Un sujeto con el nombre de una víctima de asesinato tatuado en la espalda afirma su inocencia

A James Jackson se le acusa de haber violado y asesinado a una niña de 10 años en 1984. En su espalda tiene escrita la leyenda "Tammy Welch 1984".
/ Source: TELEMUNDO

Los fiscales dicen que violó y mató a Tammy Welch, una niña de 10 años de edad, y dejó su cadáver afuera de la ventana de su casa. James Jackson dice que no lo hizo, pero un tatuaje en su espalda lleva la leyenda “Tammy Welch 1984”, el año en que la niña fue asesinada.

La niña fue asesinada mientras su familia se estaba mudando de casa. Jackson era uno de los vecinos. Ese día, dijo Jackson, él había regresado a casa para tomar una siesta en su sofá cuando un amigo tocó la puerta y lo despertó para decirle que el cuerpo de una niña había sido encontrado afuera.

“Era una niña pequeña. Yo no mataría a ninguna niña pequeña”, dijo Jackson.

A pesar de que los hechos sucedieron hace más de 30 años, las acusaciones contra Jackson son recientes. El día de los hechos un policía lo interrogó y otra vez un mes después, pero no lo arrestaron.

En el 2002 la policía le pidió a Jackson una prueba de ADN, que él entregó voluntariamente. Sin embargo, los resultados no llegaron sino hasta una década después. En 2013, una muestra parcial de ADN fue identificada y coincidía con la del acusado.

Por el crimen, Jackson podría enfrentarse a la pena de muerte. En sus antecedentes criminales figuran cinco convicciones por delitos graves, que le han llevado a pasar tiempo en la cárcel.

Fue en la cárcel donde dijo que un interno tatuó el nombre de la niña en su espalda como una broma de mal gusto. Según él, se estaba arreglando un tatuaje cuando le escribieron el nombre de la niña sin su consentimiento. Inmediatamente trató de taparlo, pero parte de éste todavía es visible.

Según el testimonio de varios presidarios, Jackson había confesado que estaba borracho cuando asesinó a la niña. Él negó haber tenido estas conversaciones.

La hermana mayor de Tammy Welch, Roache, narró lo que sucedió ese día. Ella y su hermana estaban jugando afuera de la casa mientras sus padres empacaban la mudanza. Hubo un pleito entre las dos y Roache se metió a la casa. Cuando salió a buscar a su hermana una hora después encontró su cadáver en el patio del condominio.

La impresión de ver a su hermana ya sin vida y ensangrentada fue tan fuerte que se arrancó un mechón del cabello al verla, recordó Roachel en la corte, décadas después, según reportó el diario Daily Mail.