IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Alarma por uso de oxigenadores caseros en México ante la falta de respiradores

Hay alerta en México pues ciertas personas están usando oxígeno casero ante la escasez de respiradores y médicos explican los efectos negativos.

Hay alerta en México pues ciertas personas están usando oxígeno casero ante la escasez de respiradores y médicos explican los efectos negativos. Un motor de oxígeno para pecera conectado con un tubo plástico y un vaso con agua suministraría el oxígeno necesario a un paciente con COVID-19. Tutoriales para hacer oxigenadores caseros se han vuelto muy populares en Internet, sobre todo porque en medio de la pandemia miles de personas requieren oxígeno y ante el aumento de la demanda, los tanques médicos escasean, cuestan una fortuna o hay filas interminables para llenarlos.

Pero las autoridades aseguran que lo que hacen estos aparatos caseros es llevar el mismo aire que respiramos y no el oxígeno concentrado que ayuda a disminuir la inflamación pulmonar que provoca el coronavirus. 

MIRA TAMBIÉN: SURGEN FALSAS EMPRESAS QUE OFRECEN VACUNAS CONTRA EL CORONAVIRUS Y OXÍGENO EN MÉXICO

“El aire que respiramos nosotros tiene un contenido de 21% de oxígeno. Ese mismo 21% de oxigeno está ingresando por una bomba”, explicó Gustavo Liza, integrante de Protección Civil Municipal de Puebla. Además los llamados concentradores llamados hechizos no separan el hidrogeno, nitrógeno, el carbono ni las partículas contaminantes.

Tampoco tienen reguladores que ayuden a suministrar la presión para cada enfermo, por eso usarlos es tan peligroso. Los tanques en cambio, aportarían una concentración de 93% de oxígeno puro, lo que podría significar la diferencia entre vivir y morir. Expertos hacen énfasis en que el uso de estos concertadores caseros podría provocar que la ayuda médica que en realidad se necesita llegue demasiado tarde. 

RELACIONADOS: 

SIETE MITOS SOBRE LAS VACUNAS, SEGÚN EXPERTOS

DOOMSCROLLING: NUEVA ADICCIÓN AL COVID-19 PONE EN PELIGRO LA SALUD MENTAL