Una mujer en la mira y al menos 30 detenidos en episodios de violencia en la Libertadores

El autobús sufrió del Boca sufrió la rotura de vidrios por las piedras y palos arrojados por un grupo de fanáticos del River Plate a pocas cuadras del estadio. Varios jugadores de Boca sufrieron heridas cortantes y resultaron afectados por gases lacrimógenos lanzados por la policía
/ Source: TELEMUNDO

La final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors se postergó hasta mañana a causa de los graves incidentes que se produjeron en las afueras del estadio Monumental cuando el autobús que trasladaba a los jugadores boquenses fue atacado por fanáticos del equipo local. Al menos 30 personas fueron detenidas por los incidentes, informan las autoridades. No es la primera vez que una final de la Libertadores se posterga.

“A efectos de cumplir con el cronograma de la final, el partido empezará a las 19:15 horas (2215 GMT)”, anunció la Conmebol en su cuenta oficial de Twitter, justo una hora después de anunciar la primera postergación y luego hubo una segunda.

El encuentro debía comenzar inicialmente a las 17.00 hora local.

Posterior a ese tuit, el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, dijo que las tres partes involucradas acordaron que el encuentro se realizara a las 3 PM, hora este de EEUU, 5 PM en Argentina, pese a que los jugadores de ambos equipos aseguran que no quieren jugar ahora la final de la Copa Libertadores.

Domínguez calificó el acuerdo como  “un pacto de caballeros”.

Explicó que "un equipo no puede jugar y el otro no quiere ganar en estas condiciones".

Mientras tanto, la Justicia busca identificar a una mujer a la que se ve en un vídeo poner elementos pirotécnicos a una niña para supuestamente meterlos al estadio donde se iba a jugar la final de Libertadores, que fue aplazada por las heridas sufridas por jugadores de Boca tras ser agredidos por hinchas de River.

Fuentes de la Fiscalía de Buenos Aires encargada de investigar los disturbios producidos a las puertas del estadio Monumental, donde iba a tener lugar el partido de vuelta de la final continental entre ambos equipos, explicaron que hasta el momento son 30 los detenidos por atentado y resistencia a la autoridad, así como por daños agravados a la propiedad pública.

En el punto de mira está ahora buscar a una mujer que aparece en un vídeo, viralizado en redes sociales, en el que se la ve de espaldas usando cinta adhesiva para llenar el torso de una pequeña hincha con pirotecnia, rodeada de seguidores con camisetas de River.

Boca había advertido que sus jugadores no están en condiciones de jugar el partido y pidió su suspensión.

El autobús sufrió la rotura de vidrios por las piedras y palos arrojados por un grupo de fanáticos millonarios a pocas cuadras del estadio. Varios jugadores de Boca sufrieron heridas cortantes y resultaron afectados por gases lacrimógenos lanzados por la policía para dispersar a los agresores.

 “No estamos preparados para jugar este partido como estábamos”, advirtió el vicepresidente boquense Darío Richarte a periodistas.

El capitán Pablo Pérez y el juvenil Gonzalo Lamardo fueron trasladados en ambulancia a una clínica privada. El primero sufrió cortes en el brazo y tenía lesionado un ojo por astillas de vidrios, según imágenes tomadas en el vestuario de Boca por allegados y difundidas en redes sociales. El otro futbolista se lo vio con problemas para respirar a causa de los gases.

El presidente de la FIFA Gianni Infantino, quien llegó a la capital argentina para asistir a la histórica final, se encontraba reunido con su par de la Conmebol Alejandro Domínguez y representantes de ambos equipos para definir si se juega o no.

A poco de cumplirse el plazo para el silbatazo inicial, los jugadores de River y Boca no salieron al campo de juego para el calentamiento.

Boca y River, que se enfrentan por primera vez en una final continental, empataron 2-2 en la ida hace dos semanas.