IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Katya Echazarreta, orgullo mexicano de la NASA

La astronauta mexicana demuestra que es posible llegar lejos pese a las adversidades
Katya Echazarreta en una conferencia de prensa
Katya Echazarreta en una conferencia de prensaJaime Nogales/Medios y Media/Getty Images / Getty Images

“Estoy muy orgullosa de representar a mi país y a la comunidad latina como la primera mujer nacida en México y una de las más jóvenes en ir al espacio”, nos dice Katya Echazarreta, ingeniera eléctrica y parte de una tripulación que viajó al espacio.

Nacida en México, la familia de Katya se mudó a los Estados Unidos cuando ella tenía tan solo 7 años, edad a la que se enfrentó a sus primeros desafíos, pues tuvo que superar la barrera del idioma trabajando duro para aprender inglés, el cual logró dominar en tan solo dos años.

Katya mostró interés por el espacio, las matemáticas, la astronomía y la física desde muy pequeña, y gracias a que su madre siempre la alentó a seguir sus pasiones, logró graduarse como ingeniera eléctrica.

Con el tiempo, llegó entrar a la NASA, institución donde trabajó en 5 misiones y donde se convirtió en la primera mujer mexicana en viajar al espacio, para orgullo de toda nuestra comunidad latina.

Actualmente, su propósito es asesorar a otras niñas que quieran incursionar en carreras de ciencias y tecnología. De esta forma, espera que ellas estén mejor preparadas, comprendan los desafíos que enfrentarán y se mantengan siempre motivadas para que nunca se den por vencidas.

---

“I’m very proud to represent my country and the Latino community as the first Mexican-American woman and also the youngest to go into space,” says Katya Echazarreta, an electrical engineer who was part of a crew that traveled to space.

Katya, who was born in Mexico, moved to the United States with her family when she was 7 years old, immediately encountering her first challenge, learning English, which through hard work and dedication she accomplished in just two years.

Katya showed an interest in space, mathematics, astronomy and physics from an early age. With the encouragement of her mother who taught her to follow her passions, Katya achieved her dream of graduating as an electrical engineer.

Currently, one of her goals is to advise other girls who want to pursue careers in science and technology. In doing so, she hopes that they will be better prepared for the challenges that lie ahead, stay motivated and never give up.