Una iglesia ofrece servicios religiosos continuos para proteger a familia refugiada

"En nombre de mi hermano y mi hermana, te pido ayuda". Así pidió auxilio la familia que está apunto de la deportación
La iglesia Western, en Amsterdam, Netherlands.
La iglesia Western, en Amsterdam, Netherlands. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: TELEMUNDO

Una iglesia de los Países Bajos ha estado ofreciendo servicios religiosos continuos durante el último mes para proteger a una familia armenia de la deportación.

Con más de 700 horas de servicios desde el 26 de octubre, la iglesia Bethel, ubicada en The Hague, tomó la iniciativa de acuerdo a la ley de ese país que prohíbe que las autoridades ingresen a estos centros mientras haya una misa en marcha.

Sasu y Anousche Tamrazyan y sus tres hijos, huyeron desde Armenia en el 2009 tras recibir amenazas de muerte, y después de varios años de procedimientos judiciales un juez había logrado otorgarles un status. Pero el gobierno del país anuló el fallo.

Tras aplicar por un "perdón de niños", una política que le permite permanecer en el país a las familias refugiadas que tengan hijos menores que hayan residido por más de cinco años, tampoco obtuvieron una respuesta favorable.

La familia Tamrazyan no conoce cuáles fueron los motivos que llevaron a este desenlace, pero el presidente del Consejo General de Ministros Protestantes, Theo Hettema, cree que la medida puede ser parte del plan de gobierno para reducir la inmigración, según reporta la página web Quartz.

En septiembre, cuando recibieron la notificación de que serían deportados, una de sus hijas publicó un video en Facebook en el que le pedía a los funcionarios holandeses que tuvieran piedad.

"Esta semana me pueden expulsar de los Países Bajos después de 9 años. En nombre de mi hermano y mi hermana, te pido ayuda", dijo la joven.

Desde dos años antes de conocerse el fallo, la familia había estado viviendo en un refugio, y en septiembre decidieron trasladarse a una iglesia porque ya no se sentían seguros.

A pesar de estar protegidos en la iglesia, la familia aún corre el riesgo de ser deportada a Armenia, en donde el padre podría ser asesinado. Por este motivo, el pastor Alex Wicke decidió ayudarlos e iniciar una misa sin interrupciones.

La misa continua ha estado apoyada por otros pastores que se han unido para lograr mantener un servicio por 24 horas.

"Estamos muy abrumados por la enorme cantidad de apoyo de todo el país y el mundo. ¡Muchos han tenido suficiente con la demonización de la gente que huye de la guerra y la opresión!", escribió el pastor Wicke en Twitter.