muchos años.  

Cortesía: Instagram/ hi_moonchild

“En la universidad una muchacha decidió que ella me iba a enseñar una lección, que conmigo se quedó por el resto de los 15 años que siguieron, y fue que ella delante de todo el salón, en el pasillo, me arrancó la peluca y fue complicado, fue un momento en el que me había dejado expuesta y totalmente humillada delante de todo el mundo”, relató.

Michelle recorrió un duro camino con valentía, la aceptación y el amor propio no llegaron hasta la adultez y algunos momentos cumbre de su vida, como el día de su boda, quedaron marcados por la alopecia.

["Me siento en paz", dice Marco Trochez, un hombre trans que enfrentó el rechazo de su familia]

“Una de las cosas que más soñaba era que me saliera el pelo para mi boda, porque yo necesitaba tener pelo para mi boda. Hoy en día veo mi video y digo, ‘ay, ojalá me hubiese quitado la peluca’”, expresó Faraco.

Cortesía: Instagram/ hi_moonchild

No fue sino hasta los 30 años que Michelle pudo dar el gran paso, dejó las pelucas y con esto sintió que se había quitado “miles de pelucas de cemento”, encontró la libertad y esto fue gracias al amor de su esposo.

“A mí mi esposo me enseñó el amor y eso fue lo que me inspiró a recorrer todo ese camino de amor propio para poder aceptarme en el espejo”, señaló Faraco con emoción.

Cortesía: Instagram/ hi_moonchild

Para finalizar su entrevista con Rebeka Smyth, Michelle dedicó un mensaje para todas aquellas personas que sufren por alguna situación que los hace sentirse inseguros, vulnerables o menos valiosos.

Les diría que se quiten las pelucas, porque al final cuando tú tienes la valentía de aceptarte, ahí es donde vas a encontrar la libertad de ser quien realmente viniste a este mundo a ser y cuando exploras eso y te exploras en ese camino de conocerte y de amor propio vas a encontrar todas las respuestas, porque al final todo siempre empieza por ti y cuando tú te aceptas desde el interior el resto del mundo también lo hace”, concluyó.