IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Inicia un 2023 "alarmantemente sangriento" en EE.UU.

Matanzas masivas en EE.UU. amenazan a la nación y los expertos señalan que “hay demasiadas armas en este país y tiene que haber un cambio”.
/ Source: The Associated Press

En un país con más armas que personas -y que sale de tres años de aislamiento, estrés y luchas internas en medio de la pandemia-, los estadounidenses comienzan 2023 con una avalancha de constante matanzas masivas.

Once personas asesinadas mientras daban la bienvenida al Año Nuevo Lunar en una sala de baile popular entre los estadounidenses de origen asiático de más edad. Una madre adolescente y su bebé asesinados de un disparo en la cabeza. Un niño de 6 años disparando a su profesora de primer curso en el aula. Y la lista continúa.

Hemos pasado por tantas cosas en estos últimos años, y seguir viendo caso tras caso de violencia masiva en los medios de comunicación es simplemente abrumador”, afirma Apryl Alexander, profesora asociada de salud pública en la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte. “¿Cuándo acabará esto?”.

MIRA TAMBIÉN:

La carnicería de ocho días en California, donde las víctimas de la sala de baile se encontraban entre las dos docenas de personas muertas en tres ataques recientes, trajo dolorosos recuerdos a las familias del tiroteo escolar del año pasado en Uvalde, Texas.

Varias familias y padres de Uvalde viajaron más de tres horas hasta el Capitolio de su estado para renovar los llamamientos a favor de leyes de armas más estrictas, aunque tengan pocas posibilidades de imponerse en la Legislatura, controlada por los republicanos.

En 2022, Estados Unidos registró su primer tiroteo mortal del año el 23 de enero. Para esa misma fecha de este año, seis asesinatos en masa se han cobrado 39 vidas, según una base de datos de asesinatos en masa mantenida por The Associated Press, USA Today y Northeastern University.

Todos los días muere gente. Esto no debería estar ocurriendo”, afirmó Verónica Mata, cuya hija Tess, de 10 años, se encontraba entre los 19 niños y dos profesores asesinados en Uvalde. “Si hace falta que vengamos todas las semanas, lo haremos hasta que veamos que algo cambia”.

Los estadounidenses han llegado a soportar tiroteos masivos en iglesias y tiendas de comestibles, en conciertos y parques de oficinas, y dentro de las casas de amigos y vecinos. La violencia se achaca al odio hacia otras comunidades, a los agravios dentro de un grupo, a los secretos dentro de las familias y al rencor entre colegas. Pero a menudo termina cuando un hombre rencoroso empuña un arma.

MIRA TAMBIÉN:

A veces, ni siquiera está claro si el rencor forma parte de la ecuación.

“No había ningún conflicto aparente entre las partes. El hombre simplemente entró y empezó a disparar”, declaró el jefe de policía de Yakima, Matt Murray, después de que tres personas murieran tiroteadas en una tienda Circle K del estado de Washington, sumándose así al dolor nacional.

Las ventas de armas en Estados Unidos alcanzaron máximos históricos mientras la pandemia de coronavirus se afianzaba, la economía se estancaba y la gente salía a las calles a protestar contra la brutalidad policial y la injusticia racial. En 2020 se vendieron casi 23 millones de armas de fuego, según los analistas del sector. La oleada continuó en gran medida al año siguiente, con un aumento de las ventas del 75% el mismo mes en que una turba atacó el Capitolio de Estados Unidos, antes de descender a unos 16 millones este año.

MIRA TAMBIÉN:

Los expertos creen que hay 393 millones de armas en manos privadas en todo Estados Unidos, que en 2022 era un país de 333 millones de habitantes.

Algunos estadounidenses dicen que no se sienten seguros en ningún sitio. Un tercio evita ciertos lugares como resultado, según la Asociación Americana de Psicología, cuyo estudio más reciente muestra que la mayoría de los estadounidenses se sienten estresados.

Sin embargo, según Alexander, no parece haber muchas ganas de abordar algunas de las posibles soluciones, como enseñar técnicas de resolución de conflictos en las escuelas o reexaminar nuestra visión social de la masculinidad.

MIRA TAMBIÉN:

“El aprendizaje socioemocional no es más que enseñar a los niños a identificar sus sentimientos, a expresarse y a gestionar los conflictos, y ¿por qué se prohíbe, especialmente en este momento concreto?”, se pregunta, refiriéndose a los esfuerzos por imponer prohibiciones estatales y locales en los programas escolares.

Estos niños van a convertirse en adultos”, dijo Alexander. “Si no saben cómo manejar los conflictos, vamos a ver cómo ocurren sucesos desafortunados como este”.

El derramamiento de sangre comenzó el 4 de enero, cuando un hombre de Utah, investigado pero nunca acusado por una denuncia de abuso infantil en 2020, disparó y mató a su esposa, a la madre de ella y a sus cinco hijos antes de suicidarse.

MIRA TAMBIÉN:

La base de datos muestra que 2,793 personas han perdido la vida en asesinatos en masa -aquellos en los que hay cuatro o más víctimas, excluido el asesino- desde 2006. La reciente oleada de violencia se produce tras un repunte en 2022, cuando Estados Unidos registró 42 asesinatos en masa, la segunda cifra más alta en ese periodo de tiempo.

Incluso la violencia armada que se cobra menos vidas, o ninguna, puede sacudir la conciencia.

Ese fue el caso de Virginia, cuando un niño de 6 años disparó e hirió a su profesor delante de sus compañeros. El alcalde de Newport News, Phillip Jones, dijo que apenas podía hacerse a la idea. Y dos estudiantes adolescentes murieron en un tiroteo en una escuela de Iowa.

En el tiroteo de Monterey Park, 11 personas murieron y otras nueve resultaron heridas cuando un hombre de 72 años abrió fuego en el Star Ballroom Dance Studio, pocas horas después de que decenas de miles de juerguistas llenaran las calles cercanas para las festividades del Año Nuevo Lunar. Al día siguiente, el autor de los disparos se quitó la vida cuando la policía se acercaba a su furgoneta.

MIRA TAMBIÉN:

Antes de que la gente de todo el estado pudiera procesar ese horror, siete trabajadores agrícolas murieron tiroteados cerca de San Francisco, en la pintoresca comunidad costera de Half Moon Bay. Un compañero de trabajo de 66 años está detenido.

Al final, simplemente hay demasiadas armas en este país. Y tiene que haber un cambio. Esta no es una forma aceptable de que una sociedad moderna viva y lleve sus asuntos”, dijo el presidente de la Junta de Supervisores del Condado de San Mateo, Dave Pine, tras los tiroteos en la granja de champiñones. “Tenemos el corazón roto”.

Para algunos, la violencia está vinculada a un periodo alienante de la historia de Estados Unidos que ha aislado a las personas entre sí y ha mermado la capacidad de afrontar los sinsabores de la vida.

“La pandemia ha amplificado y acelerado muchas tendencias peligrosas. Estamos experimentando una recesión social que está literalmente quebrando nuestras almas”, afirmó el reverendo Jonathan Lee Walton, presidente del Seminario Teológico de Princeton. Señaló el descenso de la participación religiosa y cívica.

MIRA TAMBIÉN:

Estamos normalizando enfermedades de la desesperación como la soledad, la adicción y la violencia armada”, dijo Walton. “Los medios sociales, la iglesia Zoom, el trabajo a distancia y la realidad virtual pueden ser ‘convenientes’, pero son sustitutos moralmente anémicos de la conexión humana”.

RELACIONADOS:

ARRESTAN A SOSPECHOSO DEL ASESINATO DE CUATRO ESTUDIANTES EN LA UNIVERSIDAD DE IDAHO

EL RESPONSABLE DE LA MATANZA EN TEXAS ADVIRTIÓ EN FACEBOOK SOBRE EL ATAQUE HORAS ANTES

NIKOLAS CRUZ ENCARADO POR PADRES DE SUS VÍCTIMAS EN MASACRE DE PARKLAND