IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Una boda de cuento de hadas". Así se casó esta pareja de California con la novia en cuarentena por coronavirus

Lauren y Patrick Delgado tenían planeado casarse el 20 de noviembre en una ceremonia tradicional, pero cinco días antes del evento, ella dio positivo al COVID-19. Pese a todo, el evento se celebró de una manera muy peculiar.

Por Wilson Wong y Ali Gostanian - NBC News

La pandemia de coronavirus obligó a parejas de todo el país a reducir, posponer y cancelar sus bodas para evitar propagar la pandemia y cumplir con las normas y las restricciones.

Pero para esta pareja en California, ni siquiera contagiarse evitó que se casaran.

Lauren y Patrick Delgado, que llevan cuatro años juntos, aguardaban ansiosos su gran día el 20 de noviembre desde que se comprometieron en mayo del año pasado. Lo que no esperaban era que la pandemia los obligara a cambiar su lugar y lista de invitados tres veces.

Dar positivo al COVID-19 cinco días antes de su propia boda fue lo último que Lauren Delgado vio venir.

“Todo lo que podía salir mal, salió mal”, recordó Delgado, de 29 años. "Me entristeció mucho porque todo lo que habíamos planeado ya se estaba cancelando", añadió.

Como su licencia de matrimonio expiraba al día siguiente de la ceremonia, la pareja finalmente decidió seguir adelante, organizando una boda en cuarentena en la casa de la madre de la novia en Ontario, California, a unas 40 millas (64 kilómetros) al este de Los Ángeles.

[Reino Unido se convierte en el primer país en autorizar el uso de la vacuna de Pfizer]

Patrick Delgado, de 27 años, se colocó de pie con un traje gris frente a la casa. La novia se quedó sentada en el borde de una ventana de su dormitorio del segundo piso.

"Fue la boda más 2020 que he fotografiado durante la pandemia", afirmó Jessica Jackson, la fotógrafa del evento.

Los miembros de la familia, usando mascarillas blancas, se distanciaron frente a la ventana de Delgado para la ceremonia, que se prolongó 45 minutos. Hubo 10 invitados y todos se hicieron un test previo en el que dieron negativo al coronavirus. Algunos observaron desde sus autos estacionados en la calle, contó Delgado.

La pareja sostenía cada uno el extremo de una cinta decorada con flores hecha por su tía cuando intercambiaron sus votos. “Fue una forma de tomarse de la mano a pesar de estar tan lejos el uno del otro”, explicó Delgado.

La joven utilizó un vestido blanco porque no tuvo tiempo suficiente para recoger su traje de novia, en parte debido a la improvisación de la celebración, e incluso ella misma se peinó y se maquilló, según afirmó.

“Estaba tan feliz y emocionada de estar rodeada de mis seres queridos más cercanos allí. No se trataba de una gran boda, solo se trataba de celebrar nuestro amor y nuestra vida juntos", agregó.

Jackson dijo que estas nupcias no tradicionales parecían una escena sacada de un "cuento de hadas". "Son una pareja hermosa y resistente que se puso a prueba, y solo había alegría que irradiaba de ellos, a través de la enfermedad y la salud", relató Jackson.

Después de la ceremonia, el esposo regresó a su casa mientras ella se quedó en la casa de su madre para recuperarse. La pareja, mientras estaban separados, terminó la noche con una cena de una empresa que sirve comida a domicilio mientras veían la película Holidate.

[Este adolescente de 16 años murió repentinamente en Wisconsin. La autopsia reveló que tenía coronavirus]

"Es casi como una historia divertida que algún día contaremos a nuestros hijos. Por ejemplo, que no pudimos dormir en la misma cama el mismo día que nos casamos", recordó Delgado.

El lunes, los recién casados ​​se vieron por primera vez desde el día de su boda cuando recogieron las llaves de su primer apartamento juntos. Eso sí, "siguiendo los protocolos de salud", según la pareja. "Estamos emocionados de construir una vida juntos y pasar a este nuevo capítulo", añadieron.

En cuanto al futuro, Delgado espera organizar una ceremonia más grande con toda la familia y los amigos de ambos una vez que haya una vacuna disponible. "Tal vez algún día pueda besarlo debajo del altar", dijo la joven.