IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Dama de la Langosta cumple 102 años y sigue pescando en el mar

Virginia Oliver se ha dedicado a pescar langostas desde que tiene 8 años y junto a su hijo trabaja cada día a pesar de su avanzada edad.

En 2021, una señora de Maine, en la costa noreste de Estados Unidos, saltó a la fama por tener la licencia más antigua para pescar langostas de todo el mundo, según historiadores locales. Unos años después, Virginia Oliver celebra seguir dedicándose a su pasión junto a su hijo Max, de 78 años, quien la ayuda a tripular el barco que su difunto esposo les dejó.

Conocida por sus amigos como ‘Ginny’ y para algunos como ‘La Dama de la langosta’, ha vivido en Rockland toda su vida, en la misma calle donde nació en 1920. La señora va unos tres días a la semana a trabajar y según cuenta se levanta a las 03:30 de la mañana y se dirige al mar a las 05:00 horas.

MIRA TAMBIÉN:

Ya sea en su camioneta o en el Chevy 1956 de Max, madre e hijo conducen hasta una privada y van en su pequeño bote hasta el barco de langostas, amarrado más lejos. Virginia y Max tienen unos cientos de trampas en el agua y trabajan juntos para sacarlas. 

A veces, Virginia toma el timón y capitanea el barco, pero no si hay niebla. En este punto de sus vidas, madre e hijo sólo salen si hace buen tiempo, no como antes, que salían sin importar las condiciones climáticas. 

MIRA TAMBIÉN:

Ella nunca para”, comenta Max. “Siempre ha sido así. Está activa todo el tiempo. Siempre en movimiento, ocupada. A veces me cansa solo de pensar en eso”.

Al final de la jornada, ambos llevan las langostas a la cooperativa Spruce Head Lobster Pound Co-Op, que ayuda a madre e hijo a obtener un mejor precio mayorista y virginia no tiene planes de retirarse. “No quiero estar en una silla de ruedas”, dice sin dudarlo.

RELACIONADOS:

MUJER DE MICHIGAN CUMPLE 100 AÑOS Y LO CELEBRA CON UN TATUAJE

BRASILEÑO DE 100 AÑOS TRABAJA EN LA MISMA EMPRESA DESDE HACE 84 AÑOS

“LA MENTE ES TODO”: CONSEJOS DE UNA MUJER DE 106 AÑOS QUE ESCAPÓ DE LOS NAZIS